Satélites de la órbita terrestre consiguieron capturar algo por primera vez en la historia. Se trata de una gigantesca masa de plasma que se comportaba diferente a lo esperado en el Polo Norte.

Aunque esto fue captado en agosto del 2014, los investigadores se dedicaron a conocer qué era aquella masa y en este 2021 se confirmó que se trata de un gigantesco huracán espacial que hacía llover electrones.

Con este acontecimiento, por primera vez en la historia, los investigadores han podido observar este fenómeno en la atmósfera superior de la Tierra.


De esta manera, se confirma la existencia de estos huracanes espaciales y permite entender mejor cómo se forman por factores externos como la energía solar, la gravedad o la composición atmosférica.

Además, y específicamente, las observaciones fueron realizadas por satélites en 2014 y es ahora cuando investigadores de la Universidad de Reading han analizado los datos.

De acuerdo con la periodista Andrea Fischer, de National Geographic, la creación de este remolino de plasma gigantesco se extendía hacia la magnetósfera lentamente. Su fuerza se disipó horas después. Ésta fue la primera vez que un huracán se detectó en la atmósfera superior de nuestro planeta.

Por su parte, Mike Lockwood, físico del entorno espacial de la Universidad de Reading en el Reino Unido, la observación de este tipo de huracanes es única:

“Hasta ahora era incierto que los huracanes de plasma espacial existieran, por lo que demostrar esto con una observación tan sorprendente es increíble”, explicó el físico.

Los datos tomados por los satélites permitieron a los científicos crear una imagen en 3D del huracán. Es decir, una masa de plasma en forma de remolino de 1000 kilómetros de anchura. El huracán surgió a unos 700 kilómetros de altura por encima del Polo Norte.

Lee también: Así se ve y escucha la superficie de Marte captada por el Perseverance de la NASA (VIDEO)