Cuando se publicó, en abril pasado, la crítica alabó la habilidad de ‘Robert Galbraith’ (seudónimo de Rowling) para describir la ropa de mujer en “The cuckoo’s calling”

Con la saga de “Harry Potter” se volvió un fenómeno global, después se aventuró a dejar los magos y trucos infantiles al publicar “The casual vacancy”, la primera novela fuera de la saga de Potter, con trama para adultos.

Esa historia fue un boom de las ventas a nivel mundial, pero fue destrozada por la crítica, razón por la que se intuye que utilizó el seudónimo “Robert Galbraith”, para lanzar en abril pasado “The cuckoo’s calling”.

Cuando se publicó esa obra literaria, los críticos alabaron el trabajo de “Galbraith” y alegaron que era una joya debutante. 

Tras darse a conocer que no se trataba de un hombre, ni de un debutante, sino de J.K. Rowling, las ventas de esta novela se dispararon en un 500 por ciento, según Amazon.

“Esperaba mantener el secreto un poquito más de tiempo porque ser ‘Robert Galbraith’ ha sido una experiencia liberadora”, dijo Rowling a The Sunday Times, medio británico que la desenmascaró después de haber consultado a expertos en lenguaje informático.

La escritora había declarado en alguna ocasión que quería firmar con un seudónimo y escribir historias policiales, pero no se sabía que lo haría tan pronto (“The casual vacancy” se publicó en septiembre del 2012).