¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

REALEZA

Pertenecer a la realeza tiene un costo… ¿estarías dispuesto a dejar tus redes sociales?

Indigo Staff

La familia real no permite que sus integrantes tengan redes sociales propias, pues toda la información debe tener un estricto control


Ene 10, 2018
Lectura 3 min
portada post

Ingresar a un círculo tan hermético como lo es la realeza británica implica decir adiós a muchas cosas, incluidas las redes sociales, así lo constató la prometida del príncipe Enrique de Gales, Meghan Markle, quien este martes se despidió de Twitter, Facebook e Instagram.

La realeza británica, encabezada por la reina Isabel II de Reino Unido, ejerce un estricto control sobre la información que sale de sus muros, es por ello que las redes sociales de un popular actriz y modelo representen un riesgo para los férreos protocolos.

“La señora Markle está agradecida con todos lo que han seguido sus cuentas en redes a lo largo de los años. Sin embargo, como no ha usado estas cuentas durante un tiempo, ha tomado de la decisión de cerrarlas”, confirmó la realeza desde el Kesington Palace.

Es cierto que Markle no usaba sus cuentas desde hace tiempo, las cuales sirvieron para confirmar su relación con el príncipe, sin embargo, es bien sabido que la gente detrás del Palacio de Buckingham se mostrado reacia para adaptarse al mundo de las redes sociales.

Relacionado: PRINCESA MESTIZA

Si bien, en los último años, la realeza se ha mostrado más abierta al tema (más llevados por la tendencia que por voluntad propia), lo que han creado son cuentas oficiales para todo la familia o para algún grupo en específico de la realeza.

El objetivo es controlar al máximo la información sobre la familia real, al mismo tiempo que establecen contacto con sus seguidores; algunos de ellos se siguen comportando como súbditos en pleno siglo XXI.

Te puede interesar: LARGA VIDA LA REINA

La realeza británica ha creado en los últimos años las cuentas @RoyalFamily y @KesingtonRoyal, las cuales muestran sólo aspectos positivos y mesurados de los integrantes del grupo; así nada inapropiado se filtra y se mantiene un estatus “impoluto”.

Resulta difícil no preguntarse qué habría sido de Diana de Gales si en si época hubiesen existido las redes sociales; un personaje que causaba tal devoción el el pueblo británico que su muerte ha sido considerado un de los grandes momentos del siglo XX.

Mientras la realeza siga ejerciendo un control absoluto sobre la información de sus miembros, todo aquel o aquella que llegue a la familia de la reina real deberá hacerse a la idea de decirle adiós a sus redes sociales.

Comentarios