400

calorías en un sándwich de jamón y queso (con lechuga, tomate y mayonesa), aproximadamente.


En el estudio de la Texas Christian University, los voluntarios a quienes se les informó sobre la cantidad de ejercicio que se necesitaría para quemar las calorías de los alimentos, tendieron a elegir platillos más saludables

http://www.youtube.com/watch?v=RLXRX6u5wPs

Llegas a un restaurante de comida rápida, se te antoja una deliciosa hamburguesa, con papás y refresco, claro. Con tan solo voltear a ver el menú, ya se te hizo agua a la boca.

Desde que decides qué ordenar, ya saboreas mentalmente ese combo al que le sobra queso y calorías y le falta nutrición.

Pero, ¿qué pasaría si en lugar de que el menú diga si tu platillo trae tocino o no, en éste se informara la cantidad de ejercicio que tendrías que hacer para quemar las calorías de esa hamburguesa?

Según un estudio reciente, realizado por la Texas Christian University, las personas tenderían a comer alimentos con menos contenido calórico, es decir, platillos más saludables.

De hecho, esta investigación indica que para quemar una hamburguesa, se necesitaría hacer una caminata de dos horas a paso ligero, de acuerdo a la BBC.

En el estudio participaron 300 voluntarios (de entre 18 y 30 años), quienes al saber la cantidad de calorías que contenían los alimentos previo a su consumo, ordenaron platillos con menos calorías, en comparación con las personas cuyo menú no tenía dicha información.

Las 300 personas fueron divididas en tres grupos: al primero le dieron el menú con las calorías, al segundo un menú sin ninguna información sobre el contenido calórico y al tercero, le proporcionaron la cantidad de calorías y de ejercicio equivalente para quemarlas.

Los tres menús incluían los mismos platillos: ensaladas, refrescos, hamburguesas y sándwiches.

Estos comensales fueron elegidos aleatoriamente y antes de comenzar, no les comentaron el detalle de las calorías, ni la dinámica del menú.

Meena Shah, una de las autoras del estudio, subraya que esta es la primera vez que se hace un análisis de los efectos que tiene el hecho de informar sobre el tiempo de ejercicio –caminata, en este caso– que se necesita para quemar cierta cantidad de calorías.

Shah y su equipo consideran que la caminata es una actividad ideal para cualquier persona que quiera quemar calorías, sea o no alguien que esté acostumbrado a hacer ejercicio.

Así que no dudes en caminar por lo menos 30 minutos al día, es una buena opción para respirar aire puro, hacer ejercicio, despejar la mente, y claro, quemar las calorías que consumas.

Un reto saludable de clientes y restaurantes

Al igual que los voluntarios en el estudio mencionado, las personas podrían “elegir inteligentemente a la hora de pedir comida”, dice Victoria Taylor, de la Fundación Británica del Corazón.

“Mostrar claramente cuáles son las opciones saludables del menú y su contenido nutricional, ayuda a la gente a estar informada”, agrega Taylor.

Y es que proporcionar la información sobre cuánto ejercicio se necesita para deshacerse de las calorías es una buena opción.

A pesar de ello, “para llevar una dieta saludable hace falta mucho más que el conteo de calorías”. Los restaurantes también deberían ayudar un poco y servir “comidas más saludables, ofrecer las porciones apropiadas y reducir la cantidad de sal, grasas saturadas y azúcar en sus platos”.

¿Qué tanto es tantito?

El problema con comer en restaurantes y lugares públicos no solo es que la comida no está preparada con la cantidad apropiada de grasa, sal y azúcar, sino que las personas –sobre todo los jóvenes– subestiman la cantidad de calorías que dice la información nutricional en los alimentos.

Expertos de la Escuela de Medicina de Harvard y el Harvard Pilgrim Health Care Institute señalan en una investigación que las personas que van a restaurantes a comer, creen que consumen menos calorías de las que realmente contienen los platillos en los lugares públicos.

Para esta investigación se encuestó a 3 mil 400 personas que acudieron a 89 restaurantes de comida rápida. Entre los establecimientos estaban Kentucky Fried Chicken, Subway, McDonald’s, Wendy’s, Burger King y Dunkin’ Donuts.

De los encuestados, mil 877 eran adultos, mil 178 adolescentes y 330 niños. Más del 40 por ciento de ellos reportó comprar comida rápida más de una vez por semana.

El 57 por ciento de los niños tenía obesidad y el 65 por ciento de los adultos también padecía esta enfermedad.

A todos les pidieron que hicieran un estimado de las calorías en sus alimentos. El 25 por ciento de las respuestas osciló alrededor de 500 calorías menos de las reales.

Los adultos señalaron que sus comidas tenían 661 calorías, mientras que la realidad era que contenían 836.

En el caso de los adolescentes, respondieron que sus alimentos tenían casi 259 calorías, cuando algunos tenían hasta 756.

Los niños hicieron un cálculo de 558 calorías, para platillos de 733.

Por muy increíble que parezca, en el estudio se reportó que los adultos creían que los sándwiches de Subway tenían 20 por ciento menos calorías que las hamburguesas de McDonald’s, por ejemplo, cuando a veces ¡es al revés! Los jóvenes (mercado meta de Subway) consideraron que tenían 25 por ciento menos de calorías que las Big Mac.

Si crees que al pedir el sándwich con pollo, en lugar de carne y con pan integral es más saludable (o contiene menos calorías) estás equivocado. Esta investigación dice que mucho depende de cómo estén elaborados los ingredientes y los condimentos que se le agreguen.

Un ejemplo claro son las ensaladas, el simple hecho de añadirles aderezo, marca la diferencia. O el aceite de oliva, que si bien es recomendado por su valor nutricional, también proporciona calorías –y engorda– como cualquier aceite.

Cada gramo de aceite de oliva equivale a nueve calorías. Es decir, que una cucharada sopera (aproximadamente 10 gramos), contiene 90 calorías, de acuerdo a  Men’s Health.

Toma en cuenta las calorías

En esta época de vacaciones y fiesta, trata de llevar una dieta balanceada y una vida sana.

Entre los alimentos que más se consumen en verano está la comida rápida. No solo es aumentar de peso, esto también se traduce en arriesgar tu salud.