Con una inquietud que nació desde hace poco más de un año, por el gusto meramente de escribir y expresarse, Marianne Milner le expresó a Lucas Anaya que tenía la intención de armar una especie de blog, un espacio que tuviera una amplitud de palabras para su generación, ya que prácticamente ningún otro medio da voz a los jóvenes para analizar su realidad. Anaya llegó con una propuesta de vanguardia, pensada en un mercado virtual, que diera cabida a toda una “microfauna de letras”, desde política y tecnología, hasta temas internacionales, sociales, arte y filosofía; así nació Pásele, joven.

Después de pasar por una fase de prueba a mitad de 2020, de reestructurar su periodo de publicación bimestral a mejor liberar dos textos semanales y de tener una primera convocatoria amplia entre sus iguales, Milner y Anaya ahora lanzan de manera oficial esta revista online que va dirigida a un público que ya escribe y se expresa con un lenguaje vivo de “todes, aquellxs o le otres”, porque su meta es justamente provocar a más adultos y adolescentes que compartan sus ideas.

“Conocemos a mucha gente que tiene opiniones muy interesantes y que tiene nuestra edad o un poquito más o menos, es por eso que surgió la revista, y sí estuvo como potenciado por la pandemia, aunque no fue la causa, ya la teníamos de antes, aunque sí la desarrollamos durante este tiempo”, argumenta Anaya, en videollamada, con Reporte Índigo.

En Pásele, joven se observa un tianguis en línea de escritura libre, con secciones como “Abarrotes artísticos”, “Frutería filosófica”, “Paletería política” y “Taquería tecnológica”, aquí plasman opiniones acerca del cine, la fotografía, el Internet, la crisis sanitaria, posturas a favor y en contra de la 4T, feminismo y discriminación, entre otros.

“También queremos que la idea llegue a personas que no estén en nuestro círculo social o de clase; evidentemente, Lucas y yo somos blancos y queremos que llegue a espacios no tan comunes, y que tengan discursos personales y políticos que vengan de otro lugar que él y yo no conocemos, buscamos que la gente que escriba sea un grupo de gente diversa”, agrega Milner.

Los adolescentes abren este espacio a toda la gente de entre 14 a 25 años que desee escribir y dar sus puntos de vista entre las edades de 14 a 25 años. Su convocatoria se encuentra abierta para recibir textos y fotografías plurales, el único requisito es que no inciten al odio.

A futuro contemplan ampliar su “mercado de letras” hacia la poesía, el cuento y posiblemente hasta incorporar crónica, y periodismo de investigación.

Pásele, joven, desde México para el mundo

La idea es clara para los dos amigos entusiastas de este tianguis, abrir la conversación desde México con los temas del presente, pero también abarcar a más lectores que estén preocupados por su país y su entorno, por ello es que Pásele, joven es un mercado que se amplía a todas las fronteras de Latinoamérica.

“Algo superpadre que te deja ver la página es de dónde son las personas que la visitan, entonces, hay un mapa que nos muestra que tuvimos visitantes creo ya de todos los continentes, hay bastantes de América Latina, aunque es difícil que salga de nuestro círculo y claro que nos interesaría que el proyecto llegue a estos países, porque pasan cosas diferentes”, platica Milner.

Si existiera el caso hipotético de que esta idea emprendedora fuera vista por algún conglomerado internacional o mexicano que quisiera absorberlos o comprarlos, por cómo es que dan cabida a la juventud, Lucas Anaya descarta que el sitio web se pondría a la venta, ya que ellos desean persistir con su identidad independiente, aunque sí están abiertos a la idea de inversionistas.

“Es un proyecto que surgió de nosotros y nos interesaría seguir trabajando, evidentemente si algún día llega alguien y nos quiere ofrecer algún tipo de financiamiento por publicidad o algo así, yo creo que sí accederíamos, nos sería muy útil, pero comprarlo, de momento no está en nuestro pensamiento, porque es nuestro y creemos que tampoco tiene un dueño, solo es nuestra idea”, aclara el adolescente escritor.

¿Con invitación a influencers?

Para llegar a un público de su edad que pueda tener también la inquietud de la escritura y pensamiento crítico, han considerado el invitar a influencers, pero de momento este perfil está en duda, ya que el mercado al que va dirigido Pásele, joven podría ser distinto al que manejan los famosos de las redes sociales.

“El lado positivo de no tener influencers escribiendo o promocionando es que muchas veces los discursos que reproducen son los que ya sabemos, las ventajas de tener gente famosa o conocida de nuestra edad publicando, escribiendo o promocionando es que tienen seguidores e incitan a que más gente escriba”, se debate Marianne Milner.

Por su parte, el cofundador de la revista cree que tarde o temprano llegará una voz que sea representativa de su generación al sitio, y que convoque con sus adeptos a leer este sitio web, porque es inevitable que la juventud y el ciberespacio son uno mismo, pero prefieren que esto suceda de manera orgánica.

“Somos la generación de los influencers, es una generación que ya creció con el Internet, entonces, el tener un influencer en la revista es algo muy representativo del grupo al que queremos dar voz en el proyecto, es algo que hemos intentado hacer, pero no ha salido tan bien porque vamos creciendo poco a poco, pero creo que pronto sucederá”, argumenta Anaya.

¡Únete al tianguis!

La recepción de artículos está abierta en Pásele, joven, siempre y cuando te encuentres en el rango de edad de 14 a 25 años, solamente hay que contactar a Lucas y Marianne en sus redes sociales o vía correo electrónico.

También puedes leer: Héctor Bonilla y Sofía Álvarez reviven las letras