El Parlamento italiano está debatiendo la posibilidad de permitir a las mujeres con dismenorrea un descanso de tres días pagados. El proyecto se conoce como “permiso menstrual”.

Para acceder a este beneficio, las mujeres deberán presentar un certificado médico sobre su condición y que podrá renovarse cada año.

Este proyecto lleva un año en controversia y es descrito como “un estandarte de progreso y sostenibilidad social” por la revista Marie Claire en su edición italiana.

En países asiáticos como Japón aplican esta medida desde 1947, Corea del Sur desde el 2001 y Taiwán desde 2014.