¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

Vacacionesdeverano

Ellos también nadan contigo… ¡Cuídate!

José Pablo Espíndola

Virus, parásitos y hongos pueden encontrarse en el agua de las piscinas si no se toman las medidas necesarias, lo que puede desencadenar en infecciones, problemas gastrointestinales, irritaciones dermatológicas, oculares y pie de atleta


Jul 23, 2018
Lectura 6 min
portada post

El verano ya llegó y con él las ganas de olvidarse del estrés laboral y sumergirse en las aguas tranquilas de la relajación. Muchos vacacionistas gustan de realizar actividades recreativas acuáticas, como la natación, ya sea en hoteles, albercas públicas, balnearios, lagunas, canales de riego o presas. Sin embargo, es necesario que antes de tomar ese chapuzón se tenga cuidado con la calidad del agua porque en muchas ocasiones pueden estar mal clorada o contaminada y provocar problemas graves de salud.

Parásitos, virus y hongos pueden encontrarse en el agua de las piscinas si no cuentan con las medidas adecuadas, lo que, añadido al calor y la humedad, representa un caldo de cultivo perfecto para las infecciones.

De acuerdo con las Directrices para aguas recreativas seguras, de la Organización Mundial para la Salud (OMS), estos riesgos se dividen en dos: los Derivados fecales y los No fecales. Los primeros pueden ser debido a las heces que liberan los bañistas o por una fuente de agua contaminada. En piscinas al aire libre pueden ser el resultado directo de animales, por ejemplo, de aves y roedores.

El segundo grupo, que engloba a los microorganismos no fecales, se deben principalmente al vómito, a la mucosidad, la saliva o la piel. Los usuarios infectados contaminan directamente el agua de las piscinas o las instalaciones con patógenos que regularmente ocasionan infecciones en la piel de otros.

Las principales afecciones que generan estos microorganismos son: diarrea, infecciones, problemas gastrointestinales, irritaciones dermatológicas, oculares y pie de atleta, por mencionar algunas. Por lo que es importante extremar precauciones para evitarlas por completo.

La prevención de esos padecimientos comienza con medidas sencillas como llevar un par de sandalias de plástico, así como toalla de baño de uso personal; tomar una ducha breve antes de entrar al agua y no utilizar playeras, camisetas o trajes de baño demasiado grandes, ya que ahí pueden alojarse cientos de bacterias

Al salir de la alberca, es necesario bañarse con agua y jabón, después secar el cuerpo con una toalla limpia y poner especial atención en las áreas donde haya pliegues, entre los de- dos de manos y pies. También asegurar que no haya humedad en el cuerpo y, si es posible, aplicar crema o pomada antimicótica.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda acudir con un médico antes de comprar algún producto para la prevención o el tratamiento del pie de atleta.

Un verdadero monstruo marino

La meningoencefalitis amibiana primaria, causada por el patógeno Naegleria fowleri, es uno de los padecimientos que requieren de mayor atención. La amiba que la causa habita en cuerpos de agua dulce y al ingresar por la nariz puede dirigirse al cerebro donde provoca una fuerte inflamación.

La meningoencefalitis provoca síntomas neurológicos graves que se acompañan con fiebre elevada, vómito, fotofobia, y convulsiones que desembocan en un estado de coma que conlleva a la muerte del paciente en un periodo aproximado de siete a 10 días a partir de presentar los primeros síntomas; todos los casos registrados coinciden con antecedentes de natación en cuerpos de agua dulce contaminados con este microorganismo.

Matilde Mineko Shibayama Salas, investigadora del Departamento de Infectómica y Pato- génesis Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), asegura que en la actualidad, el tratamiento para la amiba Naegleria fowleri es un antifúngico llamado Amfotericina B, el cual no es específico para esta amiba, por lo que se requiere desarrollar un fármaco directo.

Por ello, desde hace más de dos décadas esta amiba ha sido materia de estudio para el equipo de la investigadora del Cinvestav. Uno de sus últimos resultados fue identificar los mecanismos por los que el patógeno pasa de la cavidad nasal a los bulbos olfatorios, donde produce ruptura del parénquima cerebral acompañado de una intensa reacción inflamatoria que desemboca en la muerte.

El Instituto Mexicano del Seguro Social recomienda acudir con un médico antes de tomar algún tratamiento

A pesar de que en México el primer caso de afectación por la amiba Naegleria fowleri se reportó a finales de los 70, la meningoencefalitis amibiana primaria se encuentra subdiagnosticada, y los datos epidemiológicos no son del todo conocidos.

Por lo que es necesario que los médicos no confundan la sintomatología de la meningoencefalitis con otro tipo de bacteria. “Para que se puedan hacer los estudios correspondientes y dar el tratamiento lo más pronto posible. En cuanto a la población, deben tomarse medidas preventivas antes de realizar actividades acuáticas, tales como hacer caso de alertas sanitarias y revisar que en las albercas no exista materia orgánica en las orillas, sinónimo de una mala limpieza del lugar”, señala Shibayama Salas.

Peligros Microbiológicos

Derivados Fecales

Virus:

El Adenovirus puede provocar infecciones en las vías respiratorias, conjuntivitis, cistitis hemorrágica y gastroenteritis

La Hepatitis A genera fiebre, malestar, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina e ictericia

Los Norovirus causan gastroenteritis, que es la inflamación del estómago y los intestinos

Los Enterovirus normalmente provocan cuadros respiratorios y gastrointestinales leves, con sintomatología similar a la de una gripe

Bacterias:

La Escherichia coli conduce frecuentemente a una diarrea hemorrágica y ocasionalmente a una falla renal

La Shigella spp. causa una enfermedad aguda del intestino delgado y grueso con diarrea, fiebre, náuseas, y en algunas ocasiones toxemia, vómito y calambres

Protozoarios:

La Giardia es causante de diarrea líquida y heces grasas, fatiga, cólicos y eructos

El Cryptosporidium provoca la criptosporidiosis diarreica, enfermedad aguda peligrosa en los niños

La Etamoeba histolytica causa Amebiasis, problemas gastrointestinales y absceso en el hígado

Derivados No Fecales

Virus:

El Molluscipoxvirus es causante de una enfermedad de la piel conocida como molusco contagioso, que provoca lesiones dispersas en la piel con un tamaño menor a los 5 milímetros

El Adenovirus puede provocar infecciones en las vías respiratorias, conjuntivitis, cistitis hemorrágica y gastroenteritis

Bacterias:

La Legionella ssp. produce la legionelosis, un tipo de neumonía

La Staphylococcus aureus puede producir una amplia gama de enfermedades, que van desde infecciones cutáneas, como foliculitis, forunculosis o conjuntivitis, hasta enfermedades de riesgo vital, como celulitis, abscesos profundos, osteomielitis, meningitis, sepsis o endocarditis

Protozoarios:

La Naegleria fowleri causa meningoencefalitis amebiana

La Acanthamoeba spp. provoca afectación del sistema nervioso central

El Plasmodium spp. es el microorganismo causante de la malaria o el paludismo

Precauciones para antes

> Usar sandalias de plástico

> No compartir toalla

> Evitar usar ropa como playeras o faldones sobre el traje de baño al meterse al agua

Precauciones para después

> Al salir del agua bañarse con agua y jabón para consumo humano

> Secarte con una toalla limpia

> Asear con atención entre los dedos de las manos y los pies

Comentarios