Reporte Indigo

Para todos los gustos


"Solo cuando empecé a ser yo mismo, la música empezó a fluir"

Sam Smith

Cantante y compositor

Este año, la entrega de los premios Grammy se distinguió por complacer a los amantes de todos los gustos musicales. La ceremonia en donde se premia a lo mejor de la música abrió con un toque de rock, de manos de AC/DC.

Y es que el año pasado los premios de la Academia de Grabación se inclinó hacia la música electrónica, pero este 2015 los Grammy estaban cargados hacia  la fórmula “un poquito de todo”, con especial énfasis en el Hip Hop, R&B y pop.

Destacaron los duetos y colaboraciones durante la noche, como el de Lady Gaga y Tony Bennett, que interpretaron el sencillo “Cheek to Cheek”, y se llevaron el gramófono al Mejor Álbum Pop Vocal Tradicional por el álbum homónimo. También estuvieron Rihanna, Paul McCartney y Kanye West en el escenario, cantando por primera vez en público su colaboración titulada “FourFiveSeconds”. Gwen Stefani y Maroon 5 también forman parte de la lista de los duetos, pues entonaron la emocional canción “My Heart Is Open”.

Pero sin duda la gran estrella de la noche fue Sam Smith y no necesariamente por su traje color granate. El joven británico de 22 años estaba nominado en seis categorías, de las cuales obtuvo Mejor Grabación del Año por “Stay with me”, Mejor Canción del Año por el sencillo homónimo, así como Mejor Artista Nuevo y Mejor Álbum Pop Vocal por “In the lonely hour”.

Smith, que debutó en 2012 y se ha declarado abiertamente homosexual, suele inclinarse a sonidos de pop, soul y R&B.

La otra gran figura de la noche fue Beck, que se llevó el galardón a Mejor Álbum del Año por “Morning phase”, mismo por el que obtuvo el triunfo en la categoría Mejor Álbum de Rock. Beck Hansen es uno de los cantantes que dominan una gran variedad de géneros musicales, entre ellos Lo-fi, folk, country, indie rock, electrónico, rock experimental, Hip Hop, blues, entre otros.

Katy Perry volvió a irse con las manos vacías como lo ha hecho desde 2009. Y Taylor Swift tampoco se llevó premios, pero sí la pasó muy bien en la ceremonia en la que bailó sin tapujos, pese a las caras de desaprobación que le hizo Pharrell Williams, lo que se volvió material viral al instante.

Esta ceremonia distinguió a nuevos talentos, o al menos no a las mismas caras comerciales de la música. Y se convirtió en una noche de “complacencias” para el público. 

Prodigio de la música

Beck Hansen, mejor conocido como Beck, es un músico prodigio que domina distintos y muy variados géneros musicales.

El estadounidense fue el segundo distinguido después de Sam Smith, al obtener el premio a Mejor Álbum del Año por “Morning phase”, que recibió de manos de Prince.

En dicha categoría contendían figuras de la música como Ed Sheeran, Beyoncé y Pharrel Williams.

‘All you need is Paul’

Paul McCartney es una leyenda viviente y fue una de las personas que, aparte de Taylor Swift, disfrutó los Grammy en todo momento. Es una de las celebridades de la música más activas este 2015, al colaborar con Rihanna, Kanye West y Lady Gaga.

La noche del domingo cantó junto a West y Rihanna el sencillo “FourFiveSeconds”, pero el mejor momento fue cuando lo “cacharon” bailando en el público. El video se volvió viral, ya que al darse cuenta de que lo están grabando, McCartney se sienta de inmediato.

Vive su momento

El joven de 22 años fue la celebridad de los Grammy y eso no sorprendió el público, ya que era de los favoritos del público y los medios.

Smith se llevó cuatro de las seis categorías en las que estaba nominado, y sin duda demostró que tiene el talento y la dedicación para ser el cantante del momento.

“Muchísimas gracias, es el sueño de mi vida, quiero dar las gracias a la persona que inspiró este álbum, gracias por romper mi corazón porque conseguí cuatro Grammys”, señaló Smith al obtener el premio a Grabación del Año.

Este novato no solo arrasó en los Grammy, sino que ya se codea con leyendas como Paul McCartney y Tony Bennett.

Madonna, atemporal

Tal vez uno de los mejores momentos de la alfombra roja fue el beso –y efusivo abrazo– entre Kanye West y Kim Kardashian pero, sin duda, el atrevido y un tanto sensual vestuario de Madonna también fue de las atracciones más sonadas dentro y fuera de la Web, ya que portó un traje estilo “de luces”, como el que utilizan los toreros.

Y es que la cantautora de 56 años recordó este domingo que sigue siendo la Reina del Pop al interpretar el nuevo sencillo “Living for Love”, de su disco “Rebel Heart”. Durante su performance el público se olvidó del “traje de luces” por completo, ya que Madonna portó cuernos del tipo “Maléfica”.

Con el lanzamiento de este track, la también actriz demostró que la corona de Reina del Pop no se la han podido arrebatar, ni siquiera Taylor Swift, que dejó el country para adentrarse un poco más en el pop.

Noche de duetos

La noche de los Grammy no solo fue variada, también destacó por tener colaboraciones y duetos.

Entre esas fusiones están Tony Bennett y Lady Gaga con “Cheek to cheek”, Gwen Stefani y Maroon 5 con “My Heart Is Open”, así como Ed Sheeran y John Mayer con “Thinking Out Loud”.

La efusividad de ‘Kimye’

Kanye West es una de las figuras más destacadas de este 2015. El ahora esposo de Kim Kardashian no solo se presentó en el escenario de los Grammy con Paul McCartney y Rihanna, también causó sensación en la alfombra roja.

Y no necesariamente por su colaboración musical o su talento, sino por tomar del trasero a su famosa mujer, frente a cámaras, público y demás. La besó, la tocó y eso se volvió el material más compartido de la noche en la Red.

Para la otra, Katy

Desde el año 2009, Katy Perry ha sido nominada 13 veces en los Grammy, pero nunca ha obtenido dicha presea. Inclusive este año estuvo nominada en las categorías de Mejor Álbum Pop y a Mejor Peformance en Dueto o Grupo.

Perry acudió a la entrega a lo mejor de la música con el cabello teñido de color púrpura e interpretó “By the Grace of God”, acompañada de un espectáculo de sombras que deslumbró en la Red, gracias a que se publicaron imágenes en las que aparecía la silueta del Left Shark del Super Bowl como una de los reflejos.

Presencia latina

Los artistas latinoamericanos también hicieron acto de presencia y se impusieron en el escenario. Juanes interpretó “Juntos”, mientras que Carlos Vives se llevó la presea a Mejor Álbum Tropical Latino, por “Más + Corazón Profundo”.

Vicente Fernández se impuso ante Pepe Aguilar, al obtener el Grammy a Mejor Álbum de Musical Regional Mexicana.

Rubén Blades se llevó el Grammy a Mejor Álbum Pop Latino, por su producción titulada “Tangos”. Y Calle 13 se fue a casa con el Grammy a Mejor Álbum Latino de Rock, Urbano o Alternativo, por “Multiviral”.

Exit mobile version