El 2020 fue un año prácticamente “muerto” para la industria fílmica internacional y México claramente se vio afectado con el cierre de cines, producciones detenidas y fondos públicos en duda, pero ahora, a la distancia, el panorama se logra ver positivo, como lo hace Nicolás Celis.

La reestructuración de los fondos y apoyos que otorga el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), bajo la figura de Fomento Cinematográfico (FOCINE), parece haber dejado atrás la polémica en torno a la desaparición del Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine), al menos, esto observa Nicolás Celis, fundador de Pimienta Films, quien lleva más de una década en esta industria.

También puedes leer: Está claro que el FIDECINE se queda


“Al final creo que todo el país se vio afectado económicamente, pero se va a seguir fomentando el cine, que esa es la gran noticia. A mí me encanta siempre hacer hincapié que no son becas que recibimos los cineastas, son recursos que se dan después de aplicaciones súper exigentes y competidas y que tenemos que reportar”

Nicolás Celis

Fundador de Pimienta Films

Nicolás Celis reconoce que hubo momentos ríspidos con la 4T, la cual, a pesar de prometer que no desaparecería de golpe estos estímulos fiscales, sí dejaron de existir; no obstante, este cambio trajo una diversidad al séptimo arte, que ya se empieza a ver en sus primeras etapas de desarrollo.

“Con los tiempos y la pandemia se nos pedía que confiáramos en que todo iba a estar bien, al final, sí fue un trabajo que se hizo en (Secretaría de) Cultura y en el IMCINE, de muchos meses, lograron a finales de año, lanzar la nueva estructura que es el FOCINE y apoyar a proyectos en todas sus etapas”, comenta.

De acuerdo con Nicolás Celis, anteriormente sólo se otorgaba financiamiento por parte del Estado para una fase de desarrollo, el cual dependía del fondo o estímulo al que se aspirara, ahora el FOCINE se encarga de velar porque las producciones caminen de principio a fin.

“Desde el desarrollo de escritura, en consolidarlo, en el financiamiento, en producción y postproducción, también hay cine para niños, de animación, o sea, sí se hizo aún más diverso, yo siento que en la transición se perdió, casi un año, de apoyos, porque las convocatorias que tuvieron que haber sucedido no sucedieron en su totalidad, todo se vio afectado”, agrega.

Además, el también productor de la película Roma (2018) de Alfonso Cuarón, compartió que el cine en México, antes de la pandemia, ya comenzaba a rendir frutos desde el sector privado, un objetivo a retomar para fortalecer este camino fuera de los incentivos gubernamentales.

“En 2019, en el Anuario Estadístico de IMCINE, por primera vez, a nivel películas, la inversión privada superó en cantidad a la inversión del Estado, entonces eso creo que es algo importante, porque se ve que hay mucha confianza en el cine mexicano y también está produciendo muchísimo, ojalá siga asentando raíces más profundas”, expresa.

Actualmente, Pimienta Films se encuentra impulsando sus proyectos de manera independiente, como las películas A morirse a los desiertos (2017)  y La fiera y la fiesta (2019), entre otras, las cuales buscan llevar a circuitos alternativos en la capital y el resto del país

Dialogar la Ley Cinematográfica

Cuando Ricardo Monreal intentó hacer cambios a la Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual, las tensiones crecieron entre el círculo fílmico de México, habiendo posturas en contra y a favor de la misma, finalmente el legislador morenista decidió poner pausa a esta reforma y discutirla de lleno con los interesados.

También puedes leer: Legíslenme… (Abarájame la bañera)

Para Nicolás Celis es importante que este cambio de Ley avance con las propuestas que todos los involucrados puedan sumar, además de actualizarla de acuerdo con los marcos legales de la modernidad, por ello, más que congelar la reforma, se debe seguir trabajándola.

“Ojalá y se puedan retomar pronto esas conversaciones porque la industria ha cambiado, así como la forma en la que uno ve el cine, no solamente en las salas, ahora en plataformas, y hay que ir actualizando regularmente eso”, subraya.

También puedes leer: Celuloide: Machetazo al cine (a la esperanza)

Dentro de este cambio legislativo, Celis observa que se debería prestar atención a una reglamentación justa de exhibición para lo producido en México, y tendría que haber una igualdad de circunstancias en las compañías que se dedican a proyectar el cine en la nación.

“Si una película tiene los peores horarios, las peores salas, no tiene publicidad, el tráiler no pasa semanas antes, o si te cambian las salas de un día para otro diciendo ‘ahora no vas a Monterrey, va a Puebla’, cuando tu campaña iba dirigida a otra ciudad, pues ¿quién la va a ir a ver? Entonces, sí hay una realidad de una desigualdad para películas mexicanas”, insiste Nicolás Celis.

Nicolás Celis y Pimienta Films Apuestan a la distribución

Pimienta Films comienza a reanudar, poco a poco, los rodajes en el país para, también, tener filmes que impulsar como en años anteriores. Durante este 2021, se encontrarán distribuyendo cintas que, tal vez, sean de otras casas productoras, pero esto es con el afán de seguir impulsando el cine de calidad en México.

“Nos motivamos muchísimo con el estreno de Roma, cuando estuvimos en puras salas independientes y las cadenas no tomaron la película, descubrimos una infinidad de salas y proyectos que están en todos los rincones”, recuerda el productor.

Algo que recalca el fundador de Pimienta Films, es que con su rama de distribución, seguirán la vida natural del séptimo arte, dirigirse primero a las salas de cine para, después, llegar al mercado casero de las plataformas.

“Creo que el camino fácil, ya sabemos que se puede, en el sentido de que muchos productores dicen ‘hice esa película y ya me la compraron completita, ya no va a cines y no tengo que hacer nada’, es válido y cómodo, pero nosotros estamos en este camino de intentar llegar a nuestro público a lo largo y ancho del país”, puntualiza Nicolás Celis.