Aveces, en el pasado, se encuentran las respuestas que tanto se buscan en el presente. Este proceso implica hurgar en recuerdos, sensaciones y momentos significativos; incluso, buscar en aquellas sonoridades que ayudan a rememorar anécdotas y estas, a su vez, invitan a la creación. Durante este tiempo de confinamiento, el músico chileno Gepe realizó este ejercicio de introspección, regresó a sus recuerdos musicales para reunir parte de las melodías que lo han marcado durante todos estos meses y, tras ello, poder lanzar un tributo en un EP.

El compositor y multiinstrumentista platica a Reporte Índigo sobre esta pausa entre su último álbum Ulyse y el nuevo material que prepara en estos días para que, de esta forma, su público pueda conocer un poco más sobre él, de la música que le gusta oír cuando está sólo en su casa o en su auto.

“Ahora estamos en la época de la abundancia de la información y en todo sentido es algo bonito, es decir, todos nuestros recuerdos, nostalgias y la idea de un pasado está a un clic. Por eso hacer covers no es lo mismo que hace 20 años atrás, donde el pasado era algo que era abstracto, diluido. El pasado está presente. Y por eso quiero hacer este tributo a esas canciones y artistas”, relata Gepe.

La música a través de la sensibilidad de Gepe

Amante desprejuiciado del cancionero popular latino, el músico chileno lanza su propia versión de “Tu pirata soy yo”, de Chayanne, y de “Bagdag”, de Rosalía, para traerlos al presente gracias a la versatilidad y sensibilidad que transmite.

“Le saqué brillo a la pandemia, aproveché el tiempo que tuve y pude estar encerrado en casa. Hicimos covers, como en su tiempo ‘Las flores’, de Café Tacvba, porque marcan una historia en mí, las canciones son hitos y ‘Tu pirata soy yo’ y ‘Bagdad’ marcaron para mí una época muy importante. Por ejemplo, me acuerdo cuando era niño, me acuerdo de mi familia, que le gustaba Chayanne, y a todo mundo le gusta Chayanne”, explica.

Para Gepe, Chayanne y Rosalía son artistas que trascienden en el tiempo, hacen música que va más allá de un estilo. Por ello, su reto era que mantuvieran la esencia original, pero también captar su estilo. Se trata de un ejercicio, asegura, muy pandémico, el cual no hubiese pensado sin un confinamiento obligado de por medio.

En los videos de las canciones se puede apreciar el paso de un enigmático personaje que, en su recorrido, va captando la atención de los presentes. Se trata de un conejo rosa, sobre el cual, Gepe explica, fue seleccionado por la intuición, acción que ha estado muy presente estos días.

“Estábamos en este estudio junto con Miguel Molina, y dijimos qué tal si hacemos un video donde todas las canciones las toque alguien que no seas tú, tú vestido de otro personaje y eso es como hacer el cover, tú te ‘vistes’ del artista que cantó la canción y haces tu versión de eso, porque es el paralelo”, cuenta.

Además de grabar un video en vivo para su público y mezclar un disco para la cantante chilena Belencha, ha estado trabajando en su nuevo material discográfico.

“Yo produje este material, es la primera vez que lo hago sólo, siempre he sentido la necesidad de trabajar con otra persona, también elegí todas las decisiones estéticas; aprendí mucho. Para eso sirven los paréntesis, para probar cosas nuevas, relajarse un rato, lo pasé muy bien y le pusimos mucho corazón”, platica.

A comparación de hace un año, ahora ve un futuro más esperanzador, pues en aquel momento no había certezas sobre qué sucedería con la escena musical; incluso, llegó a imaginar que nunca iba a volver a tocar en vivo. No obstante, hasta este momento, ya ha podido realizar dos presentaciones junto a su público.

El paso del tiempo

Al escuchar sus canciones que salieron hace 17 años, Gepe dice que sí encuentra una gran evolución como persona y como músico; además, ya las compone y trabaja desde el estudio.

Con el tiempo a su favor, actualmente ha podido editarlas y producirlas más, tiene la tranquilidad de agregar elementos y ritmos que le satisfagan.

“No es que no tuviera tiempo, pero no me lo daba para cambiar todo, en un 80 por ciento. En general, antes, una canción que me parecía relativamente buena la archivaba y guardaba así, no la construía más, la arreglaba, hasta llegar al estudio y ahí la vestía, ahora hago lo contrario, quiero llegar al estudio con todo hecho, pasarlo en limpio”, describe.

Comparte que, cuando inició su carrera, en 2004, con el lanzamiento de su EP 5X5, hasta sus siguientes producciones como Gepinto (2005) o Hungría (2007), su proceso creativo era muy hermético y reflexivo; pero el paso de los años le brindó la confianza de tener una etapa más extrovertida, hasta llegar a un punto de unión.

“Estoy tratando de hacer un equilibrio, desde la parte introspectiva y hacia afuera, hay ciertas canciones nuevas que son reflexivas y muy internas, pero que, supongo, tienen un grado de universalidad. ¿Quién no se pregunta hoy en día por el futuro?, es la cosa más incierta, sobre todo ahora, donde tenemos un pasado muy presente y accesible y un presente con conciencia del pasado”, opina.

Con estas evocaciones el músico reconoce lo complicado y adverso que ha sido llegar hasta este punto, en medio de una pandemia, y agradece el presente, en el cual su música está en el radar y gusto de la gente.

“Yo no conozco, no sé de nada que me guste más que la música, sobre todo escucharla, inclusive, más que hacerla. Me gusta tanto que podría ser periodista musical, por la curiosidad que me genera toda la información disponible. He tenido la posibilidad de hacer lo que siempre soñé, hasta más; nunca pensé que iba a ser músico o me iba a dedicar a hacer eso, después de tanto tiempo. Han pasado 17 años y la sigo pasando bien, agradezco que la música me haya entregado vida y futuro”, concluye Gepe.

Un género versátil

Para Gepe el pop, más que un género, es una estructura, misma que lo ha acompañado a lo largo de sus 17 años de carrera.

“El pop es tan versátil que ya dejó de ser un estilo, el metal puede ser pop. Ni quisiera me refiero a que sea radiable o amigable, es decir: verso y coro es pop. El pop es la versatilidad pura de hacer que una canción sea lo suficientemente digerible para que se entienda”.

“Es fácil y difícil, al mismo tiempo, como la vida. El pop terminó siendo lo más consumible, lo más amigable, pero también puede, en muchos casos, manipularse de una manera muy inteligente y deconstruirse, rearmarse para que aporte y te enseñe a escuchar de otra forma la música”, expresa Gepe.

Nuevo material

El nuevo EP contará, en total, con seis covers que son un compendio entre las canciones más antiguas de Chayanne y lo más actual de Rosalía. Todo lo demás será el resultado de éxitos latinos del año 2000.

En conexión

FB: @gepeoficial

IG: gepegepegepe

TW: @gepegepegepe

También puedes leer: La buena música de Flora Martínez llega con ‘Aquello’, su nuevo disco donde homenajea al bolero