Las condiciones de vida de los adultos mayores durante y después de la pandemia por COVID-19 se modificaron, principalmente, en los aspectos socioeconómicos, servicios sanitarios, acceso a salud, acceso a seguridad social y en sus actividades cotidianas.

De acuerdo con el informe mundial “Disminución mundial y nacional de la esperanza de vida: una evaluación de finales de 2021”, elaborado por Patrick Heuveline, investigador de la Universidad de California, la esperanza de vida en México disminuyó cuatro años.

El informe asegura que, como resultado del impacto de la pandemia de COVID-19, la esperanza de vida pasó de 75 en 2019 a 71 en 2021, lo que significa seis años menos que el promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que es de 81.

Mercedes Paola Dehesa Isidoro, profesora de la Facultad de Medicina de la UPAEP, explica que México está en el grupo de países más afectados en este rubro, junto con Perú que también disminuyó los años de esperanza de vida (5.6 años), Guatemala (4.8), Paraguay (4.7), Rusia (4.3), Bolivia (4.1), Bulgaria (4.1) y Macedonia del Norte (4.1 años).

Los tres padecimientos con el mayor autorreporte de diagnóstico médico fueron hipertensión (40.0 por ciento), diabetes (24.3 por ciento) e hipercolesterolemia (20.4 por ciento). Otros padecimientos importantes son las enfermedades del corazón, las embolias o infartos cerebrales y el cáncer.

Te puede interesar: Hugo López-Gatell, el Zar cuestionado por la pandemia