La vocación de Pablo López estaba clara para él desde su niñez. Lo suyo era la música, pero no la vanguardia pop de los 90, como los Backstreet Boys, Britney Spears o Christina Aguilera; tampoco el rock alternativo de Nirvana, Red Hot Chilli Peppers o Audioslave de finales del siglo XX y principios del siglo XXI. Su pasión era el piano.

Duró una década formándose en el conservatorio de música El Ejido, en Almería, España, a más de 200 kilómetros de su natal Fuengirola, en Málaga. Nada pudo hacerlo desistir de su sueño que después lo llevó a la gloria, ya que a la edad de 24 años se coló hasta la final de Operación Triunfo, en 2008. Ahí, el joven músico logró el segundo lugar.

Un lustro después, López debutó con su disco como solista Once historias y un piano, donde claramente resaltó su instrumento favorito.

Así ha sido el camino del cantautor, siempre guiado por la sonoridad del piano. Si bien, a veces, se ha dejado llevar por otros géneros, como el pop, sabe que nunca caerá en las garras del reguetón.

“Lo considero un género tan respetable, que yo creo sería un error dejarme llevar por él sólo porque es el beat y es el estilo musical que predomina en el mundo y en lo latino. Nunca he estado demasiado relacionado con ningún estilo, tal vez más por lo romántico, si quieres llamarlo así, ha estado por ahí, pero se nota que en cada disco intento ser fiel a mí mismo”, platica en entrevista con Reporte Índigo.

En estos tiempos varios artistas han incursionado en este género de moda; sin embargo, él prefiere mantenerse haciendo sus baladas con piano, porque está dispuesto a arriesgar y escuchar a futuro su música, para en retrospectiva ser autocrítico. Además, indica, que hacer reguetón tiene su propia fórmula que ya dominan los artistas que lo comenzaron hace más de dos décadas.

“El reguetón es un género que tiene muchos más años de los que ahora se ve, y está hecho por los padres de esa música, que además habría que consultarles si les gusta lo que están escuchando del género ahora mismo”, dice entre risas.

El cantautor promociona su gira Piano y voz, que comenzará el 3 de junio en Guadalajara para después visitar Monterrey, Querétaro, Puebla y Ciudad de México

López está listo para retomar los conciertos presenciales, por ello está de visita en México, para promocionar su gira Piano y voz, que comenzará el 3 de junio en Guadalajara para después visitar Monterrey, Querétaro, Puebla y Ciudad de México. El artista explica que volver a este minimalismo es explorar las primeras rutas de su carrera musical.

“Es una manera siempre de renacer, es un privilegio para mí poder mirar a la cara a todos los presentes y, sobre todo, estar a merced, exige muchísimo, pero es bonito que haya un diálogo, romper esa cuarta pared, a mí me gusta, no tengo miedo a perder la parodia esta del artista”, comenta.

A finales de 2020 lanzó Unikornio, once millones de versos después de ti, LP que estuvo listo desde antes de la pandemia y decidió arriesgar, debido a que no se podía hacer promoción presencial. De este disco se han desprendido los sencillos “Mariposa”, “KLPSO” y “La niña de la linterna”, que han generado millones de vistas en YouTube.

¿El Barry Manilow de Hispanoamérica?

Su carrera está consagrada en la balada, por ello él y el piano son uno mismo, lo que recuerda también a artistas virtuosos como Barry Manilow, Billy Joel o Elton John.

Al cuestionarlo sobre si quisiera ser reconocido como uno de los grandes a futuro, pero en la versión de habla hispana, se muestra modesto y dice que lo que busca es que las canciones lo trasciendan a él como cantautor.

“Me gustaría que las canciones pasaran a la historia, en cualquier sentido, pero, sobre todo, es muy bonito lo que se ha hecho, porque es muy difícil que una pasión se proyecte tanto, ya no sólo en una canción, sino en un proyecto, y creo que se consiguió a base de arrastrar mucho el piano por la radio”, platica, portando sus gafas de sol en una terraza de la Ciudad de México.

También ahonda en que llevar su profesión a un nivel público fue por la persistencia de aparecer siempre con un teclado o con piano, y que eso se hiciera latente, tanto en televisión, como en medios radiofónicos; eso es lo que ahora lo mantiene en pie con melómanos que le reconocen, incluso, en la calle.

La gente me relaciona con ese instrumento y lo importante es lo que sale de la unión, yo soy un soñador y un creyente de las canciones, más que de los estilos, sin pertenecer a una playlist, dígase pop, flamenco, ópera, regional mexicano, o el que sea”, reitera.

La canción por descubrir para Pablo López

Ahora mismo, Pablo López describe que lo que necesita encontrar es su vertiente de composición, porque la pandemia lo ofuscó y no lo inspiró a escribir. Aclara que no es que haya presión por su disquera, Universal Music, o que se tenga que mantener en los listados de éxitos de la radio, pero sí quiere volver ya al estudio de grabación.

“Necesito que una canción aterrice cinco minutos antes que yo en un aeropuerto o se siente en la mesa de un restaurante. Estoy a puntito y espero que, antes de venir en junio, pueda conseguirlo, estoy en esa búsqueda, en ese masoquismo, en esa absoluta neurosis, espero que sea para bien”, dice.

También puedes leer: Luis Fonsi, ‘aprieta’ su corazón con nueva canción