El caso de Oxana Malaya cada vez cobra más fuerza en la ciencia y la sigue sorprendiendo pues se trata de una niña que fue criada por una jauría de perros y que, por ende, actúa como uno de ellos caminando en cuatro patas y llevando objetos con la boca.

Se trata de una joven originaria de Ucrania, quien sorprendió a la ciencia después que un documental británico exhibiera su naturaleza, pues especialistas han observado y estudiado su comportamiento animal.

De acuerdo con la información documental, la joven había aprendido el comportamiento canino debido a su estrecho vínculo con estos mamíferos durante la niñez.

Su experiencia con los perros causó varias consecuencias en ella pues sólo alcanzó la edad mental de un niño de seis años: sabía contar pero no sumar y nunca supo leer o deletrear su nombre correctamente.

The Telegraph informó que Oxana fue abandonada por sus padres, por lo que creció junto a una jauría de perros desde los tres hasta los ocho años en el pueblo de Novaya Blagoveschenka, en una pequeña granja en Ucrania.

El diario británico indicó que sus padres eran alcohólicos y su madre la golpeaba, por lo que Oxana explicó que en esos momentos solía hacerse del baño por miedo.

“Mi madre tuvo demasiados hijos y no tenía suficientes camas”, declaró durante una entrevista transmitida por el programa de The Telegraph.

Un día, la dejaron fuera de su casa. Ella tenía tan sólo tres años. Como pudo, llegó hasta una choza, una casita donde vivía un grupo de perros, en donde vivió durante cinco años junto con ellos.

“Mis padres se olvidaron por completo de mí. Yo les hablaba a los perros. Ellos ladraban y yo los imitaba. Era nuestra forma de comunicarnos”, recordó.

Cinco años después, vecinos de la zona la hallaron, pero su lenguaje había cambiado por completo: caminaba en cuatro “patas”, ladraba y comía como si ella misma fuera un can.

Hace algunos años, psicólogos británicos acudieron a Ucrania a conocer a Oxana. Y es que la niña dio la vuelta al mundo cuando Discovery Channel dedicó un programa a su caso.

Lo que se encontraron fue a una joven viviendo en un centro para gente que vive con discapacidad.

“Esperaba encontrar a alguien mucho menos humana. Escuché historias de que era poco cooperativa e inepta socialmente. Pero hizo todo lo que le pedí. Su lenguaje es extraño, no tiene inflexiones en el tono de su voz, pero tiene sentido del humor. Le gusta ser el centro de atención y hacer reír a la gente. Es una gran sorpresa”, dijo el psicólogo Lyn Fry, experto en ‘niños salvajes’.

Actualmente se desconoce el lugar donde vive Oxana, aunque muchos creen que todavía continúa en una institución mental pero los especialistas han concluido que no posee habilidades sociales ni personales.

Puedes leer: Niña de 11 años lucha contra sujeto que quería secuestrarla y logra huir (VIDEO)