Así como la comunidad afroamericana alzó la voz en 2016 para que la Academia de Ciencias Cinematográficas dejara de excluir actores negros en las nominaciones al Oscar, ahora el gremio latino está decidido a repetir la hazaña durante esta temporada de premios.

Durante 2016, la Academia no nominó a ningún actor de raza negra al Oscar, pese a grandes actuaciones, por lo que fue creado el movimiento #OscarSoWhite. La presión fue tal que un año después Viola Davis y Mahershala Ali se llevaron la estatuilla dorada como mejores actor y actriz de reparto; además que la cinta ‘Moonlight’ ganó el premio a la mejor película.

La comunidad latina busca replicar el efecto de aquella campaña, pues durante varios años los actores latinos han quedado en el olvido. De hecho, no hay ningún intérprete de origen latino para los nominados al Oscar de este año.

Durante las últimas décadas, sólo tres actores de habla hispana se han llevado la estatuilla, dos de ellos de origen español, Penélope Cruz y Javier Bardem, y sólo uno nacido en el continente americano; el portorriqueño Benicio del Toro.

La última vez que los premios de la Academia tuvieron a un actor latino nominado fue el mexicano Demián Bichir por su interpretación de un jardinero indocumentado en la cinta ‘A better life’. Otro caso fue el de la actriz francesa nacida en Argentina, Bérénice Bejo, la cual fue nominada por su papel en ‘El Artista’.

El reclamo de la comunidad latina está sustentado en el hecho que los hispanos representan el 18 por ciento de la población en Estados Unidos y constituyeron el 23 por ciento de todas las entradas de cine vendidas en aquel país durante 2016, según dato de la Motion Picture Assn.

A pesar de estas cifras, de entre las 100 mejores películas de 2016, los actores latinos sólo aparecieron en un tres por ciento de éstas, de acuerdo a un estudio de la Coalición Nacional de Medios Hispanos.

Los latinos, que representan casi la mitad de los residentes de Los Angeles, están inquietos después de haber trabajo pacientemente en Hollywood durante tres décadas.

La Coalición Nacional de Medios Hispanos ya prepara una serie de protestas previo a la ceremonia del Oscar para exigir presencia de hispanos en las nominaciones.


“La comunidad latina debe ser parte de la industria para desafiar los estereotipos en la sociedad al contar nuestras historias, inspirar a futuros líderes y crear un excelente contenido que entusiasme y resuene con personas de todo el mundo. Cómo se nos percibe es cómo nos tratan y si estamos ausentes en la pantalla o atados a unos pocos personajes estereotípicos negativos, los racistas del mundo continuarán calumniándonos”, señaló la Coalición en un comunicado.

Los latinos han convocado a una manifestación para el próximo 5 de febrero en la Academia de las Artes y las Ciencias durante un almuerzo para homenajeados, así como una segunda manifestación que tendrá lugar el 3 de marzo, es decir, un día antes de la entrega del Oscar.


“Es imposible recibir el reconocimiento en las ceremonias de premios como los Emmy, los Golden Globes y los Oscar, cuando no se nos brinda la oportunidad de crear y exhibir nuestro talento en primer lugar. Ha llegado el momento de dejar que Hollywood sepa que ya es suficiente”, precisó la Coalición.

Mención aparte merece México y el reconocimiento a sus directores, este año un mexicano podría ganar por tercera vez el reconocimiento a mejor director. Guillermo del Toro y ‘La forma del agua’ podrían unirse a Alfonso Cuarón (Gravedad) y Alejandro González Iñarritu (Birdman) el próximo 4 de marzo.

Relacionado: EL AÑO ‘DEL TORO’

Sin embargo, ni la trinidad del cine mexicano ha incluido actores latinos en sus cintas premiadas por los Oscar. Cuarón se valió de George Clooney y Sandra Bullock, mientras que González Iñarritu lo hizo con Michael Keaton y Emma Stone; ahora Del toro lo ha hecho con Sally Hawkins y Michael Shannon.

Por su parte, la coalición ha dicho que este fenómeno no se debe a la falta de talento de los actores latinos, sino a que los estudios de cine y las cadenas de televisión los encasillan en ciertos papeles estereotipados y no les ofrecen oportunidades en todos los niveles.