Nuevas investigaciones en torno al COVID-19 han arrojado luz en cuanto a las consecuencias de esta nueva enfermedad, entre las que se encuentran la demencia en desarrollo de años lo que afectaría, principalmente, a los adultos mayores que han sido contagiados.

De hecho, las cifras que han producido estas investigaciones son alarmantes ya que se ha hallado que un gran número de adultos mayores ha enfrentado episodios de delirios durante el contagio lo que resultaría en demencia segura más tarde.

Los estudios fueron publicados en la revista “Nature” y ha sido desarrollados por varios especialistas originarios del Instituto Marcus para el Envejecimiento así como integrantes de la Facultad de Medicina de Harvard.

Por ejemplo, desde que se diagnosticó la enfermedad en diciembre del año pasado, un gran número de pacientes hospitalizados han estado sometidos a anestesia por delirio, lo que es un síntoma de los más comunes en adultos mayores.

Sin embargo, y de acuerdo a algunos investigadores, este síntoma por sí solo se convierte en uno de los criterios diagnósticos de la enfermedad para desarrollar la demencia.

Los autores del estudio lo llamaron mareo, que ocurre cuando el cerebro no puede compensar una situación estresante. Los neurotransmisores se desequilibran y los mensajeros químicos Dopamina y la acetilcolina deja de funcionar como debería.

Sharon Innoi, médico del Instituto Marcus para Ancianos de la escuela Médica de Harvard, explica que la frecuencia con la que los pacientes pierden la memoria y el sentido del tiempo a medida que pasan por COVID-19 ha despertado la curiosidad de los médicos por la enfermedad.

Entre las personas que experimentan episodios de desmayos, Inoui reconoce que alrededor del 70% de las personas están completamente curadas. Sin embargo, el 30% no lo hace, y tarde o temprano desarrollará un deterioro cognitivo profundo significativo como la demencia.

Lee: Animales robot, un remedio para aliviar demencia, estrés y soledad