En las calles de la ciudad de los rascacielos abunda la historia, pero especialmente los acontecimientos ocurridos en Nueva York, el sitio que hoy en día está caracterizado por la inclusión, abonan a la historia del colectivo LGBTQ.

El movimiento LGBTQ cobró fuerza y relevancia tras las redadas en Stonewall, en 1969, dando origen a la primera marcha del Orgullo en 1970.

Tras esta primera manifestación en Nueva York, en recuerdo a lo ocurrido en el barrio Greenwich Village, el movimiento comenzó a replicarse en decenas de países, hasta convertir a junio en uno de los meses más representativos para este colectivo.

Los hechos sucedidos en el barrio neoyorkino son reconocidos como el inicio de la búsqueda moderna de los derechos LGBTQ en Estados Unidos y en el mundo.

Disturbios de Stonewall; convirtiendo a NY en la ciudad inclusiva del futuro

Los disturbios o revuelta de Stonewall son una serie de manifestaciones en protesta por una redada policial que se llevó a cabo el 28 de junio de 1989 en un bar conocido como Stonewall Inn, que se encuentra en Greenwich, Nueva York.

Las personas pertenecientes al colectivo LGBTQ se enfrentaron, especialmente entre 1950 y 1960 cuando buscaban una mayor visualización y aceptación, a un sistema legal que los perseguía y criminalizaba.

Los primeros grupos del colectivo buscaban mostrar que los homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales, travestis y transgénero son exactamente iguales a cualquier otra persona de la sociedad, sea cual sea su género o preferencia, y buscaron armonizar con personas no homosexuales.

TE SUGERIMOS: Comunidad LGBT: ¿Por qué celebramos el Mes del Orgullo todo el mes de junio?

Sin embargo, la manifestación pacífica e ideológica se convirtió en un movimiento activo y en algunas ocasiones violento debido al contexto presente a finales de los noventas, como el movimiento afroamericano por los derechos civiles, los hippies, las manifestaciones contra la guerra de Vietnam y la contracultura.

Uno de los pocos establecimientos que atendía a personas abiertamente homosexuales era el pub Stonewall, por lo que este sitio se convirtió en un sitio de reunión para el colectivo en la década de los sesenta.

El bar, que era propiedad de la mafia entonces, era conocido por servir sin distinción a drag queens, transexuales, prostitutos, entre otras personas.

Una redada policial durante la noche del 28 de junio de 1969 se le salió de control a las autoridades, debido a lo violento de las detenciones que se llevaban a cabo, por lo que una gran muchedumbre se vio atraída hacia el sitio.

El colectivo oprimido se reveló ante la actuación policial, lo que provocó más violencia, que más tarde se tradujo en protestas durante la tarde siguiente y una creciente tensión entre los residentes LGBTQ de Greenwich Village y la policía.

Las protestas en contra de la violencia ejercida al colectivo LGBTQ prosiguieron durante las noches siguientes, las cuales derivaron en la organización de grupos activistas que establecieron sitios seguros para que los miembros de la comunidad pudieran manifestarse abiertamente.

Tras los disturbios de Stonewall, la comunidad se organizó para hacerle frente a la discriminación social y de las autoridades, creando un colectivo cohesionado.

Dos organizaciones activistas y dos periódicos proLGBTQ fueron fundados para promover los derechos de la comunidad.

Al año siguiente, en 1970, el 28 de junio, se llevó a cabo la primera marcha del Orgullo, en Nueva York, la cual fue replicada por colectivos de Los Ángeles.

Stonewall, un sitio de conmemoración

El pasado sábado 12 de junio personas del colectivo LGBTQ se reunieron en el legendario pub Stonewall para realizar una conmemoración por el 52 aniversario de los disturbios.

Personas que estuvieron presentes durante la redada que provocó la lucha por los derechos del colectivo se hicieron presentes.

Ataviados de blanco en su mayoría, adultos mayores se abrazaron, intercambiaron palabras, ofrecieron discursos y comentaron lo ocurrido la noche del 28 de junio de 1969.

Los colores de la bandera LGBTQ iluminaron el improvisado evento, al que acudieron decenas de personas.