El largometraje La peor persona del mundo está nominada como Mejor Película Internacional y Mejor Guión Original en los premios de la Academia. El actor coprotagónico Anders Danielsen Lie habla sobre esta producción.

En Europa, al igual que en México, el cine se sostiene mayoritariamente de fondos públicos, convenios internacionales y esfuerzos entre distintos países, por lo que cuando una de estas películas llega a colarse en las grandes premiaciones es motivo de celebración.

Noruega tenía una década de no llegar a las nominaciones, la última vez lo había logrado con Kon-Tiki en 2012

Este año, es el caso de Noruega, con el filme La peor persona del mundo, cinta que representa al país nórdico en los Oscar, en las categorías de Mejor Película Internacional y Mejor Guión Original; esta nación tenía una década de no llegar a las nominaciones, la última vez lo había logrado con Kon-Tiki (2012).

El actor Anders Danielsen Lie, quien coprotagoniza La peor persona del mundo, platica en videollamada con Reporte Índigo el honor que representa para él el quedar, al menos, en las nominaciones, resaltando la de Mejor Guión Original, ya que este es un hecho sin precedentes y es la primera vez que Noruega llega a esta mención.

“La recepción de esta película y todos los premios y nominaciones han sido un viaje de locura. Las dos nominaciones de los Oscar, ¿qué puede uno decir? Es surreal, estamos muy, muy, felices por ello, específicamente, por la de Mejor Guión Original, se siente como un tributo a Joachim Trier y Eskil Vogt, ellos llevan colaborando desde hace más de 20 años y escribiendo guiones juntos, es fabuloso que la Academia les haya dado esa nominación”, dice Danielsen.

La peor persona del mundo es la historia personal de Julie (Renate Reinsve), una mujer que está entrando en su adultez y no sabe lo que quiere de la vida, pero en el camino conoce a otras personas, se adapta a ellas y vive momentos únicos de los cuales aprende y logra salir adelante.

La narrativa audiovisual se cuenta a través de 12 capítulos más un prólogo y epílogo, siendo una película honesta para las generaciones actuales.

“¿De qué va la película? Esa es la pregunta más grande, y creo que hay muchos niveles ahí, pero, fundamentalmente, el filme es acerca de la búsqueda de una identidad, en el gran sentido de esa palabra: ¿Quién eres? ¿Cuál es tú propósito en la vida? ¿Qué es lo que vas a hacer? ¿A quién vas a amar y con quién vas a tener hijos? Los temas son bastante existenciales”
Anders Danielsen LieActor

Anders Danielsen Lie interpreta a Aksel, quien se vuelve el interés romántico de Julie, y que pasa de ser un hombre egocentrista, que dibuja una viñeta irreverente y políticamente incorrecta, a ser una persona que se perdona a sí mismo y ve la vida desde un enfoque distinto, cuando se entera que tiene una enfermedad terminal.

“Observas el paso del tiempo y te haces consciente de que tienes sólo un tiempo limitado en el planeta, es como una película tardía del género coming of age, donde el personaje de Julie se da cuenta que siente que las manecillas del reloj le resuenan y entiende que su vida no durará por siempre, eso también es importante para el rol que represento, de eso creo que va la cinta”, describe el actor.

La peor persona del mundo ya se encuentra en cines en México, bajo la distribución de Cine CANIBAL, en circuitos independientes y alternativos, tanto de la capital como del resto del país.

Desarrollando y entendiendo a Aksel

No es la primera vez que el actor colabora con el cineasta Joachim Trier, ya que ha estado presente en varias de sus producciones desde el inicio. Esto les hizo forjar una amistad entrañable desde hace años, por ello Anders Danielsen Lie se enteró del proyecto en una de sus etapas bastante tempranas, en la Navidad de 2018.

“Él me habló del proyecto, tuvimos una cena, quería escribir un guión pensando en Renate como protagonista y yo le dije que era una muy buena idea, pero en ese punto no hablamos de si yo debía de tener una participación o no, eso vino después, aun así pasó mucho tiempo para que grabáramos y postergamos mucho todo, porque él tuvo un accidente de esquí y se lastimó la rodilla y luego llegó el COVID-19”, narra en videollamada.

Cuando el guión estuvo listo, Trier buscó a Anders Danielsen Lie y le explicó que tenía un papel para él, pero pensó que tal vez no era un hombre suficientemente grande de edad para interpretarlo, además de que tenía que representarlo con una fase terminal de cáncer, entonces, planearon en hacer un ensayo y ver si había una química suficiente con Reinsve; sin embargo, el casting no se realizó y mejor pasaron directo a la producción.

“Bueno, yo soy doctor en la vida real y antes ya había hecho una investigación profunda al respecto, pero para el personaje quería tener un acercamiento intuitivo, tener confianza en los pacientes que había conocido en situaciones similares, no quería tener sólo un paciente como referencia o modelo, me quise enfocar en la química con Renate, para mí eso era lo más importante”, agrega.

La peor persona del mundo ya se encuentra en cines en México

Anders Danielsen Lie, entre la medicina y la actuación

Además de llevar su carrera de actuación, Anders Danielsen Lie es médico, por ello, mientras sucedió el punto más álgido de la pandemia estuvo en los campamentos de vacunación supervisando las campañas gubernamentales en Oslo. Para él, ambas profesiones representan un reto y le resulta difícil tener que decantarse por alguna de ellas.

“Es difícil combinar estos dos trabajos y regularmente le digo a la gente que no le recomiendo a nadie hacerlo, pero sí ha sido algo significativo para mí, he aprendido mucho siendo actor y también como doctor y viceversa”, comparte.

Él describe que cuando termina el rodaje de una película disfruta mucho de regresar al consultorio y atender pacientes, es como un vuelco de regreso a la vida real, para salir del universo que representa el cine y sus ficciones.

“Es volver a la realidad y también es un privilegio para mi conocer a personas en situaciones difíciles, me inspira y me siento privilegiado de poder escucharlos y que ojalá en algún momento les pueda ayudar y curar alguna de sus enfermedades, pero me gusta hacer ambas profesiones y cambiar entre las dos”, puntualiza.

También puedes leer: Tras tres años sin anfitrión, Regina Hall, Amy Schumer y Wanda Sykes conducirán los Oscar