Aunque cada cultura lo conoce de manera distinta, ha pasado milenios como una leyenda viviente. El Padre de la Navidad, San Nicolás o Kris Kringle son sólo algunos de sus nombres, pero a él, personalmente, le gusta que le digan solo Santa, y está harto de la mercadotecnia, el consumismo y todo lo que han construido a su alrededor.

En este hartazgo se emborracha, manda al garete todo lo preestablecido, aunque en el fondo sabe que tiene que cumplir con su deber: cada noche de 24 de diciembre debe acudir a cada uno de los hogares de millones de personas del mundo y repartir lo que cada niño merece, conforme haya sido su comportamiento en el año en curso.

El problema para Santa es que no pensaba en esta Nochebuena encontrar problemas, desgraciadamente se encuentra con una banda de maleantes que llega a una mansión, que también funciona como una bóveda. Este grupo de paramilitares lleva planeando por meses despojar a la familia de todo lo que se encuentre guardado en su interior, pero el buen Padre de la Navidad hará todo por impedirlo.

Así comienza esta nueva visión retorcida de lo que es una película completamente distinta acerca de la Navidad, Noche sin Paz, que apela a un público adulto, porque no solo hay groserías a cuadro, sino mucha acción, violencia gráfica y humor negro al por mayor.

El equipo creativo que escribió este largometraje está a cargo de Pat Casey y Josh Miller, quienes describen que Universal Pictures no titubeó y dio luz verde al proyecto, apenas con el primer borrador del guión, para después sumar al cineasta Tommy Wirkola.

“Se nos dio la oportunidad de torcerlo todo a nuestra manera demente. Y a lo largo de la película, hemos entretejido muchos tributos a otras cintas navideñas como Duro de Matar (1988) y Mi Pobre Angelito (1990). Fue muy divertido jugar con algo que la gente conoce y ama y dárselo de una manera que todavía les encantará, pero de una manera diferente”, argumenta Wirkola en las notas de producción del filme.

El actor David Harbour, quien es recordado por interpretar al jefe de policía Jim Hopper en la serie Stranger Things, encarna a un Santa que está pasando por una especie de crisis existencial; en escenas de flashback vemos cómo era su oscuro pasado.

“Santa era un vikingo noruego codicioso y violento que viajaba por los países escandinavos en busca de tesoros y mataba a cualquiera que se interpusiera en su camino. Un día, escuchó un rumor sobre un tesoro legendario en el norte, así que pasó meses viajando tan al norte como pudo y, por supuesto, el tesoro no era lo que esperaba. Fueron los duendes y la magia de la Navidad lo que descubrió”, agrega Wirkola.

Aun así, al inicio Harbour no estaba convencido de hacer la película, pero fue conforme conoció más del libreto que se enganchó y decidió tomar las riendas de Santa e, incluso, subirse al característico trineo mágico, literalmente, en el largometraje.

“Mi agente me dijo ‘es una película violenta de Santa Claus’. Mi respuesta inicial fue ‘¿De qué estás hablando?’, pero luego me dijeron que los cineastas querían hablar conmigo al respecto. Entonces, me llamaron y me dijeron la idea general y sonaba muy divertido, fresco y diferente. Luego me enviaron el guión y me enganché mucho, pero en mi mente todavía era un gran riesgo porque era como dos películas en una sola. Eso es lo que era tan único al respecto”, indica el histrión.

En Noche sin Paz, Santa enfrenta al cabeza de los mercenarios, un tipo latino que se hace llamar Scrooge (John Leguizamo), que es desalmado hasta la médula, porque odiaba la Navidad desde niño, y como él no cree que esa noche se encuentra frente al auténtico Papa Noel, lo desprecia aún más, porque piensa que todo lo que hace el ser mítico, es teatro y farsa.

Noche sin Paz fue un cambio de página, y me estaba riendo a carcajadas. Me intrigó y me conmovió de muchas maneras. Había magia en ese guión. Los villanos son engañosos porque no quieres exagerar, pero tampoco quieres que se ‘cocinen’ demasiado. Scrooge fue muy bien escrito e inteligente, y una película de acción es tan buena como cuán inteligente es tu villano”, agrega Leguizamo.

Noche sin Paz, que ya se encuentra en cartelera, tiene una puntuación de 82 por ciento en el sitio especializado Rotten Tomatoes por parte de la crítica internacional y un 8.2 de puntaje de 10, en la página Internet Movie Database.

Te puede interesar: La sangrienta película de terror de Winnie Pooh llegará a México; esto sabemos