235

gramos de frutas y verduras al día consume un mexicano promedio

El mexicano promedio consume solo poco más de la mitad de la cantidad de frutas y verduras recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De los 400 gramos diarios que son necesarios para evitar enfermedades y mantener un estado de salud óptimo, los mexicanos ingieren apenas 235 al día. 

Según el Inegi, hasta el 2005 las enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer causaron el 45.1 por ciento de las muertes en el país en individuos de más de 30 años de edad.

La Encuesta Urbana de Alimentación y Nutrición en la Zona Metropolitana del estado de México (Enurbalmex) del 2007 aclara que esto se debe a que el consumo de frutas y verduras del mexicano está por debajo de las recomendaciones que permiten prevenir enfermedades no transmisibles.

“Existe una relación entre estas enfermedades y ciertos hábitos alimentarios presentes en todos los estratos (socioeconómicos)”, advierte la Enurbalmex, “por una parte consumo excesivo de energía, grasas saturadas, harinas, azúcares refinados y alimentos de origen animal; por otra parte, bajo consumo de fibra, cereales integrales, frutas y verduras, vitaminas antioxidantes, betacarotenos y ácidos grasos omega 3”.

Tortilla, aceite y azúcar son los alimentos que consumen con mayor frecuencia  los cuatro niveles socioeconómicos en los que se dividió dicha encuesta. 

En cuanto a los alimentos ricos en proteína, la leche es la que más se consume por la población en general, seguida por el huevo en los niveles más bajos y las aves en los niveles más altos. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) sugiere que el consumo de frutas y verduras debe establecerse a nivel nacional según la cultura de cada territorio.

En su publicación “Perfiles Nutricionales por Países”, en el 2003, la FAO señala que México “presenta una gran diversidad de condiciones ecológicas, únicas en el mundo; estas condiciones han dado como resultado una riqueza de suelos, diversidad florística y de comunidades vegetales donde prácticamente existen todas las formas descritas en el ámbito mundial”.

Pero advierte que “las cifras nacionales de la disponibilidad de alimentos mostraron que sí hubo suficientes alimentos, sin embargo el precio más elevado por el costo del traslado en muchas localidades del País ha limitado el acceso a los alimentos”.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012 del Instituto Nacional de Salud Pública, quienes comen más fruta son los niños en edad escolar, con 124.8 gramos diarios. Los adultos consumen 112.5 gramos. 

Por el contrario, los adultos comen más verduras, con 156.6 gramos, y en último lugar los preescolares, con 92.05 gramos.

Según la Enurbalmex del 2007, la desnutrición infantil ha disminuido pero debido a “la creciente polarización hacia las formas de mala nutrición por exceso y desequilibrio”.

Lo mismo, dice la encuesta, “ha dado como resultado una creciente población con sobrepeso y obesidad. (…) Dicha condición se incrementa a mayor edad, encontrándose prevalencias de 30.8 por ciento en los adolescentes, 72.8 por ciento en adultos y 84 por ciento en adultos mayores”. 

Frutas para todos, sobre todo para ellas

La fundación 5xDía A.C. sugiere ingerir tres verduras y dos frutas diarias, de diferentes colores, para obtener vitaminas, minerales, fibra y proteínas.

La asociación invita a comprar frutas y verduras de temporada para consumir los nutrientes que el cuerpo necesita para cada época. 

Señala, también, que se ha demostrado que “al comprar en mercados locales en comparación a los supermercados, el ahorro (económico) puede ser de hasta un 40 por ciento, al reducir el número y tipo de intermediario entre el consumidor y los productores”.

Las mujeres requieren especialmente frutas, pues aquellas que comen menos de dos porciones al día presentan un mayor riesgo de sufrir depresión.

Además, las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de padecer depresión y una de cada cinco desarrolla esta enfermedad en algún momento de su vida, asegura un estudio de la Universidad de Queensland, en Australia.

La investigación, publicada en la revista científica European Journal of Clinical Nutricion en octubre del año pasado fue liderada por la profesora Gita Mishra. Sus resultados revelaron la relación entre el consumo de fruta y el desarrollo de los síntomas depresivos luego de estudiar a más de 6 mil mujeres australianas durante seis años.

Y es que “para el 2030 se espera que (la depresión) sea una de las tres enfermedades más importantes”, afirma Mishra y su equipo, “lo que la convierte en una prioridad para la intervención de salud pública”.

Por otro lado, para las mujeres posmenopáusicas, lo ideal son alimentos con altos niveles de potasio, como melón, jitomate y plátano. 

Esto para que sean menos propensas a tener accidentes cerebrovasculares, asegura el Departamento de Epidemiología y Salud del Albert Einstein College of Medicine de Nueva York.

El departamento publicó un estudio en la revista Stroke: Journal of the American Heart Association. El mismo analizó a más de 90 mil mujeres posmenopáusicas, entre 50 y 79 años de edad, a lo largo de más de una década. 

Se tomaron en cuenta su ingesta de potasio, si habían sufrido derrames o si habían ocurrido fallecimientos. 

Los resultados revelaron que las mujeres que consumían la mayor cantidad de potasio eran un 12 por ciento menos propensas a sufrir este tipo de accidentes.