Natalie Portman rechazó regresar a Israel, su país natal, en donde sería condecorada con el Premio Génesis.

El galardón, considerado como el Nobel Judio, y que incluye dos millones de dólares, fue rechazado por la actriz al considerar que no se siente cómoda con el evento organizado ante los hechos ocurridos recientemente.

Aunque la actriz no precisó los hechos a los que se refiere, en los últimos días 34 palestinos han muerto por fuego israelí, durante las protestas en la frontera entre Israel y la franja de Gaza, y el Ejército ha sido señalado por utilizar munición real contra manifestantes desarmados y observadores palestinos.

La Fundación del Premio Génesis canceló la ceremonia prevista para el 28 de junio en Jerusalén tras la notificación de la ganadora del Oscar.

 “Los recientes acontecimientos en Israel han sido extremadamente angustiosos para ella y no se siente cómoda participando en cualquier evento público en Israel. Ella no puede seguir adelante con la ceremonia con la conciencia tranquila”, expresó un vocero de la actriz.

A su vez, la fundación lamentó la decisión de Portman, a quien reconoció como una mujer comprometida con el activismo social y un ser humanos maravilloso.

“El personal de la Fundación ha disfrutado conociéndola durante los pasados seis meses, admira su humanidad y respeta su derecho a discrepar públicamente con las políticas del Gobierno de Israel”, expresaron en un comunicado.

Sin embargo, quien no recibió bien la noticia fue la ministra de Cultura de Israel, Miri Regev, quien acusó a la actriz de seguir el movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), una campaña mundial que pretende incrementar la presión política y económica sobre Israel.

Los recursos entregados con el premio comúnmente son donados a actividades filantrópicas, y este año Portman había anunciado que los destinaría a programas que promueven la igualdad entre hombres y mujeres.