Tan claro y natural como lo es la lectura de notas y partituras para un músico, así siempre lo tuvo Alexandre Desplat: desde que tiene uso de razón deseaba convertirse en compositor de películas.

Nacido el 23 de agosto de 1961, en París, Alexandre estudió piano –que toca como muy pocos prodigiosos en la actualidad– desde los seis años, a los ocho aprendió a tocar la trompeta y a los 10 ya sabía dominar la flauta.

32

Años de trayectoria respaldan su gran talento

De hecho, obtuvo el Premio en flauta y música de cámara del Conservatorio regional de Boulogne-Billancourt y del conservatorio de Créteil. Y en ese momento reafirmó una pasión que lo rige hasta hoy: las bandas sonoras cinematográficas.


Además del cine, también ha escrito música para teatro, televisión, ballet y anuncios publicitarios

Para el año 2007, ya había compuesto el score de casi 100 producciones hechas en Europa. A su vez, toca jazz y Bossa-nova.

El también director de orquesta es uno de los compositores de cine más destacados y apasionantes que hay en la actualidad. Su uso del piano, las cuerdas y los instrumentos de aire hacen que el espectador se sumerja en la película, ambienta como ningún otro y le da vida a escenas de una manera emocional y melódica.

2

Premios BAFTA le ha valido su trabajo

Su talento le ha valido ocho nominaciones a los Premios Oscar en la categoría de Mejor Banda Sonora, nueve a los Globos de Oro y siete a los BAFTA. De esas nominaciones se llevó el Premio de la Academia por “El Gran Hotel Budapest” y el Globo de Oro por “The Painted Veil” y “La forma del agua”, ésta última es la cinta del momento, dirigida, escrita y producida por el mexicano Guillermo del Toro y que además va directo rumbo a la contienda en el Oscar.


Su banda sonora para ‘La forma del agua’ podría otorgarle su tercer Premio de la Academia

En el caso de los BAFTA, obtuvo las preseas por “El Gran Hotel Budapest” y “El discurso del rey”.

1

Premio Oscar tiene en su acervo

La forma en la que combina el uso del piano y el violín en sus composiciones dentro del séptimo arte denotan su gran amor por la música y transmiten los sentimientos hacia la audiencia que ha acudido a ver largometrajes como “Argo”, “Philomena”, “Fantastic Mr. Fox”, “El curioso caso de Benjamin Button” y “The Imitation Game”, “Girl with a Pearl Earring”, “The Danish Girl”, “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 2”, entre otras.

Así como el público disfruta escucharlo, Alexandre goza componiendo, ya que para él es algo mucho más que un empleo, “es por eso que soy tan apasionado de hacer música para películas porque te sumerges y encuentras las mejores ideas para traer a la vida una obra de arte colectiva… (componer) no es un trabajo para mí. Y eso explica por qué nunca me detengo. A pesar de que es difícil para tu cuerpo y tu cerebro y los sacrificios que tienes que hacer, ¿qué puedo hacer? Me apasiona, así que nunca me detengo”.


“Siempre quise ser compositor de películas. Así que desde el principio comencé a recopilar bandas sonoras y prestar atención a cómo funciona la música de cine (...) me gustaría tener la oportunidad de conducir por el resto de mi vida”

Alexandre Desplat

Compositor

Pero se queda tras bambalinas, primero por falta de tiempo y en segundo lugar porque no está acostumbrado “a actuar en salas ni tampoco a escuchar mi trabajo. Para mí eso es un poco raro. La mejor parte de esta experiencia es poder trabajar con otros músicos. Es la parte que más disfruto. Es igual que cuando grabas. Estar ensayando, sudando y compartiendo esa increíble energía que se crea cuando haces música. Es un trabajo difícil porque mis composiciones no son nada sencillas, pero el esfuerzo merece la pena”, dijo.


“No hay que comparar la música contemporánea con la de cine. ¡No tiene sentido! Es como si dijera que el jazz no vale nada porque Bach es mejor”

Alexandre Desplat

Compositor

Y es que, en Europa, “hay un desprecio por la música de cine por parte de los compositores”, dice Desplat, “es algo comprensible porque hay algunas bandas sonoras que son nulas, flojas y sosas. Pero es innegable que hay músicos enormes como Jerry Goldsmith, John Williams… Por supuesto, su música es narrativa, ¡pero también extremadamente sofisticada! No hay que comparar la música contemporánea con la de cine ¡No tiene sentido! Es como si dijera que el jazz no vale nada porque Bach es mejor. Son cosas diferentes. El jazz es fantástico y Bach, también. Yo no sigo mucho la escena country y no por ello la desprecio”.

2

Globos de Oro ha ganado el pianista francés

De este lado del mundo, en México, hoy se celebra el Día del Compositor.

Cine a la Desplat

Si aún no conoces su trabajo, te recomendamos la siguiente lista de reproducción con soundtracks representativos de su carrera:

>> “The Painted Veil”

>> “Girl with a Pearl Earring”

>> “La forma del agua”

>> “The Danish Girl”

>> “The Grand Hotel Budapest”

2

Premios Grammy le han sido otorgados