Francia ha reportado el avistamiento de moscas carnívoras, también conocidas como quebrantahuesos, las cuales se creían extintas desde hace más de 100 años, pues dejaron de ser vistas en 1836.

Lo anterior ocurrió el pasado febrero de este año en el Parque Nacional de los Pirineos, cuando durante una vigilancia sanitaria en el valle de Ossau, un guardabosques observó algunas moscas sobre los restos de un jabalí muerto.

No obstante, se percató de que esta no era cualquier clase de mosca, pues se trataba de una ‘thyreophora cynophila’, mejor conocida como quebrantahuesos, debido a las características peculiares de la especie.

Esto porque este animal, también llamado “mosca cuervo” llega a medir casi 10 milímetros de largo, cuenta con una cabeza naranja brillante, su cuerpo es de color azul metálico y en sus alas tiene manchas punteadas negras.

La mosca carnívora se creía extinta

La mosca carnívora fue vista por primera vez en 1789, cuando el botánico Georg Wolfgang Franz Panzer escribió sobre ella y sus características, luego de verla sobre el cadáver de un perro; además la llamó Musca cynophila.

Su campo de acción se situaba en Alemania, Francia y Austria; no obstante, luego de 1836 la especie dejó de ser vista y durante mucho tiempo los científicos catalogaron a la especie como extinta.

Tras ello, en el 2010 fue redescubierta por Daniel Martín-Vega y sus colegas de la Universidad de Alcalá en Madrid, España y posteriormente se presentó en trampas cebadas en un bosque de este país.

Francia busca más moscas

A pesar de ello, esta especie era considerada mítica por diferentes etnólogos, pues incluso no hay mucha información sobre su comportamiento. Así, únicamente se sabe que es sarcosaprófaga, es decir, se alimenta de carne.

Te puede interesar: “Hay moscas muertas donde quiera”, denuncian a profesor que justificó violencia de género

Además, se reproducen en la médula de los huesos triturados de grandes mamíferos. Es por este motivo que ahora están en busca de más moscas de este tipo.

Así, el Parque Nacional de los Pirineos pidió a las personas que suelen hacer senderismo en esta área que si llegan a ver las moscas carnívoras les tomen una fotografía, así como los datos de ubicación y hora, los cuales deberán enviar para documentarlos.