De acuerdo con Stephane Bancel, directivo ejecutivo de Moderna, la vacuna contra COVID-19 que se desarrolla en todo el mundo no es una solución milagrosa a la pandemia que azota a todos los países.

De hecho, Bancel dejó en claro durante una conferencia de prensa de este jueves que la vacuna contra el COVID-19 podría funcionar pero aun así se deberán tomar medidas sanitarias al respecto.


La vacuna no es una solución milagrosa y la gente necesita seguir los cuidados, como usar cubrebocas

Stephane Bancel

Además, el CEO de Moderna agregó que en cuanto al tema financiero de la vacuna debería existir una inversión modesta contra otros virus que incluso son más amenazadores que el coronavirus.

Y es que de acuerdo con el ejecutivo, una inversión podría ayudar a empresas como la suya a crear inyecciones mucho más rápido durante la próxima epidemia emergente.

Moderna llevó su vacuna contra el COVID-19 al borde de la autorización regulatoria en aproximadamente 300 días.

Por el contrario, Bancel explicó que si las autoridades hubieran invertido previamente se hubiera reducido varios meses los plazos en la pandemia, lo que se podría realizar hoy en día para epidemias en el futuro.

Finalmente, en cuanto a los resultados de la vacuna de COVID-19 de Moderna, explicó que le entusiasma el hecho de que 11 personas con enfermedades graves estaban tomando placebo, lo que sugiere que la vacuna no solo evitará casi todos los casos, sino que las pocas infecciones restantes serán leves.

Lee: Vacuna COVID de Oxford es segura para adultos mayores y crea inmunidad en 99%