Los hermanos Russo, Antony y Joe, no sólo son directores, productores y guionistas exitosos. Además de dirigir las épicas entregas de Avengers, escribieron su propio cómic llamado Ciudad, en el cual se basa Misión de Rescate la nueva producción de Netflix.

Dirigida por Sam Hargrave (Atómica, 2017), Misión de Rescate (Extraction) está protagonizada por Chris Hemsworth y ya es la tendencia número uno en la plataforma de entretenimiento.

Sin embargo, a continuación te doy tres razones por las cuales no deberías desperdiciar tu tiempo para ver esta película.

1- Una copia mal hecha de Hombre en Llamas

Presentada con un filtro color sepia, Misión de Rescate despliega su trama en la capital de la India, Nueva Delhi, donde el hijo de un mafioso es secuestrado y Hemsworth es contratado para rescatarlo.

Esta historia, a primer vistazo, es genérica y no tiene originalidad alguna. Y desarrollarla visualmente bajo un filtro color sepia alimenta el prejuicio cinematográfico de mostrar a ciudades de tercer mundo bajo esa propuesta.

Incluso, esto se asemeja a la película de Tony Scott Hombre en Llamas (Man on Fire, 2004), la cual también tiene esa característica visual además de que su protagonista es muy similar al de Misión de Rescate.

En la cinta de Scott, el protagonista, John Creasy, vive sin propósito alguno y sumido en la depresión. Su deseo de morir es constante y, a veces, prueba a la muerte jugando a la ruleta rusa con su pistola.

En la obra de Hargrave sucede lo mismo. El personaje de Chris Hemsworth, Tyler Rake, también juega a la ruleta rusa con su arma y tiene un trauma que lo empuja a sacrificarse para reivindicarse. Lo mismo que en Hombre en Llamas.

2- Un videojuego sin sentido

Los videojuegos de acción suelen desarrollarse en un género que se conoce como primera persona. Esto significa que la cámara se sitúa en los ojos del personaje. Lo cual aparece continuamente en la película de Netflix.

Lo anterior se entiende por la cadencia y el entretenimiento que esta técnica brinda al largometraje. De hecho, existen diferentes planos secuencia que también buscan proporcionarle un ritmo atractivo a la obra.

 

Pese a que al principio es divertido y entretenido, con el tiempo llega a ser cansado. Y no sólo ello, al carecer de significado y propósito dramático, la película también se vuelve una simple carnicería sádica de incontables muertes.

Si bien John Wick (David Leitch y Chad Stahelksi, 2014) hay un sinfin de tiros, muertes y masacres, esa cinta tiene la virtud de profundizar en el personajes interpretado por Keanu Reeves, lo que aporta empatía con el espectador.

3-Poco desarrollo de los personajes

Es por ello que la última debilidad de Misión de Rescate radica en su poco desarrollo de los personajes, enfocando todo su esfuerzo en ser una película de acción más que una buena cinta que sea recordada por los cinéfilos.

La poca empatía que existe con el protagonista y, a su vez, la débil relación que este tiene con el niño que va a rescatar terminan por hacer de Misión de Rescate un producto de entretenimiento barato y olvidable.

Además, el sacrificio de la vida de Tyler Rake por el pequeño es incoherente y no va de acuerdo con los motivos poco desarrollados de este protagonista.

También puedes leer: Crítica ‘Contagio’: los que mueven los hilos en un virus como el Covid-19