[kaltura-widget uiconfid=”38045831″ entryid=”0_a0y9891r” responsive=”true” hoveringControls=”true” width=”100%” height=”75%” /] Despreocupado, amistoso y sin poses, Mick Rock saluda a choque de puño cerrado, le tiene miedo a los apretones de manos fuertes, sobre todo por- que las cuida, ya que junto a sus ojos son sus instrumentos primigenios de trabajo, antes que agarrar la cámara y capturar las imágenes por las que es recordado.

Toma café, pasa una galleta por su boca y no le importa llenarse de migajas. Él conversa por igual de política, que de la legalización de drogas o de la primera vez que conoció a David Bowie, teniendo una memoria nítida a sus 70 años de edad.

“Había escuchado ‘Hunky Dory’ alguien me había dado una copia y en esos días él empezaba a hacer entrevistas y fotografías (…) hubo una chica que me llevó al backstage antes de un show y David (Bowie) era muy agradable y él dijo ‘ohh ¡adoro tu nombre!’ y yo le digo ‘es real, pero yo sé que el tuyo no’”, recuerda el fotógrafo en entrevista que bromeó con el cantante en su primer encuentro.


El trabajo del famoso fotógrafo se exhibirá en la Ciudad de México en el Foto Museo Cuatro Caminos que recopila las sesiones que tuvo con el cantante británico David Bowie

Rock se encuentra de paso por México para promocionar su exposición Starman, la cual llega al Foto Museo Cuatro Caminos y recopila distintas sesiones que el fotógrafo tuvo con David Bowie a lo largo de su vida, sobretodo rescatando los retratos icónicos de la era cuando el músico sacó “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars” en 1972.

“David era muy fácil de retratar ¡me encantaba! Era muy cooperativo, no solo para mí, sino con todos los fotógrafos, de otra manera no habrían salido las fotos, él era bueno con los fotógrafos (…) no intentaba controlar las sesiones, teníamos cierto tiempo y le preguntaba qué era lo que quería, me divertí, él tenía un gran sentido del humor”, rememora Rock sobre el famoso músico británico.

El Rock ¿sigue vivo?

La música actual se deforma en la fusión de ritmos y la creación de nuevas corrientes melódicas, los grupos que antes hacían rock ahora parece que se suavizan ante lo que pide la juventud: ritmos más pegajosos y menos estridentes, ¿acaso el rock está muerto? Para el fotógrafo la opinión es encontrada, pero en el fondo cree que justo se puede encontrar evolucionando al igual que el resto de la industria discográfica.

“Creo que está muerto… quizá solo esté cocinándose a fuego lento por el momento. A mí me gusta Bruno Mars, así que el rock no está muerto, porque él hace lo que sea mezclando el dance y lo otro, y él es un rocknroller, él empezó siendo el más joven en personificar a Elvis”, ejemplifica Mick Rock. También habla de cómo es que músicos como The Strats, The Yeah Yeah Yeahs, Father John Misty sostienen la escena musical del rock, aunque admite que las influencias ya llegan también con otros ritmos.

“Se tiene que compartir la línea con otros tipos de música, especialmente por supuesto la música electrónica, por ejemplo Daft Punk, son parte de esta atmósfera, como los Chemical Brothers”, argumenta en entrevista.

Sí a legalizar la marihuana

De los temas que dividen actualmente a Estados Unidos es la legalización de estupefacientes, debido a la creciente oleada de muertes debido a la crisis de opiáceos y el consumo de otras drogas duras, Rock cree que sí hay que regularizar pero solo la que proviene del cáñamo.

“No estoy hablando de la cocaína, o de speed, estoy hablando de la marihuana, que es una planta multifacética, tiene muchas aplicaciones y es estúpido mantenerla ilegal, porque no puedes controlar eso”, comenta el fotógrafo.

Ejemplifica que el gobierno podría entonces cobrar un impuesto sobre su consumo e insiste en su uso terapéutico más allá de su uso recreativo, además se pronuncia contra quienes buscan erradicarla en la Unión Americana.

“Este estúpido que tenemos de fiscal general, Jeff Sessions (…) dice que ‘hay que prohibir la marihuana en todas partes’, pues buena suerte, ojalá que lo jodan en el infierno”, arremete el artista.

Trump: “Qué desagradable hablar de él”

Si algo le retuerce a Rock es hablar del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dice todo tipo de improperios contra el magnate y se burla de la propuesta del muro que pretende construir entre los dos países de norteamérica.

“Qué desagradable tema, es una cosa tan vil tener que hablar de él, pero bueno, la gran broma es ¿dónde está el muro? Me he estado preguntando ¿cuándo va a pasar eso? La idea de este gran y gordo pedazo de mierda que está tratando de decirle a la gente de México que va a construirlo, no es de su interés, es una completa pérdida de tiempo”, exclama molesto.

“Todos en Nueva York saben que este hombre es un bocafloja de mierda, mentiroso, traicionero, que no pagará sus impuestos, él es la escoria del mundo”, concluye Mick Rock.

La última carta

Bowie era su amigo, una persona cercana a Mick Rock. Lo último que pudieron compartir fue un correo electrónico que el músico le envió en torno al libro que hicieron juntos y que salió de manera póstuma en 2016. “Estaban por sacar la edición limitada y fue la preventa más rápida de cualquier otro libro, y me escribió: ‘¿en serio? wow pues que cool Mick’ y luego firmó con DB y un par de besos, esa fue mi última comunicación”.


“David era muy fácil de retratar ¡me encantaba! Era muy cooperativo, no intentaba controlar las sesiones, me divertí, él tenía un gran sentido del humor”

Mick Rock

Fotógrafo

El retrato más íntimo

De todos los artistas que ha fotografiado, el que considera su encuadre más personal, es el que le hizo a Freddie Mercury en su casa con unas sábanas púrpuras, las cuales eran completamente nuevas. “De hecho la única vez que Prince me compró una impresión fue esta foto de Freddie en sus sábanas púrpuras, ¿qué tal eso? De otro tipo de fotos no te puedo decir y no hablo de Freddie”, dice con risa cómplice el fotógrafo.