Algunos lo han calificado de “deporte extremo”, otros lo llaman “una desgracia” y muchos más lo consideran una bendición.

Ser mujer no es fácil y serlo en México es una distinción que conlleva a la muerte, la violencia, la tristeza y el sufrimiento constante.

En este país, una fémina no se puede vestir como se le ocurrió por la mañana, tampoco puede caminar libremente y mucho menos se siente segura al usar el transporte público, al acudir a lugares por su cuenta o bien, al simplemente existir como cualquier otro ser humano.

La violencia de género, los feminicidios y el yugo misógino que se viven entre los mexicanos va mucho más allá del machismo, el feminismo y la discriminación.

El respeto hacia el ser humano (hombre, mujer, niño) es nulo en la educación básica de los mexicanos, lo cual repercute ampliamente en la percepción y la facilidad con la que se agrede o ataca a terceros.

“Les pegan porque se dejan”, “las violan porque lo provocan”, “las matan por putas”, son algunas de las declaraciones que hacen tanto hombres como mujeres cuando se enteran de un feminicidio más.

Y la culpa no es de la víctima o totalmente del agresor (o agresora, según sea el caso). La culpa es de todos.


La impunidad es una de las grandes causas de los feminicidios y la violencia de género en México

El que no respeta, el que deja que la violencia psicológica y verbal se vuelva física, el que permite la impunidad y “se la pone facilita al gobierno”, el que solo comenta en Facebook y juzga sin cesar… de absolutamente todos.

Como cualquier crimen, el feminicidio debe ser denunciado, castigado y, por supuesto prevenido.

En América Latina, de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), cada dos horas se comete un feminicidio (alrededor de 12 asesinatos contra mujeres diariamente). Y es por odio, por misoginia,  por el simple hecho de ser diferente en género.

¿Qué tiene el hecho de ser mujer que despierta tanto odio y repudio en hombres y también en otras mujeres? ¿Qué es lo que provoca que se crucen límites y se degrade la dignidad de la persona o peor aún, que se acabe con la vida de alguien solo porque la naturaleza la hizo de tal o cual manera?

Al ser humano se le respeta por igual, la violencia no debe darse entre hombres, mujeres o niños.

De acuerdo a estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la violencia de género en México es una pandemia y la población joven (aquellas que tienen entre 15 y 45 años están expuestas a ser violadas o asesinadas. Cada cuatro minutos ocurre un abuso sexual y al día hay siete feminicidios.


Una ‘minifalda’ se puede convertir en una sentencia de muerte en México

El lamentable caso de la fallecida Mara Castilla no es el único, ni el primero, ni el último. Pero sí es una alerta más que escaló mediáticamente de manera internacional y que a la mayoría le “recuerda” que en este país no se puede ni viajar en Metro, tampoco se puede andar en bicicleta y qué decir de arreglarse para verse y sentirse bien.

Una de las grandes causas por las que los feminicidios están casi a la orden del día en México es, sin duda alguna, la impunidad. A los mexicanos les vale completamente el peso de la ley y, por otro lado, son pocas las que se atreven a denunciar, por varias razones, entre las que destaca el miedo.

Como dice Patricia Olamendi, experta en derechos humanos que ha formado parte de organismos como ONU Mujeres, “los operadores, quienes encabezan los órganos de justicia, seguridad o derechos humanos, han olvidado y despreciado la legislación que tenemos y el resultado es la nula aplicación de las leyes para proteger a las mujeres”.

Y si a ello se le añade que “al día de hoy, el Estado mexicano se ha limitado a crear tipos legales e instituciones para combatir el delito, no para prevenir la violencia”, como indica Tania Reneaum, presidenta de Amnistía Internacional México.


La prevención comienza desde la primera humillación

Alerta y prevención

 No es fácil denunciar, pero ninguna está sola. Algunas de las señales que deben considerarse para la prevención de la violencia de género son:

 >> Controlan su tiempo (maridos, padres, novios o hasta amigos)

>> La pareja es celosa y muy posesiva

>> Humillación y falta de respeto

>> Evitan que la mujer salga o se relacione con amistades

>>  Se boicotea su superación personal (no las dejan trabajar o estudiar).

>> Pide cuentas y controla sus gastos

>>  Ofensas en público

>>  Le destruyen objetos de valor sentimental

>> Sufre de amenazas y agresiones

>> La obligan a tener relaciones sexuales

> No le da su lugar frente a los hijos o conocidos


“(En México) existe una cultura machista que justifica y hace prevalecer estos hechos (violencia de género, feminicidios) en impunidad”

Tania Reneaum

Presidenta de Amnistía Internacional México

7

Feminicidios ocurren al día en México

¿Por qué nos ‘odian’?

Si a esos hombres que agreden, torturan y asesinan les dio la vida una mujer, ¿por qué existe la violencia de género?

Tienen madre, hermanas, novias, esposas, amantes y aún así predomina el status quo de la dominación masculina por encima del respeto y la dignidad.

De acuerdo a la Asociación No Más Violencia de Género, “la sociedades o grupos dominados por ideas masculinas tienen mayor incidencia de agresiones a la mujer. Los mandatos culturales, y a menudo también los legales sobre los derechos y privilegios del papel del marido han legitimado históricamente un poder y dominación de éste sobre la mujer, promoviendo su dependencia económica de él y garantizando a éste el uso de la violencia y de las amenazas para controlarla”.

Por otro lado, la conducta violenta frente a la mujer se produce como patrones de conducta aprendidos y transmitidos de generación en generación. Mientras que las normas sociales se han encargado de minimizar el daño producido y justifican la violencia en el hogar (que comienza desde alzar la voz o humillar al ser querido por su apariencia).

A su vez, hay atenuantes como el alcoholismo y el modelo de conducta sexual que en ocasiones está condicionado por el papel de los géneros.

“La violencia contra las mujeres se produce en una sociedad que mantiene un sistema de relaciones de género que perpetúa la superioridad de los hombres sobre las mujeres y asigna diferentes atributos, roles y espacios en función del sexo”, señala la mencionada asociación.


“(...) demasiadas mujeres todavía soportan un alto grado de violencia, tanto en sus relaciones de pareja como fuera de ellas. Esto sucede en todas las clases sociales, religiones 
y niveles educativos (...)”

Asociación No Más Violencia de Género

Todo influye

En México, pese a que se considera un país de “matriarcado”, el machismo y el sexismo también son elementos que influyen en el desarrollo de violencia de género y los homicidios de mujeres.

En los medios, el entretenimiento, la publicidad y en los mismos hogares el sexismo y la discriminación a la mujer están presentes, aunque sean “de comedia” o con albures.

2,555

Feminicidios se cometieron en México, tan solo en 2015