¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

MEDIO AMBIENTE

Mexicanos, en peligro de extinción

Indigo Staff

Cuando se habla de especies en peligro de desaparición, normalmente se piensa en la vaquita marina o el jaguar, pero están en riesgos muchos otros ejemplares que no son tan conocidos


Jul 16, 2018
Lectura 8 min
portada post

Para muchos investigadores, el mundo está viviendo la sexta extinción masiva y el principal culpable, es el ser humano. El problema es tan grave que, de no tomarse las medidas requeridas, la civilización podría colapsar en tres o cuatro décadas, ya que las plantas y animales silvestres son la base de los servicios ambientales.

Para la doctora Esther Quintero Rivero, coordinadora de Especies Prioritarias de la Dirección General de Análisis y Prioridades de la CONABIO, todas las especies juegan un papel muy importante en el ecosistema, todas tienen un rol y dependiendo del tipo, será la consecuencia que sufrirá la humanidad.

“Por ejemplo, tenemos depredadores tope, que son los carnívoros grandes que mantienen al límite el número de carnívoros medianos y al número de herbívoros, si los perdemos, lo que va a pasar es que habrá una sobrepoblación de carnívoros medianos que van a terminar con los herbívoros y vamos a terminar sin vegetación, y además habrá problemas con la relación entre las personas y los animales, que desencadenarán conflictos sociales”, explica Quintero Rivero.

Por otro lado, hay especies que modifican el ecosistema de alguna forma para que los demás ejemplares puedan utilizarlo, se les conoce como “especies clave”, si se extingue alguna de ellas, será muy difícil que el ecosistema se mantenga sano. No importa su tamaño, un organismo siempre tiene una función muy definida.

“Los pepinos de mar son un grupo que tiene varios tipos, algunos están en peligro de extinción, se consumen mucho en la comida oriental, varios podrían pensar que son invertebrados que su vida no tiene ningún sentido, pero juegan un papel más o menos parecido al de las lombrices que remueven la tierra, que reciclan los nutrientes que hace que haya una cantidad de oxigeno importante, sin estos pepinos de mar, el suelo se compactaría y eso ocasionaría que todos los demás invertebrados no pudieran usar el suelo marino. Entonces, aunque aparentemente no veamos que son especies que se mueven mucho o que pensaríamos que no son importantes, sin ellas no habría un ecosistema sano”, señala la investigadora.

En México no es la excepción, debido a la gran biodiversidad que se encuentra en el país, las responsabilidades son mayores, pero desgraciadamente no se sabe con certeza cuál es el estatus de todas las especies. Normalmente se escucha hablar de casos como el de la vaquita marina, el jaguar y el águila real, pero también están en riesgos muchos otros que no son tan conocidos, pero no por eso son menos importantes. Por ejemplo, el agave victoriae-reginae, el pez cachorrito del desierto, el ave Paiño de Leach, la tortuga Laúd o las plantas Dalbergias.

“Son especies de las que no oímos mucho porque normalmente nos preocupamos por mamíferos grandes que son muy atractivos, pero hay muchas más que están en peligro de extinción de una manera inminente”, comenta Quintero Rivero.

El mundo está viviendo la sexta extinción masiva y el principal culpable es el ser humano. El problema es tan grave que la civilización podría colapsar en tres o cuatro décadas

En general, la extinción de un animal se da por la pérdida del hábitat, por la sobre explotación y por la introducción de especies exóticas, además del cambio climático.

Una lista que ayuda

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) es el organismo encargado de realizar la lista de especies en peligro de extinción, mientras que la CONABIO los acompaña durante el proceso, los ayuda con todos los aspectos técnicos al momento de elaborar el documento final.

Esa lista parte de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 que tiene por objeto identificar las poblaciones de flora y fauna silvestres en riesgo, mediante la integración de las listas correspondientes, así como establecer los criterios de inclusión, exclusión o cambio de categoria para ellas, a través de un método de evaluación y de observación.

“La lista está formada por 2 mil 606 especies, está a punto de salir una nueva actualización, además existe otra dedicada a especies prioritarias que contempla 373, como no se pueden atender a las más de 2 mil, las prioritarias son las que requieren atención porque son como ‘sombrillas’. Cuando nos abocamos en su protección en realidad estamos haciendo una sombrilla de conservación para muchas otras”, señala Quintero.

El objetivo de la lista prioritaria es derramar los beneficios de la conservación sobre muchas otras especies y además involucrar a las comunidades que están alrededor de ellas para que apliquen y se apropien de estas acciones de conservación.

“Una de las cosas más importantes que hacen las comunidades son las acciones de monitoreo, en las que se involucran para ver cuál es el estado de las poblaciones a largo plazo. Tenemos ejemplos muy relevantes, como con el tapir centroamericano que también es un mamífero en peligro de extinción; las comunidades en Oaxaca se han apropiado de este monitoreo, los pobladores conocen muy bien el lugar, conocen dónde está el tapir normalmente y son ellos los que llevan el programa de monitoreo. En el momento que la comunidad se apropia de las acciones, comienzan los resultados”, afirma.

La nueva actualización de la lista sumará especies, pero más allá del número, la experta asegura que el verdadero problema recae en la falta de investigación para saber realmente cómo están las mexicanas. Las condiciones sociales, lo complejo del terreno y la cantidad de poblaciones hacen que se requieran más manos y recursos.

“Estas listas, aunque son un buen comienzo y son un esfuerzo titánico, no reflejan de manera completa la realidad del país, falta apoyo y dinero para investigación”, finaliza la doctora Esther Quintero Rivero, coordinadora de Especies Prioritarias de la CONABIO.

Ellas también están en peligro

Pez cachorrito del desierto

Es una de las especies endémicas de Cyprinodon, de México, considerada en peligro de extinción. Los principales agentes que impactan actual y potencialmente la permanencia de sus poblaciones son la progresiva destrucción y modificación de los hábitats naturales por prácticas de manejo del agua, la introducción de ejemplares exóticos y la construcción de presas

Tapir centroamericano

Principalmente la destrucción y fragmentación de su hábitat debido a la deforestación, la ganadería, agricultura y extracción ilegal de madera, están acabando con este animal

Agave victoriae-reginae

Es un agave muy bonito que solamente nace en algunas regiones de Nuevo León, Coahuila y Durango. Como es muy atractivo, es uno de los más comercializados a muy altos precios.

Es muy depredado porque no se reproduce en cautiverio, sino que se tiene que sacar del medio silvestre y esto hace que su población esté disminuyendo.

Axolote

Es endémica de la Ciudad de México, actualmente sólo se encuentra en los canales de Xochimilco, aunque anteriormente también estaba en cuerpos de agua de Chalco y de lugares cercanos. Los últimos conteos son alarmantes, más de 90 por ciento de su población ha desaparecido.

Plantas Dalbergias

También se les conoce como palo de rosa y son consideradas como madera preciosa que se usa para hacer guitarras o marimbas. Son especies de lento crecimiento, tropicales y muy bonitas en tonos rojos y morados. En México nunca se hizo un uso sustentable y en los últimos años el comercio ilegal está acabándolas.

Tortuga laúd

Es la tortuga marina más grande del mundo, llega a medir más de un metro y alcanza profundidades considerables. Es muy sensible a los cambios de temperatura, ya que son importantes para su reproducción. Está en riesgo porque sus huevos son muy depredados, además son capturadas mucho incidentalmente por la pesca y como su alimentación se base en medusas, suelen comer desperdicios de plásticos porque los confunden y eso causa su muerte.

Paiño de Leach

Es una especie que sólo se reproduce en las islas de Guadalupe y Socorro. Es migratoria, se va hacia el Este del pacífico, pero los animales introducidos, especialmente los gatos y las ratas, en las islas están terminando con las poblaciones porque anidan en el piso y los mamíferos se comen sus huevos.


Notas relacionadas

Sep 20, 2019
Lectura 2 min

Sep 12, 2019
Lectura 6 min

Sep 5, 2019
Lectura 5 min

MEDIO AMBIENTE

El Bajío ¿protegido de la amenaza urbana?

Jonathan Ávila


Sep 5, 2019 Lectura 5 min

Ago 27, 2019
Lectura 4 min

Comentarios