“Una lengua es un hecho genético, neuronal y complejo, con millones de sinapsis en cualquier acto de habla. Eso permite los universales lingüísticos, pero una lengua también es un conjunto de tradiciones, un sistema adaptativo sociocultural donde están los memes y las imitaciones, queremos ser aceptados por el grupo”, afirmó la lingüista Concepción Company Company al impartir la conferencia De genes a memes. Determinismo y azar en los cambios lingüísticos.

La sesión, transmitida por las plataformas digitales de El Colegio Nacional, formó parte del ciclo El azar y la necesidad: 50 años después, dedicado al ensayo del biólogo francés Jacques L. Monod.

La lingüista comentó que la lengua es la base para ser seres históricos, esto significa que las personas transmiten experiencias de padres a hijos, de abuelos a nietos o de amigos a amigos, esa es una herencia de rutinas, tradiciones y hábitos lingüísticos.

“Necesitamos vivir, funcionar y comunicarnos en grupo. La lengua es una sutil herramienta identitaria que refleja la visión del mundo de un pueblo y es también un asunto de dime cómo hablas y te diré quién eres, o sea con la lengua marcamos socialmente al otro y nos identificamos”, relató.

Company informó que la parte cultural de una lengua está relacionada con el tipo de metáforas del cuerpo, y que las lenguas pueden usar la cabeza, el corazón o las entrañas como centro cultural. Los romanos usaban la cabeza, por ejemplo, de ahí adverbios como audazmente, largamente, concretamente, en los que interviene la palabra mente. En el mixteco usan las entrañas, si un mixteco se quiere suicidar se va a cortar las tripas.

En palabras de la especialista, todos los seres humanos usan las experiencias auditivas, cognitivas y visuales para crear metáforas, eso es parte de su capacidad deíctica y egocéntrica.


“Somos seres biológicos, pero tenemos un corsé de memes y de cultura. En realidad, la lengua es una pelea de genes contra memes. Los memes matan a los genes en los procesos de cambio lingüístico”

Concepción Company Company

Lingüista

De acuerdo con la especialista, la presencia de Jacques L. Monod en la lingüística se puede entender a partir de dos planteamientos, el primero propone que el cambio lingüístico es predecible, porque tiene como fin lograr sistemas más equilibrados, más económicos y menos ambiguos.

“La segunda postura plantea que no es predecible cómo va a cambiar una lengua, porque hay muchísima mediación social, cultural, migratoria, demográfica y de redes sociales de una comunidad, que pueden determinar que la balanza de un cambio se vaya por un lado o por el otro, entonces es una pelea de genes y memes”, compartió.

Por último, agregó que hay cambios lingüísticos que son totalmente naturales, pero no prosperan porque los individuos son seres en sociedad. Incluso, los mismos hechos lingüísticos tienen valoraciones distintas que dependen de la comunidad, y si la comunidad tiene aspiraciones a mejor vida, les obligará a hablar mejor.

“En la historia de las lenguas hay muchísimos cambios que sí siguen tendencias de determinación, crean mejores sistemas, más económicos y más equilibrados, pero en muchísimos cambios entra un componente de causalidad, de azar, de cultura que no pueden preverse en cómo van a terminar, porque una sociedad puede cambiar si cambian los hechos políticos, sociales y culturales, y al cabo de una sedimentación de tres o cuatro generaciones puede tomar otro camino el cambio lingüístico.”

También puedes leer: La vida es un meme, Bellos Memes del INBM