¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
Nacional

Salud

Médico le rinde honor a su nombre

Indigo Staff

El cirujano que le dio su nombre al simple pero dramático procedimiento utilizado para rescatar a las víctimas de asfixias le salvó la vida a una persona con la Maniobra Heimlich por primera vez en su vida, a los 96 años.

Según The Guardian, se dice que la técnica del doctor Henry Heimlich para desalojar alimentos u objetos atrapados en las gargantas de la gente ha salvado miles de vidas alrededor del mundo desde que éste la inventó, en 1974. Sin embargo, el propio médico nunca había tenido que utilizarla él mismo en una situación de emergencia.


May 31, 2016
Lectura 2 min

El cirujano que le dio su nombre al simple pero dramático procedimiento utilizado para rescatar a las víctimas de asfixias le salvó la vida a una persona con la Maniobra Heimlich por primera vez en su vida, a los 96 años.

Según The Guardian, se dice que la técnica del doctor Henry Heimlich para desalojar alimentos u objetos atrapados en las gargantas de la gente ha salvado miles de vidas alrededor del mundo desde que éste la inventó, en 1974. Sin embargo, el propio médico nunca había tenido que utilizarla él mismo en una situación de emergencia.

Sin embargo, el pasado 23 de mayo el cirujano retirado se encontró con una residente de su casa de retiro en Cincinnati, quien se estaba asfixiando en el comedor.

Sin dudar, recuenta el diario británico, Heimlich se puso detrás de ella y administró varios bombeos hacia arriba con su puño bajo el pecho de la mujer hasta que el pedazo de carne con el cual se estaba asfixiando salió volando de su boca.

“Fue muy gratificante”, le dijo Heimlich al periódico.

“Ese momento fue muy importante para mí. Yo sabía sobre todas las vidas que mi maniobra ha salvado a lo largo de los años y he hecho demostraciones muchas veces, pero aquí, por primera vez, estaba alguien sentado a lado de mí que estaba a punto de morir”, contó.

Dijo que la mujer nunca perdió la consciencia, pero que tras volver a respirar estaba tan impresionada que no podía hablar.

“Yo, en cambio, solo me senté ahí sonriendo tanto como pude”, dijo el cirujano.


Notas relacionadas

Jun 4, 2020
Lectura 3 min

Jun 4, 2020
Lectura 2 min

Jun 4, 2020
Lectura 2 min

Comentarios