Matthew Wayne Sheppard nació el primero de diciembre de 1976 en Casper, Wyoming. Estudió en su pueblo natal hasta su penúltimo año de bachillerato. Sus padres, Judy y Dennis Shepard, se mudaron a Dhahran, en Arabia Saudita, debido al trabajo de Dennis. Mientras tanto, Matthew estudió hasta su graduación en la American School en Suiza.

Al acabar la preparatoria, ingresó a las universidades de Catawba y Casper College, donde estudió Ciencias Políticas. El 7 de octubre de 1998, Aaron McKinney y Russell Henderson ofrecieron llevar a Shepard a su casa, fue entonces cuando manejaron hacia una carretera abandonada, en donde los dos hombres golpearon, asaltaron, y abusaron de Matthew para después dejarlo atado en una cerca.

Después de haber estado 18 horas inconsciente, un ciclista descubrió el cuerpo ensangrentado del joven estudiante. Reggie Fluffy, quien fue la primera policía en llegar a la escena, atendió a Matthew para intentar liberar sus vías respiratorias, debido al desgaste de sus guantes, la oficial lo hizo sin ninguna protección.

Al día siguiente, fue informada sobre el resultado positivo de VIH en la sangre de Shepard, enfermedad que contrajo cuando fue abusado sexualmente por sus compañeros de preparatoria durante un viaje escolar.

Debido a la fractura craneal y trauma del tronco encefálico, Matthew nunca recuperó la consciencia y falleció a causa de un paro cardiaco el 12 de octubre. Durante su funeral, miembros de la Iglesia Baptista de Westboro se presentaron afuera de la misa con carteles que decían: “Matt en el Infierno” y “Dios odia a los Maricones”.

Henderson y McKinney fueron arrestados y acusados, inicialmente, de intento de asesinato, asalto, y secuestro. Sin embargo, después de la muerte de Matthew, los cargos fueron cambiados a asesinato en primer grado, lo cual significó que ambos podían ser sentenciados a muerte.

Durante su juicio, los hombres trataron de argumentar que planeaban asaltar a Shepard, pero no asesinarlo, no obstante, las novias de los acusados confesaron a las autoridades que ambos hombres odiaban a los homosexuales. Finalmente, los acusados fueron condenados a dos cadenas perpetuas y actualmente cumplen su sentencia en prisión.

El legado de Matthew Shepard

Durante los años después de la muerte de su hijo, Dennis y Judy crearon The Matthew Shepard Foundation, la cual ofrece programas sin fines de lucro para crear conciencia respecto a la violencia y promover la dignidad humana en escuelas y compañías.

Además, la fundación ha hecho alianzas con otras organizaciones para donar cada año becas de 10 mil dólares o más a estudiantes que demuestren talento, vocación por la escuela y compromiso con la protección de los derechos LGBT.

Finalmente, en 2009, bajo la presidencia de Barack Obama, el congreso estadounidense aprobó la reforma The Matthew Shepard Act, la cual, incluye y reconoce crímenes motivados por orientación sexual, de género, raza y/o discapacidad.

Michele Josue, quien era la mejor amiga de Matthew durante su infancia, hizo un documental en donde relata la vida de su querido amigo. Actualmente, Matthew forma parte de un interminable grupo de personas quienes no pueden contar su historia de abusos por sí mismos, por eso deben ser narradas en su honor.

También puedes leer: Se incrementan crímenes de odio en México durante los últimos cinco años