Luchan por la voluntad de ‘El Indio’ Fernández

Aunque la casa de “El Indio” Fernández tiene valor artístico, en los últimos ocho años ha sido ‘secuestrada’ por dos mujeres, quienes le han dado un uso comercial. En entrevista, Citlalli Fernández, nieta del actor, explica sobre el estado de la casa y cómo procederá su familia para volver a darle el uso cultural que deseaba su abuelo

Aunque la casa de “El Indio” Fernández tiene valor artístico, en los últimos ocho años ha sido ‘secuestrada’ por dos mujeres

Aunque la casa de “El Indio” Fernández tiene valor artístico, en los últimos ocho años ha sido ‘secuestrada’ por dos mujeres

Comparte esta nota

Al sur de la Ciudad de México, en el barrio de Santa Catarina, Coyoacán, se ubica la Casa-Fortaleza de Emilio “El Indio” Fernández, aquella que, en 1946, fuera construida bajo indicaciones del actor del Cine de Oro Mexicano por el arquitecto Manuel Parra. En este espacio habitacional, “El Indio” recibió a colegas y amigos del gremio artístico, como Agustín Lara y María Félix.

Sin embargo, aquel esplendor que alguna vez gozó ha sido apagado, pues desde hace ocho años el inmueble fue tomado por Ana María y Teresa Valdez Ramírez, quienes la alquilan para eventos privados y sociales, fiestas, bodas y grabaciones de videos, a pesar de ser considerada, desde 2014, por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) “con valor artístico y arquitectónico”, por lo que no tienen permiso de uso de suelo para cualquier actividad mercantil.

“La casa está secuestrada por dos mujeres que hacen uso comercial de la casa de mi abuelo. Al inmueble de valor artístico con el número de cédula 0985C0448, no se le puede dar otro uso que no sea cultural. Ellas están haciendo un uso ilegal de todo el acervo”, declara la nieta del actor, Citlalli Fernández.

En entrevista exclusiva con Reporte Índigo, la nieta de Emilio Fernández declara que al fallecer su tía Adela, quien se había quedado a cargo de la casa, ella y su mamá, Xóchitl Fernández de Valois, se fueron a vivir en 2014 a Yucatán por problemas de salud.

El inmueble quedó bajo la protección de Emilio Quetzalcóatl Fernández, hijo de Adela Fernández; no obstante, Ana María y Teresa Valdez tomaron la casa.

“Estas mujeres eran cocineras que mi tía contrataba para eventos. Han abusado de la confianza de la gente y de la vulnerabilidad de mi primo, es una persona neurodivergente con problemas de adicciones, de alcoholismo y droga, estoy segura que lo usan e impulsan en sus adicciones”, indica.

De acuerdo con Citlalli, su primo está en calidad de “bulto” debido a su adicción, incluso, conocidos le han contado que lo tienen encerrado en su cuarto sin darle voz ni voto sobre las decisiones de la casa. Además, asegura que de las ganancias que han obtenido por el alquiler, no le dan ni el 10 por ciento de lo que le corresponde.

“Una de ellas se quería casar con Emilio, pero como está enfermo del hígado, yo creo que dijo ‘ya mero se muere, me caso con él y a ver si me quedo con todo’; obviamente abortó la misión, supo que mi primo no tiene la adjudicación de la propiedad”, comparte.

Citlalli cuenta que, hasta donde ella sabe, la casa sigue al nombre de su abuelo; por lo que ambas mujeres no tienen ninguna facultad legal para hacer uso de la fortaleza.

Tanto Xóchitl Fernández de Valois, Citlalli e, incluso, su hija, serían los eslabones sucesorios para decidir sobre la Casa-Fortaleza; pero hasta el momento no han podido hacer la adjudicación, pues desde que murió Adela, su tía, no se ha pagado el predial ni el agua.

“Necesitamos rescatar el patrimonio de mi abuelo. Estas mujeres siempre han tenido planes turbios con la casa, lo han venido planeando desde el 2014 y como mi mamá está viejita, la quisieron pasar por muerta”, explica.

“Si conocen la historia de mi abuelo saben que su fortaleza fue lo que más apreció, y todo lo que trabajó en ella; no era una persona muy ostentosa e interesada, su único sueño era su casa”
Citlalli FernándezNieta de “El Indio” Fernández

Las pésimas condiciones de la casa de “El Indio” Fernández

Una de las principales cosas que más le preocupan a Citlalli es que no sabe cómo Ana María y Teresa Valdez estén cobrando y rentando la casa, así como el destino del dinero, pues, además de que no se le ha dado mantenimiento al inmueble, se alquila para producciones de películas y series internacionales como La partitura secreta: el enigma del plomo, de Disney+, María Félix: La Doña, de Televisa/ Univisión. Incluso para eventos privados de Netflix.

“¿Cómo están firmando contratos para estar rentando de una forma comercial? Eso es completamente indebido y cómo la alcaldía permite que se esté lucrando con este patrimonio. Quiero saber y pido apoyo a las autoridades bajo qué facultad están cobrando.

“Supe que se la rentaron a Netflix por 100 mil pesos por día. ¿Dónde está el dinero? Porque la casa está en pésimas condiciones. Hasta quieren hacer una cafetería, ¿después querrán hacer un antro? Me preocupa, da coraje que la casa esté en esas condiciones”, cuenta.

Fuentes cercanas a Citlalli Fernández le cuentan que no se le ha dado mantenimiento a la fortaleza, “se está cayendo a pedazos”, debido a la humedad y las vigas se están dañando.

Asimismo, le preocupa el acervo que su abuelo tenía en casa, el cual desconoce, pues está inventariado por la Cineteca Nacional. Documentos, cintas, cuadros y reliquias familiares, todo quedó en archivos que su tía Alicia dejó en el inmueble, por lo que, podría aventurarse a asegurar que las mujeres que se encuentran en la casa lo hayan profanado.

“Gente cercana me dice que el acervo está arrumbado, quién sabe si las cosas están cómo tienen que estar. Pido apoyo de las autoridades correspondientes para ver el inventario y el acervo de mi abuelo y ver que no falte nada, porque la casa es un cochinero, hay hasta heces de perro, es una situación lamentable”, indica.

Por ahora, Citlalli Fernández se ha acercado con abogados para ver qué prosigue, ha mandado correos a las autoridades y a la alcaldía de Coyoacán para exigir respuestas sobre el uso comercial de la casona. Le preocupan lo prolongados que puedan ser los trámites para que, tanto su madre como ella, puedan darle el uso cultural que indica la ley.

“Primero quiero que detengan el uso comercial; también qué va a pasar con estas mujeres y el abuso a mi primo. Vamos a proceder legalmente, porque, finalmente, tienen que dar cuentas por cada cosa que hicieron, tiene que haber una auditoría.

“Me atrevería a decirte, con cierto desconocimiento en estas cosas, porque apenas estoy viendo con los abogados, que trasciende a un tema penal; hay un tema civil por el inmueble, pero lo que ellas están haciendo con documentación que jurídicamente no tiene sustento es penal. No me interesa estar cortando cabezas a diestra y siniestra, lo que me interesa es que el mandato de mi abuelo esté en orden y que no estén ahí las personas que no tienen que estar”, puntualiza.

Sin la categoría como Monumento Artístico

La casa es considerada por el INBAL “con valor artístico y arquitectónico”; sin embargo, Citlalli desconoce por qué la fortaleza no tiene la declaratoria como Monumento Artístico al igual que la Casa Habitación del arquitecto Luis Barragán y el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo.

“También tengo esa duda, lo estoy investigando. Cuando mi tía hizo todos estos trámites no sé qué falló ni qué pasó, porque desde el 2013 la casa tendría que haber sido declarada como Monumento Artístico. La casa de mi abuelo cumple con todos los requisitos, pero esa es una de las grandes interrogantes”, declara.

Te puede interesar: Patrimonio de los Médanos de Samalayuca en riesgo

Salir de la versión móvil