Del mundo del narcotráfico son muy conocidos sus campos de amapola, el “cocinar” de las metanfetaminas o los paseos entre sembradíos de marihuana, por lo que Eduardo Giralt Brun y Emmanuel Massú buscaban ir más allá y reflejar lo que sucede en la vida privada de quienes se dedican a esta actividad, así nació la idea de Los plebes, documental que muestra la cotidianeidad de los sicarios en el noroeste de México.

El nivel de intimidad es claro, de acuerdo con Giralt, ya que se obtuvieron 50 horas de grabación con un acceso inédito. El realizador, quien es venezolano, asegura que, incluso, fue confrontado por uno de los sicarios al grabar, situación que se aprecia en la película que tuvo una coproducción con Vice.


Nosotros simplemente le comunicamos a los morros ‘oye, queremos hacer una película de ustedes y su tiempo libre, queremos humanizarlos, o sea, que se vea que no son unos asesinos seriales y pues comuníquenle a su patrón que no queremos grabar nada de su trabajo’

Eduardo Giralt Brun

Director

Quienes están en las primeras filas del narco tienen una vida dura, lejana a la opulencia, ya que apenas subsisten con lo básico y en viviendas que se encuentran revueltas de pies a cabeza; además de sus armas, la única pertenencia de valor es su teléfono inteligente, al cual están prendados todo el día para ver sus redes sociales, esto es parte de lo que muestra Los plebes.

“Cuando vi Tierra de cárteles (2015) hay una escena donde los autodefensas están por levantar a un caballero templario, y llegan a lo que parece un cuarto de motel, le revientan la puerta y está el tipo en su cama, en bóxers, jugando FIFA, y yo lo único que pienso es ‘me hubiera encantado grabar antes de que llegaran por él’, ver al tipo jugando FIFA o hablando por WhatsApp”, agrega el codirector.

Parte del material que grabaron Giralt y Massú es alternado con imágenes que los mismos narcos han subido a sus redes sociales, disparando, mostrando sus armas o simplemente paseando con armas largas, todo grabado en formato vertical. Había ocasiones en los que preferían que los matones se grabaran solos sin la intervención de ellos como realizadores.

Los plebes tuvo su presentación internacional en la Berlinale y ahora llega a México en el Festival Internacional de Cine de la UNAM, donde compite en la selección “Ahora México”, que podrá ser vista en Cinépolis Klic.

El narcoturismo en auge

Los directores afirman que no pagaron por tener acceso para grabar a los miembros del narcotráfico, situación que dicen que sí ocurre con otras producciones, sobre todo con las que vienen del extranjero y buscan resaltar solo lo obvio de Sinaloa, como la cosecha de la droga o los convoys con armas largas, entre otras peculiaridades.

“Vas a Sinaloa y está lleno de gringos grabando, desde youtubers wannabies, hasta profesionales de CNN, están todos ahí. De que se puede ir a grabar, se puede, pero todos graban lo mismo, eso de cierta manera es lo más obvio, nadie había grabado lo íntimo”, comparte.

Más allá de no querer pagarles a quienes aparecieron a cuadro, los realizadores comentan que no tenían presupuesto para hacerlo y critican a periodistas, videografos y demás profesionales, quienes han malacostumbrado a los sicarios a recibir una paga por su participación.

“Nosotros no pagamos para que nos permitieran entrar ahí, eso ha pasado mucho ahora con este nuevo tipo de periodismo, así documentaloso, estos reportajes cortos que ya no es tanto la figura del periodista que pasa un tiempo trabajando la fuente, ahora simplemente llegan a un lugar y buscan a un intermediario”, expresa Giralt.


Los directores afirman que no pagaron por tener acceso para grabar a los miembros del narcotráfico

El estigma del celular, un reto para Los Plebes

Los plebes es un documental al que le ha costado conseguir un lugar dentro de los festivales de cine, ya que al haberse grabado con dos iphones, los directores observan que su ventana de exhibición se ha perjudicado, por cómo es que este formato todavía no es aceptado de manera profesional.

“A la película sí se le han cerrado muchas puertas porque fue grabada con celular, porque la foto no es bonita (…) Estoy seguro de que si nuestra peli la hubiéramos fotografiado con una buena cámara hubiéramos tenido otro recibimiento”, opina Eduardo Giralt Brun.

El que ahora se utilicen teléfonos con cámaras o que prácticamente cualquier dispositivo móvil tenga el recurso para grabar video, ha traído una oportunidad única para quienes quieran emprender en el campo audiovisual, pero Giralt ve que también esto ha hecho más dura la crítica del séptimo arte.

“Sí es cierto que la democratización de la tecnología ha permitido que Emmanuel y yo podamos hacer una película con dos celulares, pero al mismo tiempo siento que ha aburguesado un poco a la crítica, a los programadores (de festivales) y a la audiencia, porque ahora hasta las telenovelas están bien fotografiadas”, subraya.

Infórmate

Checa la programación de FICUNAM : https://ficunam.unam.mx/pelicula/los-plebes/

También puedes leer:En busca de más mujeres para la FICUNAM