¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
doPlay

Marionetas

Los Monomanos, tributo a 31 minutos

Luz Rangel

Isaac Meza cuenta con la autorización de Álvaro Díaz, intérprete de Juan Carlos Bodoque, para utilizar la imagen de la serie infantil; con sus marionetas, el artista mexicano sale a las calles a brindar apoyo y acerca a los personajes con los niños que no pueden pagar el boleto de un teatro


Oct 26, 2018

Monos que se mueven con las manos, monos que son como humanos. Así describe Isaac Meza, de 21 años, a Los Monomanos, la compañía de títeres que fundó hace ocho años y que cuenta con la autorización para rendir homenaje a 31 minutos.

En entrevista con Reporte Índigo, el también presidente del club de fans platica que el jueves 7 de diciembre del 2017, después del show Calurosa Navidad, en los camerinos del Teatro Metropólitan, solicitó a Álvaro Díaz, intérprete de Juan Carlos Bodoque, el permiso para poder utilizar la imagen de la serie infantil que simula un noticiero.

“Desde que hice con títeres el video de Thriller, de Michael Jackson, busqué a los meros meros de 31 minutos y les mostré mi proyecto. Álvaro me respondió y hasta le tomé captura al mensaje y lo tengo pegado en la pared de mi cuarto”

- Isaac Meza

Artista

En 2016 Isaac dio vida con tela y agujas a todos los personajes, escribió y filmó un capítulo que subió a YouTube y que después fue compartido desde la página oficial de 31 minutos.

“Ese año vinieron, hicieron un concurso para ganar boletos y como no gané les mandé un segundo mensaje. Álvaro me dijo ‘pásame tu nombre’ y me regaló dos boletos hasta adelante. Todavía los guardo como recuerdo”, confiesa.

En el Tremendo Tulio Tour, Isaac Meza conoció al elenco en persona y asegura que le contagió su suerte en el trabajo de titiritero.

“Les mandé un mensaje desde agosto para que me dieran un autógrafo en noviembre que iban a venir y cuando acabó el concierto entré al camerino. Se me iba el aire, todos me saludaron y me abrazaron, me tomé una foto con ellos, me prestaron a los títeres originales y ahí vi cómo se hacen”, platica.

Desde entonces, empezaron a contactarlo para escenificar el tributo a 31 minutos en fiestas infantiles. Luego vino su presentación en el Museo del Juguete, en el balcón del Museo de El Estanquillo y en Xochimilco.

“Apoyamos al proyecto Xochimilkids, hice a Lupita, este títere que es un ajolote, y hubo mucha gente. Incluso fuimos al Senado de la República”, dice sobre la iniciativa.

Isaac recuerda varias anécdotas de sus paseos con Juan Carlos Bodoque por museos, el corredor de Madero y el metro.

“Al Museo de Antropología llevé a Bodoque y la gente se acercaba y se tomaba fotos, incluso una chica me dio dinero, pero yo no estaba cobrando. Fueron como 100 fotos y desde ahí decidí que si le gusta a la gente, esto voy a hacer por ella”, menciona.

El joven quiere que su proyecto llegue a quien no puede pagar un boleto en el Teatro Metropólitan.

“Cuando vinieron el año pasado yo ya le había mandado una carpeta a Álvaro con todo lo que había hecho, le dije que esto tenía mucho alcance y que quería preguntarle personalmente si tenía algún inconveniente. Me dijo que no había problema siempre y cuando lo siguiera manejando como un tributo sin hacerme pasar por el show original”, aclara.

De sus caminatas por la ciudad surgen imágenes y videos que se han hecho virales, pues también es el administrador de las páginas Los Monomanos y 31 Minutos-Club de Fans Oficial y se autodenominó presidente del club de fans.

“A ellos nunca los vas a ver en la calle con un títere para que la gente se tome una foto y eso es lo que hago yo; la gente se sintió respaldada cuando vio las fotos porque estuve de voluntario en el temblor o por la marcha de CU”, argumenta.

Originalidad monomana

El 14 de julio de 2010, en Naucalpan de Juárez, Estado de México, Isaac Meza empezó en su propia casa la confección de personajes y ya ha elaborado a mano más de 200.

“Estaba en el cuarto de los tiliches, aquí en mi casa, que ahora es mi habitación, había una bolsa con telas y se me ocurrió hacer una Rana René, fue el primero de mis títeres. No tenía pensado hacer más, pero había tela suficiente y en la escuela me pidieron una exposición de Venustiano Carranza y lo confeccioné y como fui el mejor, lo presenté en otros salones”, dice.

Isaac aprovechó la época de Día de Muertos para explotar su creatividad y grabar videos musicales con títeres. En ese entonces contaba con la ayuda de Daniel, su hermano menor, quien ahora tiene 13 años, y de compañeros de la escuela, a quienes les subían puntos por colaborar con él.

“En el bachilleres un maestro me pidió una exposición y la representación del cuento Juan Martínez y los muertos. Yo apostaba por algo más grande e hice todo el video de Thriller, de Michael Jackson, con títeres, lo fui a grabar al panteón”, asegura.

Las presentaciones no se hicieron esperar, lo que ocasionó que en el último semestre de la prepa Isaac le prestara más atención a “los monos”. El equipo de titiriteros creció, se integraron sus vecinos y amigos, incluso personas que no conocía y pedían la oportunidad para participar.

“En 2014 quería irme más a lo grande y el mismo presidente municipal de Naulcapan me prestó el Teatro Bicentenario. En ese show metí personajes como Celia Cruz, Luciano Pavarotti, John Lenon, Rigo Tovar, Johnny Laboriel, Fredy Mercuruy”, expresa.

Con esta presentación de Los Monomanos, la familia Meza se convenció del talento de su hijo y aceptó que dejara la escuela para dedicarse a lo que ahora es su fuente de empleo por los shows en vivo y la venta de títeres.

“Mi familia no estaba muy convencida pero esto fue tomando forma y mis papás se dieron cuenta de lo que me gustaba hacer cuando fue la obra de teatro grande. Me dijeron ‘¡cómo es que tú produjiste, dirigiste, hiciste y hasta cantaste!’”, recuerda.

Sus creaciones comprenden a Lulú y Jerry, inspirados en sus amigos; su versión de El Dinosaurio Anacleto; el personaje de Natasha, para un video grabado con Girls go ska; payasos para escenificar Un gran circo, de La Maldita Vecindad, un oso panda para la puesta en escena de La cumbia del chinito, con Super Grupo Columbia y calaveras para acompañar Suena mi esqueleto, de Las víctimas del doctor cerebro, entre otros.

“Cada año voy haciendo los que se me ocurren, los que me gustaría poner en un show o en una canción, así es como van fluyendo los personajes. Reviso qué tela tengo y qué puedo hacer y también ocupo prendas que ya no me quedan, ropa usada o ropa nueva. Pero no me gusta vender mis propios personajes, es como si vendiera a un hijo”, explica.

Sus ideas también se derivan de las canciones que le gustan, por ejemplo, de Mon Laferte, o del tributo que rinde a artistas.

“Mientras estaba haciendo a Pavarotti, escuchaba sólo su música, vi sus videos para ver cómo se vestía y así con Celia Cruz, con Juan Gabriel. Para nuestro show no hablamos en vivo, grabamos el audio pero la boca tiene que estar sincronizada con lo que se escucha, cada que abres la boca es una sílaba”, revela.

Plaza Sésamo y Los Muppets han influido en sus creaciones, pero asegura que tiene un agradecimiento especial a Juan Carlos Bodoque.

“Mi máxima inspiración es 31 minutos. Yo quiero estar al nivel de sus conciertos en vivo, ya los he hecho pero nada que ver con su nivel de producción. Me gusta mucho estar escuchando su música, me sé todas sus canciones, son mis ídolos”

- Isaac Meza

Artista

Comentarios