Las letras de Edgar Allan Poe, aquellas que en poemas y novelas hablan de lúgubres noches en las que se vuelven realidad las peores pesadillas del ser humano, son resguardadas y honradas en un espacio ubicado en el Centro Histórico de Querétaro.

Se trata de la librería El Cuervo de Poe, sitio que, además de contar con la literatura del padre del cuento de terror psicológico, alberga libros nuevos y de segunda mano de las y los grandes maestros del género de horror como Mary Shelly, Anne Rice, Franz Kafka, H.P Lovecraft, Bram Stoker y Stephen King.

Julio Márquez, librero de viejo con 10 años de experiencia realizando proyectos literarios, logró hacer realidad este sitio contra todo pronóstico negativo, además lo hizo en medio de una pandemia.

“Fue una decisión alocada, pero ya tengo experiencia abriendo librerías, cerrando también. Durante la pandemia tuvimos la oportunidad de rentar espacios más económicos, o que eran difíciles de acceder. Vimos este que estaba en una esquina, no es muy grande, aunque se puede optimizar mucho porque tiene un tapanco, el cual se utiliza para sala de lectura”, comparte


El Cuervo de Poe también promueve eventos, presentaciones de libros, venta de accesorios, círculos de lectura, así como una alianza con una asociación de adopción de gatos que consiste en intercambiar alimento para gatos por un libro

La apuesta por la virtualidad

El Cuervo de Poe abrió sus puertas en agosto de 2020 con la esperanza de que, para diciembre, pudiesen operar de manera normal. Sin embargo, al ver que el panorama empeoraba y se mantenía el horario restringido para operar, Julio, junto con sus socios, decidieron llevar la librería a las plataformas digitales, ofreciendo sus títulos a través de cliq.mx

Fue una apuesta que, hasta la fecha, les ha servido para darse a conocer, mantenerse a flote y aprovechar la oportunidad de encontrar a más lectores voraces de la literatura de terror y ciencia ficción.

“Las ventas sí bajaron bastante, a finales de marzo y principios de abril cerramos por disposición del gobierno estatal y municipal, tuvimos que vender a puertas cerradas, pero pudimos llegar a todo México. Fue cuestión de aguantar, ser creativos y de recortar gastos”, detalla.

Durante el mes de junio comenzaron a recuperarse casi un 70 por ciento en comparación con las ventas que tuvieron en 2019 en sus otros proyectos literarios. Ahora, agrega, van conforme al cambio de escenarios, tanto federales como municipales, que surgen a partir del semáforo de pandemia y el proceso de vacunación.

Ahora, explica Julio, mantienen la esperanza de que no haya otro rebrote de COVID-19 tan grande que los obligue a cerrar.

“Los colegas sufrieron, hubo bajas lamentables como Laberinto de Luigi Olvera, esperemos que se recupere y vuelva a abrir un espacio a finales del año o del próximo. Varios estuvimos a punto de cerrar, pero ya pasó lo peor. Esperamos las ferias de libros para tener espacios físicos y nos permita estar al pie de cañón en la puesta por las letras impresas”, relata.

Los géneros favoritos de los lectores en El Cuervo de Poe

A pesar de que Julio cuenta con otras librerías, quería que El Cuervo de Poe tuviera algo que la caracterizara y la hiciera diferente. Así, tras varios meses de pensar el eje del proyecto se le ocurrió hacer una especie de tributo a uno de sus poemas favoritos de Edgar Allan Poe y dirigir este espacio hacia la literatura de terror y la ciencia ficción.

“El género de ciencia ficción y de terror es algo que nos piden comúnmente y no es tan fácil de conseguir. El nombre se me ocurrió por mi poema favorito, me pareció lo ideal para aprovecharlo y darle este giro y especialización”, especifica.

Actualmente cuentan con cinco mil ejemplares de novelas de superación personal, filosofía, historia, libros técnicos de matemáticas, física y química; y 400 de la sección de terror y ciencia ficción, no obstante, esperan que su curaduría y acervo cada vez sea más grande.

“La librería está creciendo, estamos aprendiendo mucho de editoriales y gustos en las personas. Nos parece que una librería especializada puede ser algo distinto en el mercado, algo novedoso y puede generar expectativas”, agrega.

El cuervo de Poe funciona a partir de la compra y venta de libros usados, a través de las donaciones o compra de la misma gente que se acerca a ellos y la venta directa con las editoriales. Esto ha permitido, incluso, difundir el trabajo de sellos y escritores locales que están iniciando su carrera.

En la librería podrás encontrar desde editoriales especializadas como Valdemar, cuyos títulos cuestan desde 800 pesos; hasta el sello mexicano Casa Futura, el cual tiene una línea dirigida hacia el terror, ciencia ficción, fantasía y weird; además de que acaban de publicar una antología con varios escritores del país. Asimismo, cuentan con varias novedades, poemarios, narraciones y cuentos de autores queretanos y de todo el país.

“Fue un descubrimiento, porque sí tenemos cierta relación con algunos autores locales de Querétaro; hemos descubierto a autores de Guadalajara y de Michoacán, así que estamos trabajando con ellos y así hacer un colectivo de apoyo entre todos.

Promover la lectura en un país donde se lee poco es toda una aventura y una hazaña, pero para Julio Márquez vale la pena. Durante la pandemia se dio cuenta que la gente se está acercando a la lectura, por ello se mantiene al pie del cañón con esta actividad que describe como su vicio y su felicidad, aunque, a veces, confiesa que coincide con Gabriel Zaid cuando dice que ‘leer no sirve de nada’.

“A partir de la pandemia me dediqué al 100 a esta actividad, tuve que cuidar los negocios y sacarlos adelante, me apasiona, soy lector, sé lo que los libros pueden mover en las personas, sin ser el romántico de los libros son lo mejor y un tesoro. Yo creo que sí te abren a un mundo distinto y en esa apertura podemos descubrir muchas cosas, te abre la imaginación, descubres un nuevo lenguaje, una forma de pensar distinta; tienes que ser receptivo a él, dejarte tocar por ese mundo para poder habitarlo”, piensa.


Una sociedad de lectores puede ser más proclive a todo tipo de procesos. La lectura tiene su parte hedonista, de placer y de pasar un rato agradable, pero también ayuda a la construcción de ciudadanos informados, da apertura a nuevas formas de pensar, a la tolerancia y ver hacia el otro

Julio Márquez

Dueño de la librería

En conexión

Facebook: @elcuervodepoe.libreria

También puedes leer: Librerías Gandhi cumple 50 años de incitar a la lectura