El fotógrafo estadounidense Spencer Tunick y sus desnudos regresaron a México con su nuevo proyecto titulado “Stay Apart Together”, el cual incluye una sesión fotográfica frente a la Secretaría de Gobernación (Segob) con al menos 50 personas sin ropa.

De esta manera, Tunick realizó su sesión fotográfica para conmemorar el 15 aniversario de una de sus obras más famosas en México celebrada en el Zócalo de la Ciudad de México.

De hecho, en esta ocasión el fotógrafo hizo una selección de aproximadamente 50 personas, quienes posaron desnudas dentro de un inmueble que se ubica a un costado de la Secretaría de Gobernación, y también en la calle de Bucareli, mientras sujetaban una computadora portátil, como un mensaje para mostrar la respuesta de la humanidad frente a la pandemia.

“Esta última sesión es una exploración más que hacemos a manera de respuesta a la pandemia y como parte de la búsqueda de seguir creando experiencias en la actualidad”, comentó Tunick en su cuenta de Instagram. Sin embargo, en esta ocasión, el artista visual dirigió la sesión desde Nueva York.

Incluso, el hecho fue difundido por algunos usuarios de redes sociales, quienes compartieron fotografías y videos donde se aprecia al equipo de Tunick transmitiendo las indicaciones.

Stay Apart Together es la primera obra que el artista dirige completamente en línea y coincide con la instalación monumental que realizó en el Zócalo hace 15 años.

A su vez, Spencer Tunick es recordado porque en 2007 realizó una sesión masiva en el Zócalo de la Ciudad de México, con alrededor de 20 mil personas.

La obra de arte viviente quedó en la memoria colectiva de todo un país pues el suceso atrajo la mirada de millones de curiosos e incluso de quienes se oponían a que miles de personas posaran desnudas en la plaza principal de México.

Puedes leer: Desnudos, ciclistas realizan rodada en Paseo de la Reforma para exigir respeto

No obstante y contra todo pronóstico, Spencer Tunick disparó su cámara apenas los rayos del sol comenzaban a iluminar la plancha del Zócalo.

El resultado de dicho icónico momento derivó en un récord mundial por la gran cantidad de participantes y en imágenes que fueron subastadas en miles de pesos. Fue el 5 de diciembre de 2020 que la casa Morton subastó dos de las fotografías de aquella sesión valoradas entre 18 mil y 26 mil pesos.