Mary Carmen Cabrera, fundadora y presidenta de BusinessKids, platica sobre la importancia de enseñar, desde temprana edad, los valores del emprendimiento.

La infancia es la etapa más creativa del ser humano, en ella se desarrollan habilidades, muchas de ellas permiten adaptarse al medio en que se vive, como a la familia, la escuela y al círculo de amigos.

Incluso, pueden integrarse y desarrollarse hasta que llegan a la vida adulta, pero si no se estimulan de la forma correcta se van mermando. Al identificar esta necesidad, Mary Carmen Cabrera creó, en 2009, BusinessKids, franquicia que hoy trabaja en toda la República Mexicana y de manera internacional.

“México es líder en el emprendimiento infantil en el mundo, porque desde la preparación académica, los ayudamos a conectar con el mundo. Todos nacemos emprendedores, porque emprender es empezar a hacer cosas nuevas, y nuestro modelo es enseñarles para que sean motor de cambio y sean empresarios, emprendedores o intrapreneur, que son los que emprenden dentro de una organización”, resalta Cabrera.

Parte de los retos de enseñar a la niñez a crear “una mente emprendedora” está en los padres, pues sienten que aceleran el proceso de madurez de las y los infantes.

“Los emprendedores nos divertimos haciendo lo que más amamos, al enseñar esto a un niño, él decidirá y escribirá su propia historia”
Mary Carmen CabreraPresidenta de BusinessKids

De acuerdo con Carmen Cabrera se trata de potencializar sus habilidades infantiles y prepararlos para el  futuro, el cual es incierto, y más cuando se piensa en los avances tecnológicos, conflictos sociales y las crisis ambientales. Por ello, la importancia de capacitar a las y los niños para que cuenten con mayores competencias para la vida.

“¿Cómo preparo a un niño ante algo que es desconocido para todos? El mundo evoluciona rapidísimo, por eso desde los valores del emprendimiento los podemos preparar para toda la vida. Con la pandemia los papás se dieron cuenta, pero es una lucha diaria, que vean a futuro, que proyecten a su hijo a  20 años y les simplifiquen el camino.

“En el mundo hay grandes amenazas, desde la parte ecológica, de salud, política en las redes sociales, todo eso los niños lo resienten y definen su futuro, ¿cómo arreglará todo este relajo que les dejamos. Nosotros queremos orientar a los niños y sean este motor del cambio”, aclara.

BusinessKids trabaja a partir de la orientación de su vocación a través de sus pasiones. A ver el éxito como una plenitud de vida y hagan una mejor toma decisiones de acuerdo a sus intereses  y seguridad, así como sean funcionales, y conozcan el valor del dinero, saberes que los ayuden para su adolescencia y adultez.

“Somos un programa educativo que,  a través de estímulos y juegos, desarrollen funciones ejecutivas. Que si quieren ser artistas, por ejemplo, sepan que no basta con ser creativo, sino cómo pueden vivir del arte, o la tecnología sean dueños de sus propios inventos y no trabajen por tres pesos para una persona que tiene las habilidades emprendedoras”, especifica.

El modelo educativo para el emprendimiento en BusinessKids

BusinessKids cuenta con varios ciclos y niveles hasta que la niña y el niño pueda certificarse y registrar su producto. Pueden inscribirse durante todo el año desde los cuatro años hasta los 14.

“Los niños comprenden términos de negocios, que son explicados a través de juegos y dinámicas y en un lenguaje apropiado, de acuerdo con el rango de edad del grupo. Posteriormente y con ayuda de los consultores y la psicóloga, define el proyecto de negocio a desarrollar, enfocando el aprendizaje, las dinámicas y los juegos en este negocio”, informa Mary Carmen Cabrera.

Para más detalles sobre los cursos consulta: businesskids.com.mx

Te puede interesar: Emprendimiento: el valor de la primera oportunidad