Internacional de Cine de Los Cabos cerró la noche del sábado 14 de noviembre entre algarabía, fuegos artificiales, invitados especiales de industria y prensa en una fiesta que celebró a ganadores del cine independiente mexicano, canadiense y estadounidense  en esta edición 2015.

Dentro del apartado “México primero” especializada para el cine nacional, hubo una repartición de premios equitativa para los distintos contendientes: El director de “Te prometo anarquía” Julio Hernández Cordón se hizo acreedor de “México Primero” –$15 mil dólares en efectivo–  y el premio FIPRESCI (Federación Internacional de Prensa Cinematográfica).

“Semana santa” de la cineasta Alejandra Márquez fue galardonada con el premio FOX+, el cual tiene un valor de $40 mil dólares para la compra anticipada de los derechos de transmisión de su filme en distintos canales de esta franquicia hollywoodense.

La película de Jack Zagha “Almacenados” se llevó el premio ArtKingdom, on valor de $200,000 pesos, para la realización de un trailer cinematográfico, desde el proceso creativo de la idea, la producción, post-producción del trailer, hasta su entrega en DCP.

En “Cabos in progress” trabajos que se encuentran todavía en el cuarto de post producción recibieron distinguidas aportaciones para finalizar los proyectos como “Carroña” de Sebastián Hiriart que ganó el premio  Chemistry con valor de  $45 mil dólares  que consiste en 80 horas de corrección de color,  40 horas  de conform y masterización digital y empaquetamiento en DCP.

$10 mil dólares en efectivo les fueron otorgados a Ricardo Silva director de “El fracaso” en el premio Cabos In progress. Silva el año pasado presentó su filme “Navajazo”, fuera de competencia en el festival de Los Cabos.

Otro premio FOX+ pero en el rubro de “Cabos in progress” se concedió a la cinta “La habitación” para la compra anticipada de derechos de transmisión en América Latina, por el valor de $30 mil dólares.

Para “Cabos Discovery”, el filme “A flor de piel” de Paulina del Paso, se llevó el “Cabos Discovery CTT” el cual consiste en $73,920 dólares en servicios de producción.

Y la productora de  “Calla” Mayra Espinoza se llevó el premio Producers Network Badge, para participar en Marché du film del 2016 para exponer e impulsar la cinta del realizador mexicano Jorge Michel Grau.

El premio “Cabos Discovery” de $8 mil dólares fue para la película “Picking Cotton” de la directora estadounidense Jessica Sanders.

La producción canadiense “Room” de Lenny Abrahamson obtuvo los premios Cinemex competencia Los Cabos de $15 mil dólares y el Premio de la Audiencia Cinemex por $10 mil dólares.

Se reúne ‘la fuerza’ con espíritu mexicano

Desde temprano el sábado 14 anunciaba que sería un día cálido para recibir a sus invitados nacionales e internacionales a las playas de la baja sur, y así comenzó la rueda de prensa de la cinta “Silence” de Martin Scorsese, quien no pudo estar de manera presencial, pero envió a un embajador de honor para hablar del filme: el actor Liam Neeson, quien participó en la producción a estrenarse en 2016.

El filme contó con la co-producción del mexicano Gastón Pavlovich y la cinefotografía del también mexicano Rodrigo Prieto.

Al caer el sol Ewan McGregor habló con la prensa nacional e Internacional acerca de la película “Last days in the desert” junto a su director mexicano Rodrigo García.

El escocés platicó en la rueda de prensa, que estaba esperando a que la secuela de “Trainspotting” empezara su desarrollo de pre producción, y que el estaría feliz de unirse al reparto original junto al director Danny boyle para filmar “Porno”, basada en la novela de Irvine Welsh.

En la gala nocturna para cerrar el festival con la proyección de “Steve Jobs”, los que fue fueran una vez Maestro Jedi y padawan, se vieron las caras en la alfombra roja: Liam Neeson y Ewan McGregor sonrieron y se saludaron fraternalmente ante las cámaras, para las cuales inclusive posaron simulando una batalla de sables luz.

Dentro de la ceremonia de clausura, se le entregó un merecido reconocimiento a McGregor por su trayectoria artística.

Cine de distintas latitudes

El Festival Internacional de Cine de Los Cabos se distingue por seleccionar películas de distintos gustos, géneros provenientes de todas partes del mundo, este 2015 no fue la excepción ya que producciones tanto europeas como del continente americano se dieron cita en Cinemex Puerto Paraíso.

“La Bruja”, opera prima de Robert Eggers puso el tinte oscuro como parte de la selección “After dark” ya que esta cinta de horror tuvo su premier mexicana después de haber estado en otros circuitos internacionales.

“The reflektor tapes” es un documental  experimental británico de Kahlil Joseph, que sigue de cerca al grupo canadiense durante la creación y la gira de su álbum “Reflektor”. Dentro de la selección “B Side” es que se pudo apreciar este documento fílmico que tuvo su premier mundial en el Festival Internacional de Cine de Toronto.

En “World highlights” se estrenaron dos películas de procedencia latinoamericana que pudieron verse por primera vez en México: “El Clan” de Pablo Trapero de Argentina que se estrenó en Festival de Cine de Venecia y ganó el león de plata y “El Club” de Pablo Larrain, esta producción argentina obtuvo el Premio del Jurado en la Berlinale.

Esto por mencionar algunos filmes que estuvieron presentes en la pasada edición, y una selecta muestra arribará a la ciudad de México en el programa “Olas desde Los Cabos” para exhibirse en Cinemex y la Cineteca Nacional.

Logística: La tarea pendiente

A pesar de que el festival haya tenido tropiezos en su organización, logística y movimientos de último minuto con proyecciones o eventos con invitados especiales, al final del día esta cuarta edición se mantuvo en pie sin llegar al naufragio.

Siendo un festejo fílmico tan joven –que apenas llegará a su primer lustro en 2016– queda claro que habrá que apretar amarras dentro de su equipo de trabajo y llevar a buen puerto de entretenimiento la siguiente edición, para disolver los descuidos laborales en la espuma del mar.

Bajo la dirección de Alonso Aguilar-Castillo se siente el compromiso de afianzar al público asistente en salas y retornar con mejores expectativas para los medios de prensa y dinámicas de enlace con la industria fílmica el siguiente año.

Sin duda el crecimiento exponencial se ha sentido abrupto de un año a otro, y a pesar de que este año Odile estuvo solo en la memoria colectiva, pareciera que fue en este 2015 que el embate climático sacudió a sus organizadores. Esperamos con ansia que en el 2016 llegue sólido este festival de cine de la baja sur, dispuesto a seguir rompiendo las olas marcando vanguardia.