Reporte Indigo

MúSICA

Los besos en la boca de Vicente Fernández; ¿de dónde nació esta práctica?

HOLLYWOOD, UNITED STATES: Mexican Ranchero singer Vicente Fernandez (L) kisses his son Alejandro after a duet at a tribute gala honoring him as the 2002 Latin Recording Academy (LARAS) Person of the Year, in Hollywood, CA, 17 September 2002. AFP PHOTO/Lucy NICHOLSON (Photo credit should read LUCY NICHOLSON/AFP/Getty Images)

Una tradición de la familia de Vicente Fernández son los besos en la boca, los cuales en su momento generaron polémica y críticas y que a partir de la muerte del cantante también han sido revividos en redes sociales.

Y es que, por ejemplo, entre Vicente Fernández y Alejandro Fernández siempre había besos en la boca en el escenario.

De hecho, lo anterior sólo confirmó lo que ya muchos sospechaban, la familia Fernández tiene una extraña tradición, no muy bien vista por todos: darse entre ellos besos en la boca.

La polémica se desató cuando Vicente Fernández y su hijo Alejandro se dieron un beso en un concierto; poco después, salieron más imágenes en las que “Chente” era captado múltiples veces besando en la boca a sus familiares, hombres y mujeres por igual.

Sin embargo, el propio cantante confesó que dejaron de darse besos en la boca, aunque defendió el gesto como un verdadero acto de amor de padre a hijo.

Incluso en 2019, el Charro de Huentitán se molestó por el comentario del conductor de “Ventaneando”, Daniel Bisogno, quien con su característico humor negro aseguró que en Navidad los Fernández terminaban “echando pata”.

“Los Fernández se besan. El papá con la hija, el hijo con la mamá, en una Navidad pues seguro echan pata”, declaró en forma de burla Bisogno.

Pero fue el mayor de los Fernández, Vicente Jr., quien reveló en una entrevista de dónde salió esa costumbre y por qué la mantuvieron durante tantos años.

“Hubo varias entrevistas en las que juzgaban que por qué nosotros como hombres le dábamos besos en los labios a mi papá”, dijo.

“Mi padre perdió a su padre, a mi abuelo, cuando mi abuelo tenía 47 años de edad, lo perdió muy joven, y entonces el cariño y el afecto se conjugó hacia sus hijos, a que no había ninguna mala intención al besar en los labios a mi mamá o a mi papá”, explica, “un beso en la trompa”.

“Incluso mi padre dijo, si yo tuviera a mi padre, no le besaba los labios, le besaba los hu*vos”, y aunque no dijo explícitamente la palabra, sí la simuló.

Lee: ¿Natanael Cano heredero del regional mexicano? Le llueven críticas por interpretar a Vicente Fernández

Salir de la versión móvil