Reporte Indigo

Linda Evangelista, desaparecida por tratamiento estético que la dejó “brutalmente desfigurada”

Linda Evangelista, famosa top model de los noventa, reveló que se encuentra sumida en una profunda depresión después de someterse a un tratamiento estético que salió mal.

Desde hace siete años, la modelo no acude a una alfombra roja, pues sus últimas fotos datan de 2015, cuando acudió a una fiesta de perfumes en Nueva York.

Este jueves, tras años de ausencia en las pasarelas y la vida mediática, Evangelista contó a sus seguidores de Instagram que fue un problema con un tratamiento estético lo que le ha apartado de la vida pública, al, según ella “dejarla completamente deformada”.

De acuerdo con la modelo, las consecuencias de una lipoescultura mal practicada la han dejado imposibilitada para seguir ejerciendo su profesión.

“A todos mis seguidores, que se han preguntado por qué no he trabajado mientras que las carreras de mis colegas han ido en ascenso, la razón es que estaba brutalmente desfigurada por el procedimiento CoolSculpting de Zeltiq, que hizo lo contrario de lo prometido. Aumentó, que no disminuyó, mis células de grasa y me deformó de forma permanente, incluso después de pasar por dos cirugías correctoras muy dolorosas sin éxito. Me han dejado, como ha descrito la prensa, “irreconocible”, reveló.

El CoolSculpting de Zeltiq se trata de un tratamiento con el que se extrae grasa, de un modo similar a la liposucción, pero sin cirugía invasiva.

El aparato con el que se realiza el procedimiento hace uso la criolipólisis, es decir, utiliza temperaturas bajo cero y la aplica en las células grasas para eliminarlas, tanto en el cuerpo como en zonas del rostro.

Evangelista explicó que el tratamiento le ha provocado una enfermedad.

TE SUGERIMOS: La lucha por modificar los estándares de belleza en las pasarelas

“He desarrollado hiperplasia adiposa paradójica, o PAH, un riesgo del que no me advirtieron antes de someterme al procedimiento”, explicó en su post.

En 2018, la revista oficial de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos advirtió que esta podía ser una complicación “rara” después del tratamiento, calculando una incidencia de 1 por cada 4 mil tratamientos. Linda Evangelista ha sido la excepción.

“La PAH no solo ha destruido mi forma de ganarme el sustento, sino que me ha hecho caer en una rueda de honda depresión, una profunda tristeza y en las más bajas profundidades del autodesprecio”, mencionó Linda.

La modelo mencionó que tras convertirse en una ermitaña, decidió compartir su dolor para poder salir aunque ya no parezca ella misma.

“En el proceso, me he convertido en una ermitaña. Con esta demanda, doy un paso al frente para liberarme de la vergüenza, y para hacer pública mi historia. Estoy muy cansada de vivir de esta manera. Me encantaría salir por la puerta con la cabeza alta, pese a que ya no parezca yo misma”, aseguró.

Tras la confesión, Linda recibió el apoyo de sus excompañeras de pasarela como Christy Turlington, Naomi Campbell y Karen Elson.

Exit mobile version