¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

TURISMO

Las mejores playas y hoteles en Guayabitos

Indigo Staff

Estoy tomando una margarita de mango en una playa dorada en Guayabitos, México. La orilla bañada por el sol está llena de restaurantes y bares cubiertos de palapa, y los […]


Ago 2, 2019
Lectura 4 min
portada post

Estoy tomando una margarita de mango en una playa dorada en Guayabitos, México. La orilla bañada por el sol está llena de restaurantes y bares cubiertos de palapa, y los vendedores nos acercan constantemente a los turistas en coloridos carros con doseles que transportan una increíble variedad de productos, como joyas, sombreros, bebidas de coco, pescado a la parrilla y camarones en un palo. Una montaña de coloridos juguetes inflables pasa solo con los pies del vendedor visibles. Pelícanos grises grandes se inclinan y posan. Tomo un sorbo y suspiro de satisfacción. Estoy feliz, porque esta playa, una de las mejores del mundo, es lo que me atrajo aquí.

Buscando hoteles en guayabitos

Mi esposa y yo llegamos ayer al aeropuerto aprovechando los vuelos baratos aeromexico de Puerto Vallarta, y el viaje de 60 Km. en taxi al norte de Guayabitos en el estado de Nayarit pasó en un aturdimiento de calor, jungla y colores exóticos.

Nos instalamos en nuestra moderna suite en uno de los mejores hoteles en guayabitos justo sobre el agua. Las gotas de condensación de las botellas, las palmeras altas se recortan contra un cielo azul, las fragatas se elevan perezosamente y las olas llegan desde muy lejos en el Pacífico.

Recorriendo el lugar

Pronto desarrollamos el hábito de pasear por la playa de tres kilómetros de largo varias veces al día, uniéndonos a cientos de otros. ¡Es el mejor entretenimiento posible! El sol golpea, las olas ruedan suavemente, los vendedores exhiben sus productos, los niños locales construyen castillos de arena y los pelícanos piden comida.

Una banda con trompetas, un gran violín de bajo e incluso una tuba que patrulla la playa en busca de parejas que deseen celebrar su cumpleaños, aniversario u otro evento con el sonido de la música mexicana de mariachis. Están vestidos con ponchos y sombreros y solo sus pies descalzos y con arena indican que se están presentando en una playa.

Más adelante, nos encontramos con un bote de madera en lo alto de la playa que vende sus capturas frescas, que incluyen langostinos, pulpos y varios tipos de peces. Mi mujer elige nuestra cena, mientras yo tomo fotos de más de una docena de pelícanos que rodean el bote, cuyas enormes bocas ahora se abren para recibir un bocadillo del pescador.

A menudo interrumpimos los paseos para visitar uno de los numerosos bares, para quienes pueden resistir una bebida refrescante con este calor, y las cervezas cuestan solo 25 pesos.

Tomando mi margarita, me pregunto por qué me siento atraído por esta playa en particular. El buen clima soleado y los bajos precios son evidentes, pero son comunes en todo México.

Otros tres factores hacen que Guayabitos sea especial

Primero, este complejo y pueblo de pescadores, aunque atrae a turistas, es todavía muy discreto y mucho más tranquilo que Puerto Vallarta. Segundo, es un lugar popular para los locales y es agradable ver a los niños locales saltando en el surf o jugando con sus hermanos en la orilla. Familias enteras se reúnen en la orilla disfrutando la comida tradicional mexicana. Es bueno estar entremezclado con los locales, y me encanta escuchar las notas de español.

Margarita en mano, estoy contemplando la tercera razón: la increíble playa, una de las mejores que he experimentado en cualquier lugar. Es largo, ancho, limpio y palpitante de fascinación. Pasamos horas todos los días explorando su alcance, caminando hacia el extremo norte para visitar una gran cruz en un embarcadero, el Memorial de los Pescadores.

Asentimos con la cabeza a nuestros compañeros de paseo y, a menudo, nos detenemos a conversar con los que hemos conocido antes En el extremo sur, se encuentra el Restaurante Pineda, uno de mis favoritos. Sirve enormes y muy sabrosas margaritas de mango. Un horno de leña cocina suculentos pescados frescos. Los niños del personal juegan en el piso de tierra. Y hay grandes vistas sobre la gran curva de la bahía anclada por dos pequeñas islas. Es tan casual y por excelencia mexicano.


Notas relacionadas

Sep 11, 2019
Lectura 6 min

Sep 3, 2019
Lectura 6 min

TURISMO

Teotihuacán, centro de corrupción y desvío

Ernesto Santillán


Sep 3, 2019 Lectura 6 min

Ago 12, 2019
Lectura 2 min

Ago 8, 2019
Lectura 2 min

Comentarios