¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

Salud

Larvaterapia: usar insectos para curar el pie diabético de forma natural

Indigo Staff

En el mundo hay al menos 347 millones de personas con diabetes y México, un país en el que 7 de cada 10 personas tienen obesidad o sobrepeso, es un […]


Ene 8, 2018
Lectura 4 min
portada post

En el mundo hay al menos 347 millones de personas con diabetes y México, un país en el que 7 de cada 10 personas tienen obesidad o sobrepeso, es un problema de salud pública que, si no es bien tratada, poco a poco va dejando secuelas que acaban con la calidad de vida de las personas que padecen esa enfermedad crónica.

Cuando el cuerpo pierde la capacidad de controlar la glucosa que necesita para sobrevivir, comienza a sufrir consecuencias como fallas hepáticas, pérdida de visión y resequedad extrema en la piel.

El cuerpo también pierde capacidad de cicatrización y comienzan las fallas de circulación; ambos factores combinados provocan un malestar conocido como “pie diabético”. Lo que comienza como una pequeña herida o cortada puede terminar en la amputación de la extremidad completa.

Ante la alta incidencia de personas que presentan pie diabético y en general heridas que no cicatrizan rápido, la larvaterapia se ha adoptado como un método con una efectividad de 85 a 100 por ciento, toda vez que no daña al paciente y se reducen tiempos y costos por ser una técnica ambulatoria.

EL SIGUIENTE VIDEO CONTIENE IMÁGENES QUE PODRÍAN HERIR SUSCEPTIBILIDADES, SE RECOMIENDA DISCRECIÓN

Así lo señaló José Contreras Ruiz, jefe de la sección de Clínica de Heridas y Estomas de la división de Dermatología del Hospital General “Manuel Gea González”, quien indicó que 20 por ciento de las consultas en este nosocomio es por pie diabético, lo que implica la intervención de varios especialistas para un tratamiento integral, donde dicha técnica es clave para la cicatrización.

El pie diabético tiene un componente vascular, infeccioso, de tejido dañado o muerto y en control de la glucosa. Por lo que el manejo interdisciplinario es indispensable e implica tener control del nivel de azúcar en la sangre del paciente. Un infectólogo debe realizar la revisión y análisis de las bacterias de la herida para que las larvas se coman todo lo podrido y contrarresten el daño que causan las bacterias

- José Contreras Ruiz

jefe de la sección de Clínica de Heridas y Estomas de la división de Dermatología del Hospital General Manuel Gea González

El Hospital General Manuel Gea González está ubicado en Calzada de Tlalpan número 4800 y es el primero en toda América Latina que ofrece la larvaterapia como una alternativa para el tratamiento del pie diabético y heridas mal cicatrizadas.

Esta técnica cayó en desuso con la aparición de antibióticos y métodos quirúrgicos, pero ahora se ha convertido en una terapia económica y estandarizada en todo el mundo, incluso está aprobada por la FDA (Food and Drug Administration) de los Estados Unidos para el desbridamiento de las heridas.

PODRÍA INTERESARTE: UNAM CREA APARATO QUE DETECTA DIABETES MEDIANTE SALIVA, SUDOR, LÁGRIMAS Y SANGRE DE USO CASERO

El especialista dijo que hay casos donde los pacientes llegan con una herida infectada avanzada o con gran cantidad de pus y de tejido muerto que las larvas no alcanzan a comer, porque la infección avanza más rápido, por lo que estos casos requerirán de un manejo quirúrgico antes de usar las larvas. Enfatizó que la larvaterapia es una técnica de limpieza de las heridas que presentan tejido muerto, basado en el uso de larvas de grado médico de la mosca “lucilia sericata”, producidas de manera estéril o para uso quirúrgico en un laboratorio especializado.

Esta larva, conforme se mueve dentro de la herida, va desprendiendo el tejido muerto y las enzimas proteolíticas que libera van licuándolo para hacerlo más fácil de eliminar. Al ser tan selectivas no dañan el tejido bueno.

La técnica también está indicada en heridas de muchos tipos, como son las úlceras venosas o varicosas, úlceras por presión o escaras del encamado, en heridas quirúrgicas (que no han cicatrizado) o en cualquier herida crónica donde exista material muerto.


Notas relacionadas

Ene 19, 2021
Lectura 2 min

Ene 19, 2021
Lectura 2 min

Comentarios