Los buscadores en Internet superan el actual sistema que utiliza la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA) para encontrar los efectos secundarios de los medicamentos que no fueron reportados durante el desarrollo de los fármacos.

Así lo demostró un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y la Universidad de Columbia, en colaboración con el laboratorio de Microsoft Research, en el que por primera vez científicos hallaron evidencia de efectos secundarios no reportados en base a datos extraídos de consultas capturadas en Google, Microsoft y Yahoo, antes que la FDA.  

Las técnicas de extracción de datos son similares a las utilizadas al servicio Google Flue Trends, un sistema de alerta temprana para los brotes de influenza en Estados Unidos.

A través del uso de herramientas de software automatizadas, la investigación involucró búsquedas en la Red de historiales de seis millones de usuarios a lo largo de un año.

Así, se descubrió que la hiperglucemia, por ejemplo, es un efecto secundario que resulta de la combinación del antidepresivo paroxetina con la pravastatina,  que disminuye el colesterol, ambos fármacos comúnmente recetados.