Desde hace cinco años Muriel vive sola en su departamento en París. Encerrada entre cuatro paredes busca asimilar y liberarse de su dolor reviviendo los momentos que la han relegado a un exilio social a través de la creación de un diálogo. De eso va La mujer rota, obra escrita por Simone de Beauvoir, que ahora es llevada al teatro por la compañía CAOS y que Ilustra el constante menosprecio hacia las mujeres y el abuso social que no las deja aceptar su propia fuerza.


Es un monólogo en el cual esta mujer va hablando de su vida, de lo que ella considera que es injusto, por lo tanto le da cuerpo a muchas mujeres que se identifican con este personaje de Muriel, con sus problemáticas, de haber sido relegada a un ámbito doméstico en el cual no se desarrolló, así que su vida se ve quebrada por esa situación

Sandra Paloma

Actriz

A lo largo de la presentación, la producción invita a que el público acompañe a Muriel en su soledad.

Con este texto de Simone de Beauvoir, que hace una reflexión feminista sobre las posibilidades de la mujer, la compañía de teatro quiere que el público reflexione sobre qué tanto o no se ha avanzado en este tema.

“Vas viendo la historia de una mujer que se rompió a lo largo del tiempo y, entonces, eres testigo y por lo tanto cobras conciencia como público para poder transformar o ubicar desde el ámbito de cada uno”, dice la actriz.

Óscar Casanova, quien es el director de la puesta en escena, invitó a Sandra a participar en este montaje, la actriz afirma que aceptó la propuesta porque tienen expectativas muy parecidas y el texto la impactó.


¡Qué bárbara, Simone de Beauvoir! Escribía sin comas, entonces, es como si fuera una cascada de agua fluyendo

Sandra Paloma

Actriz

“Nosotros tuvimos que tomar decisiones para poner comas para entendimiento, para cambiar de temas, para darle su coloratura a este trabajo, pero es muy atractivo, nos cautivó”, comenta Sandra Paloma.

Llevar este texto a escena, tanto para Óscar como para Sandra, es como no quitar el dedo del renglón sobre estos temas, porque, dicen, “una voz callada es una voz ausente” y ellos prefieren ser fuertes como Muriel.

“Pese a que tiene una vida muy fuerte, ella quiere sacar la fortaleza de su ser, de la razón, de su compromiso con su ideal, entonces, eso se lo valoramos mucho a la autora”, señala la actriz.

Una nueva experiencia

Debido a la pandemia que se está viviendo y a que los teatros permanecen cerrados, la obra se transmitirá vía streaming por Teatrix los domingos 31 de enero, y 7 y 21 de febrero, a las 18:00 horas.

“El director es el que lleva la cámara, hacemos el trabajo en streaming, que es pasar en vivo el hecho, quisimos mantener al teatro en ese ámbito, de presentarlo en vivo, para tratar de sentir esa adrenalina”, explica la actriz Sandra Paloma.

Óscar Casanova es quien va decidiendo qué tomas hacer, él hace los acercamientos y desplazamientos, juega con la cámara, según lo que considera como los momentos adecuados.

“Eso es lo que va a ver el público, va a estar disfrutando desde la comunidad de su casa, por un costo muy módico. Me refiero al disfrute en el aspecto de compartir una historia, no porque sea una comedia, para nada”, comenta la actriz.

Sandra Paloma afirma que todo esto es una experiencia nueva para ella como actriz, ya que fue entrenada para utilizar su diafragma y voz para que todos los asistentes del teatro la escucharan, pero ahora utilizará un micrófono lavalier.


Simone de Beauvoir escribió La mujer rota en 1967, por lo que en la puesta en escena se ponen algunos elementos que hacen referencia a la época; sin embargo, el equipo creativo la califica como atemporal

“Es muy distinto, pero en esta situación en la que estamos creo que no debes dejar de hacerlo; al contrario, hay que promoverlo y ver la posibilidad de consumir arte de alguna manera porque es una necesidad vital. Soy parte de este ambiente del arte, pero creo que cualquier persona que se dedica a otra cosa necesita esta fuente de energía”, opina la actriz.

También puedes leer: Simone de Beauvoir, figura feminista que fue criticada por “su total devoción” a un hombre