Cada día son más los egresados de distintas licenciaturas que buscan trabajos ideales, pero al salir de la carrera se topan con una realidad muy distinta, además de una cultura laboral muy desalentadora.

En el 2017, Ingrid había terminado la carrera de comunicación y se encontraba en busca de trabajo. Había realizado prácticas profesiones en una ONG y estaba encantada con la idea de comenzar a trabajar.

Después de buscar algunos meses, consiguió trabajo en una agencia de publicidad, en el lugar había una mesa de billar, ping pong y los viernes salía temprano; pensó que era un sueño su nuevo trabajo.

Después de tres meses se dio cuenta que su trabajo soñado no era lo que pensaba; las jornadas laborales eran largas, salía tarde casi todos los días, no contaba con seguro y estaba contratada por outsourcing.

Lee: Investigará AMLO outsourcing en presidencia: “Ejemplo lo tiene que dar el gobierno”

El 12 de noviembre del 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó una iniciativa de reforma para acotar el outsourcing en el país.

Según el mandatario e integrantes de su gabinete, el outsourcing o subcontratación laboral ha sido aprovechada por empresarios para evadir impuestos y mermar los derechos de los trabajadores.

Este esquema de contratación opera desde 2012, a través del cual una compañía encomienda la labor de administración de nómina a una tercera. Sin embargo, existen muchos casos en los que se utiliza esta figura para evitar el pago de impuestos y de prestaciones a los trabajadores.

Con la reforma al artículo 15 de la Ley Federal del Trabajo, las autoridades buscan crear un registro nacional de contratistas, fortalecer las inspecciones que realiza la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y acotar este esquema para que las empresas no tengan el total de sus empleados subcontratados.

La iniciativa prevé multas severas a las empresas que utilicen esquemas de evasión de impuestos, además de procesarlas por el delito de defraudación fiscal.

Al respecto, asociaciones de industria y comercio de México como la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) rechazaron el acuerdo con el Gobierno federal para regular la operación del outsourcing.

Las tres organizaciones aseguraron que la iniciativa del Ejecutivo que pretende acabar con este esquema, la subcontratación, “atenta contra la creación y preservación de empleos formales, que dan sustento a familias mexicanas”.

Según la Canacintra, CNA y Coparmex la aprobación del acuerdo, respecto al outsourcing, en sus términos actuales dañaría seriamente la competitividad del país y ocasionaría el cierre de miles de micro, pequeñas y medianas empresas.

 

¿Y las cifras?

En el país 71.7 millones de personas carecen de seguridad social, cifra que representa 57.3 por ciento del total de la población, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El estudio ‘El trabajo en México’ detalla que quienes carecen de protección social son jornaleros agrícolas, albañiles, choferes, trabajadoras domésticas y ayudantes en la preparación de alimentos.

El Coneval también indica que hay 20.2 millones de personas (16.2 por ciento de la población) que carecen de servicios de salud.

En la última década, el término outsourcing adquirió una connotación negativa, debido a que se le relacionó con la irresponsabilidad que algunas empresas mantienen con sus colaboradores al momento de no ofrecerles prestaciones de ley que les permitan accesar a mejores condiciones laborales.

La falta de un contrato por escrito, antigüedad, seguridad social, aguinaldo, Afore, Infonavit, vacaciones y prima vacacional son algunas de las afectaciones que padecen los colaboradores bajo un régimen de outsourcing fuera de la ley.


El ingreso promedio mensual de los trabajadores mexicanos es de $6,403 pesos

Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo

Al 31 de agosto de 2020, el salario base de cotización promedio de los puestos de trabajo afiliados al IMSS alcanzó un monto de $404.1 pesos diarios.

Horas excesivas en el trabajo

Japón tiene una palabra para la “muerte por exceso de trabajo”, karoshi.

La palabra se refiere a los empleados que mueren a causa de dolencias relacionadas con el estrés (ataques cardíacos, derrames cerebrales) o que se quitan la vida debido a las presiones del trabajo.

En el mundo, México se encuentra entre los primeros lugares con el mayor número de personas con estrés laboral, expusieron Erika Villavicencio Ayub y Gladys Martínez Santiago, académicas de las facultades de Psicología (FP) y Medicina (FM).

Se considera que 85 por ciento de las organizaciones en el país son tóxicas, es decir, no cuentan con las condiciones adecuadas para el desempeño de sus empleados, no cuidan a su talento humano y promueven diferentes trastornos como el estrés, padecimiento relacionado con la adicción al trabajo, el síndrome burnout, señalan las especialistas.

Te recomendamos: Estos son tus derechos si haces home office, según la Ley del Trabajo

De acuerdo a la Ley Federal del Trabajo (LFT), una “jornada laboral” es el periodo en el que el trabajador se encuentra a disposición del patrón o empleador para prestar su servicio. Ésta se establece convencionalmente entre quien labora y su jefe mas no podrá excederse del máximo legal. Las horas de trabajo máximas son las siguientes: Jornada diurna: 8 horas al día y 48 horas semanales.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de febrero de este año, los mexicanos tienen una jornada de trabajo excesiva.


En el país, 10.3 millones de personas laboran más de 48 horas semanales, cifra que rebasa el promedio de las jornadas laborales (de ocho horas)

El análisis demostró que de dicho total, 5.2 millones de asalariados y subordinados laboran entre 9.8 y 11.2 horas diarias en promedio, tomando en consideración 5 días de trabajo.

Los otros 5.1 millones de personas laboran con más de 56 horas a la semana, es decir, 11.2 horas diarias.

De acuerdo con profesionales, el trabajo adicional lleva al desgaste profesional, lo cual termina en fatiga y estrés.

Estudios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestran que los países de ingresos bajos y medios tienden a trabajar más horas.