La agencia vehicular del estado de Massachusetts, en Estados Unidos, permitió que una mujer que dijo pertenecer a la Iglesia del Monstruo Volador del Espagueti usara un colador en su cabeza para la fotografía de su licencia de conducir. 

Según reportó ABC News de Filadelfia, Lindsay Miller, residente del condado de Lowell, dijo este fin de semana que “ama absolutamente la historia detrás del relato” de los pastafarianos, cuyo sitio web afirma que han existido en la secrecía desde hace cientos de años y que apenas salieron a la luz en 2005.

Miller expresó que el utilizar un escurridor de espagueti como sombrero le permite expresar sus creencias, algo que se le concede a otras religiones.

Un vocero del Registro Vehicular de Massachusetts explicó que las normas no permiten que las personas se cubran la cabeza en las fotos de sus licencias de conducir, pero que se hacen excepciones por razones religiosas.

Es una parodia

El ‘pastafarianismo’ es, en realidad, un movimiento social –primordialmente cibernético– que promueve un visión burlona de la religión y que se opone a la promoción de ciertas ideas cristianas como el “diseño inteligente” y el “creacionismo” en las escuelas públicas de Estados Unidos.

Su fundador, un hombre llamado Bobby Henderson, concibió la idea en 2005 para argumentar que sus creencias –tan absurdas como suenan– son tan válidas como las de otras personas religiosas.

Henderson se describe como el “profeta” de la Iglesia del Monstruo Volador del Espagueti y sus símbolos se han convertido en armas para aquellos que se oponen a la influencia religiosa en el ámbito público secular.