Tebas está cubierta por los cadáveres de sus animales; sin razón aparente, han ido muriendo. Ante el desconcierto que la peste ha generado en la ciudad, el oráculo Tiresias dice: “Un humano se coló entre las bestias. Secuestró todo el salvajismo disponible. Encuentren al animal y Tebas renacerá”. El rey Edipo, desesperado por restablecer el bienestar de su pueblo, comenzará una cacería a ciegas.

Ganadora, en 2019, a Mejor Adaptación y Mejor Dirección de escena en los Premios Metropolitanos, la puesta Edipo: nadie es ateo, escrita y dirigida por David Gaitán, ofrecerá dos funciones especiales en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

“Volvemos con la experiencia de estar en medio de una pandemia y ser testigos de la discusión que tienen los gobernantes en torno a cómo hacer el manejo de la pandemia. Es un escenario del cual hemos sido testigos en dos años, de ver a los líderes acertar y fallar, nos hemos opuesto, abogado a favor de la ciencia, recurrir a la fe o encontrar consuelo en distintos universos para salir de esto y es justamente es lo que hacen los personajes”, relata David Gaitán a Reporte Índigo.

“El arte es testigo de las heridas de cada tiempo, un testigo inmediato del dolor”
David GaitánDirector

Gaitán hace una relectura de la tragedia original y la traslada a los tiempos actuales a partir de la confrontación entre la fe y la verdad. Así, Edipo: nadie es ateo indaga sobre las implicaciones que tiene el ser humano dentro de su comunidad.

La propuesta es una reinterpretación de la mítica tragedia griega en la que el destino del personaje, Edipo, está determinado a asesinar a su padre y a compartir el lecho nupcial con su madre.

El autor plantea, a partir de una argumentación basada en la premisa formal del vértigo, una disertación que busca arrojar luz respecto al concepto de verdad y su aplicación en contextos tanto íntimos como de política pública.

“Pone sobre la mesa el cómo las pulsiones más íntimas de los personajes, fundadas en la sexualidad de quienes gobiernan, son las que determinan las políticas públicas que pueden mandar a una ciudad a un camino en un momento de crisis. Seremos testigos de los factores que inciden ahí y las tomas de decisiones que van a afectar a toda una ciudad, para bien o para mal”, resalta.

A partir de su estreno en 2018, y hasta el 2021, la pieza alcanzó nuevas capas de lectura, como el mismo concepto sobre la verdad, sus alcances, problemas y relación con la idea de la ética y la moral.

“El concepto de ‘la verdad’ es determinante en nuestra profesión a nivel del escenario, ensayos, la profesión misma de la actuación y hacer teatro, todo el tiempo nos relacionamos con la verdad como una máxima, pareciera ser nuestro gran compromiso con el espectador. Podría ser una reflexión equivalente a la fe y en creer en una historia, dejarse afectar emocional y racionalmente por ella, y contarla de tal manera que la crean”, relata.

Las funciones celebrarán la vida y la obra de Alejandro Luna, quien realizó la escenografía e iluminación del presente montaje

Además, Gaitán espera que a partir de esta pieza, las y los espectadores puedan reflexionar y hacerse preguntas fundamentales sobre sí mismos, la manera de relacionarse con la fe y los laberintos que, al igual que Edipo, se tienen; incluso el simple hecho de quién es y qué te define.

Con esta nueva temporada, su autor comparte, el motivo de escribirla, de indagar en el complejo de Edipo, así como las experiencias y pérdidas personales que logró sublimar.

“Recordar lo que me hizo escribirla termina siendo una investigación sobre uno mismo, puedo afirmar que sales fortalecido, con más conciencia de quién soy, de las preguntas que tengo, algunas respuestas que he encontrado, muchas en la misma obra las escribía y ahora las veo desde otro ángulo, y por supuesto, la aventura emocionantísima que es actuar y estar en escena”, reflexiona.

La obra Edipo: nadie es ateo se presentará el 13 y 14 de agosto a las 19:00 y 18:00 horas, respectivamente, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris

Te puede interesar: El steampunk y SciFi llegan al teatro mexicano con Crónicas de Sálora