La adolescencia, si bien es la etapa del primer beso, de experimentar una relación romántica, las aventuras y salidas con los amigos y amigas, “irse de pinta”, también es cuando crees que todo el mundo está en contra tuya, cuando no comprendes lo que pasa a tu alrededor, ni quisiera contigo, o el vacío del pecho cuando sientes la soledad. Patricia Martínez Pedreguera vivió “una segunda adolescencia” para indagar a profundidad sobre este periodo en la vida, de esta introspección surgió Oppa, obra ganadora del Premio Bellas Artes de Obra de Teatro para Niñas, Niños y Jóvenes Perla Szuchmacher 2021, la cual llega con su segunda temporada a La Teatrería.

“La obra es sobre la amistad y para decir que no estás del todo sola, porque tus amigos pueden ser una gran salvación cuando sientes que no hay salida”
Patricia Martínez PedregueraDirectora

“Cuando la escribí estaba en un momento muy oscuro de no saber hacia dónde iba mi vida, si lo que hacía tenía sentido. Escribí la historia de dos adolescentes, esa etapa cuando no sabes qué vas a hacer de grande, la presión de quién eres, y luego atravesada por la pandemia, todo se vuelve más delicado”, platica la dramaturga.

En entrevista con Reporte Índigo, la directora del montaje relata que Oppa es una pieza que habla sobre cómo es crecer en un momento cuando se es vulnerable, con muchas ilusiones y, al mismo tiempo, existe la presión social de tomar decisiones importantes en la vida.

Cuenta la historia de Paco y Lu, dos amigos que se han acompañado en todo momento, hasta que su mundo se comienza a tambalear y se aparece ante ellos una sombra que, con juegos de silencios y vacíos, cambiará su vida para siempre.

“En la pandemia, por ejemplo, me preguntaba si tenía sentido todo lo que hacemos, igual íbamos a morir, fue el tren de pensamiento que tuve. Algo de esto está en la pieza, en escena, vemos el tránsito de los personajes hacía la sombra, ese personaje que bien puede ser la sensación de incertidumbre, lo que nos agobia como sociedad, la carga de que el mundo parece no tener sentido”, explica Patricia.

La pieza aborda este tránsito de la luz a la oscuridad, habla de manera directa sobre sus miedos y emociones, así como de la depresión, y aunque no directamente, también se toca el tema del suicidio.

Con Oppa, Patricia Martínez desea abrir un espacio seguro para que las y los adolescentes debatan sobre su sentir, comenten y traduzcan este mensaje a su vida.

“En general, hay mucho tabú en torno a la depresión, y entre adolescentes no se habla, mucho menos del suicidio, hay esta idea de que una obra puede propiciar darle ideas al público, pero en realidad creo la apuesta es hablar de lo que pasa, de que podemos sentimos mal.

“Hay momentos en la vida en el que no vemos un camino o una salida, de sentirse tristes, que nadie te comprende, pero con Oppa es decir que no sólo te pasa a ti, también le pasa a más. Para eso es el bonito ejercicio colectivo de ir al teatro, quizá no tengamos la respuesta tal cual de como lidiar con esto, pero juntas podemos pensarlo”, aclara.

La apuesta del montaje es hablar sobre temas complejos sin rodeos y reflexionar en conjunto que, a pesar de que puedan existir miles de problemas, la gente puede salir adelante.

Oppa se llevará a cabo los viernes del 28 de octubre al 25 de noviembre en la Sala B de La Teatrería, a las 20:00 horas

“Sí se representa una cuestión densa y compleja de lo que implica crecer con estas incertidumbres, pero al mismo tiempo, desde la dirección y escritura, decirle al público que siempre existe una razón para seguir. Es una obra emocionalmente fuerte, pero se tienden puentes, no solamente para salir y llorar en cama, sino pensar que hay cosas que valen de la vida, con todo y como está el mundo”, expone.

El papel del teatro

Para la directora tanto las artes escénicas como el arte pueden propiciar procesos de cambio y transformación, o incluso, sanar al revisitar heridas.

“Es un potencial que tiene el teatro, porque te puede poner enfrente algo que quizá evadiste por mucho tiempo”, explica.

Te puede interesar: La obra de teatro “Razones para decirte adiós” habla de la infidelidad y del hartazgo en las parejas