[kaltura-widget uiconfid=”38045831″ entryid=”0_3pjsl56f” responsive=”true” hoveringControls=”true” width=”100%” height=”75%” /]

Todo inició mientras trabajaba en un campamento para niñas en 1996. Ahí una de las pequeñas le confesó a Tarana Burke que había sido violada por la pareja de su madre.

La activista no pudo responder, pero tenía ganas de decirle “MeToo” (“yo también, en español”).

Tarana Burke es una mujer de ascendencia afroamericana que nació en el Bronx, en Nueva York, y que desde muy joven se involucró en campañas y trabajos para ayudar a mejorar la vida de las personas que vivían en comunidades marginadas.

Tiempo después y tras una lucha constante, la joven logró convertirse en una importante activista por los derechos civiles que combatía el abuso y la violencia sexual en contra de las mujeres, principalmente, las de raza negra que formaban parte de las minorías en Estados Unidos.

Después de años de trabajar con las sobrevivientes de violencia sexual, Burke creó en el 2003 la organización sin fines de lucro llamada “Just Be”, un programa de atención para niñas y adolescentes negras que han sufrido acoso y violencia sexual.


Como parte de esta iniciativa, Burke creó en el 2006 el movimiento “Me Too” con la idea de usar la frase para crear conciencia sobre la omnipresencia del abuso y acoso sexual en la sociedad

Un término que retomó 10 años después la actriz Alyssa Milano en su campaña para denunciar casos de agresión sexual en contra del productor de cine, Harvey Weinstein.

El hashtag #MeToo se viralizó a nivel mundial

La invitación de Milano a no callar contra este tipo de agresión desató en las redes que miles de relatos sobre abuso sexual inundaran el internet bajo la etiqueta creada diez años antes por Tarana Burke, #MeToo.

Aunque la iniciativa de Burke era principalmente para “empoderar” a chicas jóvenes de color, su misión abarcó todas las personas sin importar la orientación sexual o cuestión racial.

Uno de los motivos por los que la activista decidió enfocar su campaña a jóvenes de color era porque para la sociedad no es lo es lo mismo ser una mujer rica violentada, que una pobre agredida. O ser una mujer blanca abusada, que una mujer negra acosada.

Ante el “boom” generado por el movimiento, Milano dio el reconocimiento público a la también directora de la organización “Girls for Gender Equity”, difundiendo a través de sus redes las iniciativas de Burke, inspiradora de la historia que dio origen al movimiento.

Ante el “boom” generado por el movimiento, Milano dio el reconocimiento público a la también directora de la organización “Girls for Gender Equity”, difundiendo a través de sus redes las iniciativas de Burke, inspiradora de la historia que dio origen al movimiento.

La creación de la iniciativa “MeToo” pretende concientizar y reprogramar a los niños bajo la idea de que tienen derecho a servirse a ellos mismos.

Para la activista los privilegios también se manifiestan a la hora de apoyar a las víctimas, por eso, pugna porque la lucha no sólo quede en la mujeres blancas de Hollywood, sino también en las obreras de las fábricas, las mujeres negras y las mujeres de las minorías en el país norteamericano.