El 13 de septiembre se conmemora la Batalla de Chapultepec, la cual ocurrió en 1847 cuando Estados Unidos (EU) invadió México.

Un año antes, el 13 de mayo de 1846, el entonces presidente estadounidense James Polk declaró la guerra a México; con el objetivo de apoderarse de Alta California, Nuevo México y otros territorios del norte del país.

Dicha intervención estadounidense contó con varias etapas y la famosa batalla de Chapultepec fue la última.

La defensa del Castillo de Chapultepec fue encomendada al general Nicolás Bravo, antiguo insurgente. El general contaba solo con 800 soldados para defender el castillo, mientras que Estados Unidos tenía 7 mil soldados.

Ante la situación que enfrentarían, Bravo ordenó que los cadetes menores de edad se retiraran, pero la mayoría no lo hizo.

Lee: La otra historia de los Niños Héroes: la caída del Castillo de Chapultepec

Fue la madrugada del 12 de septiembre de 1847 cuando los estadounidenses iniciaron un intenso bombardeo sobre el Castillo, que continuó hasta la mañana siguiente.

A las nueve de la mañana del 13 de septiembre el fuego cesó, y los soldados de EU comenzaron la ocupación del castillo; de acuerdo con la historia, fue en este momento cuando los soldados mexicanos lucharon cuerpo a cuerpo con el invasor para defender el país, incluso perdiendo la vida en el intento.

El pasaje se conoce como la Gesta Heroica de los Niños Héroes, en referencia a la defensa de Juan Escutia, Agustín Melgar, Juan de la Barrera, Vicente Suárez, Francisco Márquez y Fernando Montes de Oca.

¿Qué pasó después?

Cien años después de la Batalla de Chapultepec, en 1947 el presidente estadounidense Harry Truman visitó México.

Desde el comienzo su visita causó polémica pues ocurrió exactamente un siglo después de la invasión a México.

Miguel Alemán, el entonces presidente de México, recibió a Truman, quien para tratar de agradar colocó una ofrenda floral en el antiguo monumento de los Niños Héroes.

Tal fue el descontento de algunos mexicanos que durante la noche, cadetes del Colegio Militar retiraron la ofrenda y la arrojaron a la embajada de EU.

Gracias a este suceso se encontraron seis cráneos que las autoridades aseguraron que pertenecían a los seis niños héroes, versión que fue apoyada por historiadores e instituciones.

En 1952 se inauguró su nuevo monumento -conocido hoy como el altar a la patria- y ahí fueron depositados los restos óseos de seis desconocidos, ya nunca se comprobó científica y documentalmente que efectivamente eran los cadetes.