¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

ROCK

La historia de “Yesterday”, un sueño de Paul McCartney que cambió el rumbo de la música

Roberto Trejo

La belleza de la melodía de Yesterday fue tal que el propio bajista de The Beatles llegó a cuestionarse si realmente era suya o la había escuchado en otro lado para reinterpretarla en uno de sus sueños


Jun 18, 2020
Lectura 7 min
portada post

¿Has tenido ese sueño donde logras poseer el objeto más hermoso del mundo?… Ese sueño que se esfuma al despertar y te vuelve loco al intentar no olvidarlo jamás. Paul McCartney vivió esa experiencia una mañana de 1964 y para que las trampas de la memoria no lo derrotaran, plasmó aquella epifanía en un viejo piano; el resultado fue la inolvidable Yesterday.

La belleza de la melodía era tal que el propio músico, uno de los más virtuosos de su generación, se cuestionó si la pieza era realmente suya o la había escuchado en alguna otra parte para luego reproducirla inconscientemente en sus sueños. Y es que la composición no se parecía a nada que él hubiese escrito por aquella época.

Repleto de dudas, el bajista de The Beatles visitó a varios de sus colegas, músicos y productores, para consultarles si alguna vez habían escuchado aquella melodía. Tras una semana de búsqueda, la respuesta generalizada fue “no, pero es hermosa, deberías ponerla en un disco”. A partir de ahí, el destino se encargaría del resto.

“Lo primero que hice con la melodía fue verificar si no tenía dueño y la gente me dijo: ‘No, es encantadora y estoy seguro que es toda tuya’. Me tomó un poco de tiempo asegurarme que no pertenecía a alguien, pero como un buen buscador, finalmente la reclamé como mía; al principio no sabía que letra adaptarle. Solía llamarla Huevos Revueltos”, declaró años después.

Sí, una de las canciones más icónicas en la historia de la música comenzó por llamarse Huevos Revueltos (Scrambled Eggs), el plato que McCartney había desayunado aquella mañana. Un nombre ridículo que contrastaba por completo con la sutileza y profundidad que generaba la melodía.

El siguiente paso fue presentar el prototipo al resto del Cuarteto de Liverpool, los cuales no se mostraron especialmente emocionados, ya que la canción era muy diferente a lo que tocaban por aquel entonces; además que ya tenían un montón de pendientes en puerta. Pero eso no detuvo a Paul para obsesionarse con ella hasta terminarla.

Cuenta la leyenda que durante la grabación de la película Help, el director colocó un piano en el set para una de las secuencias, situación que aprovechó McCartney para seguir con la composición; algo que molestó al cineasta y a sus compañeros de banda, pues era muy difícil despegarlo del instrumento para que grabara sus escenas.  

Los fabulosos cuatro lanzaron en 1964 los álbumes A Hard Day’s Night y Beatles for Sale, además de concluir la filmación, pero el músico no terminaba de convencerse con la letra. Fue hasta mayo del 65, durante unas vacaciones en Lisboa, que McCartney consiguió la inspiración necesaria y la letra fue finalmente completada.

“Paul escribió casi toda la letra, pero no encontrábamos el título adecuado. La llamamos 'Huevos Revueltos', a modo de broma entre nosotros. Decidimos que el título solo debía tener una palabra, pero no encontrábamos ninguna adecuada. Una mañana, Paul se levantó, completó la letra y encontró el título”, declaró John Lennon en entrevista.

La letra parece haber sido escrita por un hombre mayor, siendo que el bajista tenía apenas 23 años. “Ayer todos mis problemas parecían tan lejos, ahora es como si estuvieran aquí para quedarse (…) De pronto, no soy ni la mitad del hombre que solía ser, hay una sombra que se cierne sobre mí”, señala la lírica de Yesterday.  

Relacionado: ‘Here Comes the Sun’, la canción que liberó a George Harrison de esa tiranía llamada The Beatles

Esta canción también es considerada como uno de los puntos de inflexión para la ruptura de The Beatles, ya que fue la primera composición en la que participaba sólo uno de los músicos. La letra era 99 por ciento de McCartney y la guitarra acústica fue grabada totalmente por él; sólo le fue agregado un cuarteto de cuerdas que contrató el productor George Martin.

Sin embargo, los créditos de la canción fueron atribuidos como Lennon/McCartney, pues los productores George Martin y Brian Epstein intuían que atribuirla sólo al bajista aceleraría la ruptura de la banda más grande de todos los tiempos. Incluso, en 2002, Paul pidió a Yoko Ono, la viuda de Lennon, que cambiara el orden de los créditos a McCartney/Lennon, pero ella se negó.

Cabe mencionar que Yesterday no fue lanzada como sencillo en Reino Unido, pues George Harrison, Ringo Starr y Lennon no la veían con buenos ojos. La canción sí fue promocionada en los Estados Unidos y como era de esperarse escaló a lo más alto de las listas de popularidad, lo que obligó a los demás músicos a reconocer su error.

Con el paso de los años, la canción se convirtió en una de las más versionadas de la historia (incluido un cover de Elvis Presley), al punto de entrar al Libro de los Récords Guinness. La organización Broadcast Music, Inc. calcula que, hasta 2017, la pieza había sido interpretada alrededor de 7 millones de veces; con ganancias estimadas para McCartney de 500 millones de euros.

El origen onírico de Yesterday ha hecho que varios especialistas analicen de dónde podría haber tomado Paul la inspiración para crear esta pieza y han llegado a resultados cuanto menos interesantes, los cuales incluyen a una compositora mexicana. Lo cual no implica bajo ninguna circunstancia un caso de plagio.

De acuerdo con el académico Ian Hammond, McCartney podría haber reelaborado en su sueño algunos acordes de la versión de Georgia On My Mind de Ray Charles de 1960, pues ambas tienen progresiones similares, además que tanto el piano del estadounidense y la guitarra del británico están afinadas en la nota Sol.

Otro grupo de musicólogos han señalado que la inspiración lírica podría venir de la versión de Nat King Cole de la canción Answer Me, My Love, pues incluye la frase “Yesterday, I believed that love was here to stay, won’t you tell me where I’ve gone astray (Ayer creí que el amor estaba aquí para quedarse, ¿no me dirías a dónde me he extraviado?).

Pero quizá la hipótesis más interesante es la de Jorge Seymour Perkins, quien plantea que el bajista podría haberse inspirado en Bésame mucho de Consuelo Velázquez, una canción que The Beatles ya habían versionado en 1962. El especialista señala que entre ambas canciones existen 153 coincidencias fonéticas, además de contar con una estructura de 12 renglones.

Lo cierto es que el verdadero origen de Yesterday pertenece únicamente al inteligible mundo de los sueños, del que sólo muy de vez en cuando se logran escapar piezas de genialidad como le sucedió a McCartney aquella mañana del 64.

Lee: 50 años de “Abbey Road”; un gran álbum de despedida de The Beatles


Notas relacionadas

Sep 24, 2020
Lectura 7 min

Sep 18, 2020
Lectura 6 min

Comentarios